vida moderna

Remedio natural con cebolla para dejar de roncar: así se puede preparar

Alrededor del 57 % de los hombres y el 40 % de las mujeres roncan.


Sin duda, una de las cosas más molestas en una convivencia es una persona que ronque. Además, es algo que puede llegar a causar diferentes incomodidades a la hora de dormir; un ronquido puede desde secar la garganta y la boca, hasta despertar a la persona que lo emite o en el peor de los casos, a su pareja.

Lo que ocurre es que cuando las personas respiran, las paredes de la garganta comienzan a vibrar, pero también, en menor medida, al exhalar. Estas vibraciones conducen al característico sonido del ronquido, según el portal GastrolabWeb, en su sección de salud y bienestar.

Por lo general, para conciliar el sueño es importante crear un ambiente tranquilo. Por esta razón, para muchas parejas o compañeros sentimentales, es un inconveniente el hecho de que alguno de los dos ronque, por el molesto sonido que esto puede generar.

Cuando es severo, el ronquido puede causar que la persona se despierte frecuentemente durante la noche y somnolencia diurna. Además, pueden ser un signo de un trastorno serio llamado apnea del sueño, según el portal MedlinePlus.

Cabe resaltar que alrededor del 57 % de los hombres y el 40 % de las mujeres roncan. Sin embargo, lo que se califica como ronquido depende de la persona que lo escucha, y lo alto que una persona ronca y cuánto ronca.

¿Cómo dejar de roncar? Estas son las recomendaciones que hacen expertos
Para muchas parejas o compañeros sentimentales es un inconveniente. - Foto: Getty Images

Richard J. Schwab, médico de University of Pennsylvania, Division of Sleep Medicine, señala que el ronquido es un sonido ronco producido en la nariz y la garganta durante el sueño. Es bastante frecuente y se va haciendo aún más habitual a medida que se envejece.

Por fortuna, y por más raro que parezca, existen algunos métodos naturales que pueden ayudar a mejorar o incluso a eliminar esta condición, que van desde la miel, hasta el eucalipto, la menta y la cebolla.

La cebolla

Gracias a sus propiedades descongestivas y antivirales, puede ayudar a romper con la obstrucción de las vías respiratorias para facilitar la respiración mientras se disfruta del sueño y así evitar el ronquido.

Ingredientes

  • 1 cebolla.
  • Sal.

Modo de uso

  • Cortar la cebolla por la mitad, añadir un poco de sal.
  • Colocar en un recipiente en la mesita de noche.
  • También se puede oler un poco de cebolla antes de ir a dormir.

La miel

Es un expectorante natural que ayuda a eliminar las secreciones bronquiales que pueden impedir tener una buena respiración a la hora de dormir, lo cual produce los ronquidos.

Para aprovechar el efecto de este medicamento natural hay que hacer gárgaras con una infusión tibia de frambuesa. Esta ayudará a que la miel no se quede atascada en la garganta y, a su vez, dará mejor sabor al realizar las gárgaras.

Ingredientes

  • 2 cucharaditas de hojas de frambuesa, 10 gramos.
  • 1 taza de agua, 250 mililitros.
  • 1 cucharada de miel, 25 gramos.

Modo de uso:

  • Primero, añadir las hojas de frambuesa en una taza de agua hirviendo y esperar a que se entibie.
  • Después, añadir la miel de abejas, mezclar bien y usar la infusión para hacer gárgaras, sin tragar, antes de ir a dormir.

Eucalipto y menta

Estos dos componentes tienen propiedades expectorantes que ayudan a suavizar la garganta y a abrir las vías respiratorias para evitar el ronquido y las molestias que conlleva.

Ingredientes

  • 1 taza de agua, 250 mililitros.
  • 2 cucharadas de hojas de eucalipto, 30 gramos.
  • 2 cucharadas de menta, 30 gramos.

Modo de uso

  • Primero, calentar el agua junto con las hierbas hasta que llegue a ebullición. Tras ello, verter la infusión en un bol y dejar reposar por 10 minutos.

Aceite de oliva y ruda

Esta mezcla hay que dejarla reposar alrededor de dos semanas.

Ingredientes

  • 1 taza de aceite de oliva, 200 gramos.
  • 3 cucharadas de ruda, 45 gramos.

Modo de uso

  • Primero, añadir el aceite de oliva en un bol. Después, incorporar la ruda y mezclar el producto obtenido. Después de ello, sellar el recipiente con papel aluminio y dejar reposar en un lugar oscuro.
  • Al pasar las dos semanas, colar el aceite para retirar las hojas de ruda y luego aplicarlo sobre la nariz, el cuello y la nuca.