Madrid, España, Mercado de San Miguel
La dieta 'sirtfood' se basa en ingerir alimentos ricos en sirtuinas y eliminar las calorías malas. - Foto: Getty Images

vida moderna

Sirtfood: la dieta para bajar de peso que están probando las celebridades

Sirtfood es la dieta que está de moda y se basa en un proceso de tres etapas en las que se ingieren alimentos ricos en sirtuinas.

Pese a que muchas personas que se proponen perder peso, ya sea por temas de salud o por estética, acuden a estrictas dietas bajas en carbohidratos las cuales, en efecto, ayudan a este propósito, no logran perder kilos con la velocidad que esperan o se ven forzados a suspenderlas por salud.

La dieta ‘sirtfood’ es una de las más recientes en ser conocida y se basa en un plan de tres etapas en las que se ingieren zumos y comidas que presenten un alto contenido de sirtuinas, que son enzimas encargadas de regular el metabolismo. Entre los resultados prometidos de la ‘sirtfood’ se encuentra una pérdida de tres kilogramos de peso a la semana, aunque no de masa muscular.

Una de las ventajas de esta dieta es que les permite a las personas darse gusto con ciertas comidas, que por lo general en otros planes de alimentación son restringidas. Tomar un vino o comer chocolate no afectarán los resultados.

Sobre la dieta ‘sirtfood’

Fue desarrollada por dos nutricionistas británcos, Aidan Goggins y Glen Matten, que basan la alimentación en la ingesta de alimentos ricos en sirtuinas.

Según estudios, es capaz de impactar en el metabolismo de la glucosa y los lípidos, regulando las células grasas. Sin embargo, algunos científicos creen que es efectiva solo para personas con obesidad y otras complicaciones asociadas.

No obstante, restringe la ingesta de alimentos calóricos, en especial los procesados y las bebidas azucaradas.

¿Qué alimentos son ricos en sirtuina?

Entre los alimentos más recomendados en este plan de alimentación están:

- Frutas: fresas, caquis, manzanas o uvas.

- Verduras crucíferas.

- Nueces.

- Soja y derivados.

- Aceite de oliva.

- Especias: como la cúrcuma.

- Chocolate: preferiblemente cacao.

- Bebidas como el café y té.

- Semillas de chía, que se pueden mezclar con facilidad en las ensaladas.

- Canela.

- Kale o kol risada, una verdura baja en calorías que aporta una gran cantidad de nutrientes esenciales como calcio, vitaminas C y K, fibra y antioxidantes.

- Matcha, que últimamente ha cogido fuerza debido a sus positivos nutrientes y beneficios para el cuerpo humano.

Cómo seguir la dieta

Se desarrolla en tres fases en las que se reconocen los alimentos preferenciales para ingerir y sus cantidades permitidas. El tiempo de seguimiento depende de los kilos que necesite perder una persona.

Según el libro publicado por los nutricionistas, en la primera etapa se permite ingerir 1.000 calorías y dura tres días. Este se logra con tres jugos verdes y una comida principal fuerte.

En la segunda etapa las calorías se aumentan a 1.500 y es necesario ingerir batidos con dos comidas sólidas. El tiempo depende del ritmo de cada persona y de la velocidad con la que logre bajar de peso.

Por último está la fase de mantenimiento, pues se considera una pauta alimentaria para adoptar en la vida cotidiana. Se permiten unas 1.800 calorías, que se deben cubrir con abundantes alimentos permitidos.

Consumir frutas y verduras, tomar agua, calcular bien las porciones y evitar el exceso de alimentos procesados son las bases de una dieta sana. Información relevante para tomar mejores decisiones en la mesa.
Consumir frutas y verduras, tomar agua, calcular bien las porciones y evitar el exceso de alimentos procesados son las bases de una dieta sana. Información relevante para tomar mejores decisiones en la mesa. - Foto: Getty Images

No lo es todo

Sin embargo, se debe tener presente que las dietas no pueden ser funcionales si no se cambian ciertos factores en la vida diaria. Según el medio estadounidense El Diario, hay factores que pueden causar que esos centímetros de más no desaparezcan.

Uno de los más más comunes es el estrés. Estar en permanente tensión física o emocional debido a cualquier situación o pensamiento hará que se genere una sensación de frustración o nerviosismo y, por lo tanto, se vea afectado el proceso de pérdida de peso.

Este efecto se da porque el estrés eleva la cantidad de cortisol en la sangre, que genera un incremento de la ansiedad y por ende la necesidad de ingerir comidas que por lo general son poco saludables, rompiendo así con la dieta baja en calorías.

Asimismo, debido a que el cortisol interviene en el metabolismo de los carbohidratos, las grasas y las proteínas que se consumen, cuanto más alto sea el nivel de esta hormona, el cuerpo manejará con más dificultad el uso de todo lo que se ingiere.