vida moderna

Sordera: hábitos para prevenirla eficazmente

Algunos hábitos pueden frenar y prevenir la sordera.


Una de las cosas más frustrantes para una persona es no poder escuchar con claridad lo que alguien le está diciendo; este hecho puede molestar tanto a quien lo padece como a su entorno en general. Algunos trastornos de audición hacen que no se escuche con claridad; sin embargo, la sordera impide totalmente la audición.

El portal de medicina y salud Medline Plus menciona que hay dos tipos de pérdida auditiva. La primera ocurre cuando hay una lesión en el oído interno o en el nervio auditivo; esta afección suele ser permanente. La otra hace que las ondas de sonido no lleguen al oído interno debido a la acumulación de cera, líquido o la perforación del tímpano.

Algunos sonidos pueden parecer demasiado fuertes en un oído y dificultad de seguir conversaciones cuando dos o más personas están hablando, también se pueden presentar afecciones para oír en ambientes ruidosos o para diferenciar sonidos agudos (por ejemplo, “s” o “th”), voces que suenan entre dientes o mal articuladas son algunos de los síntomas más comunes que pueden evidenciar con el desarrollo de esta enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que para 2050 está previsto que haya casi 2.500 millones de personas con algún grado de pérdida de audición y que al menos 700 millones requieran rehabilitación. Actualmente, en el mundo 1.500 millones de personas padecen de algún grado de pérdida auditiva, de las cuales cerca de 430 millones necesitan servicios de rehabilitación.

Música, celular, audífonos, mujer sonriente escuchando música,
El oído puede lesionarse por el uso de audífonos. - Foto: Getty Images/iStockphoto

La entidad describe que hay otros síntomas menos comunes, pero que se podrían presentar: sensación de estar sin equilibrio o mareado (más común con la enfermedad de Ménière y el neuroma acústico), sensación de presión en el oído (en el líquido detrás del tímpano) y ruido o zumbido en los oídos (tinnitus).

Causas

El portal web Ok Salud menciona cuáles son las posibles causas de está afección:

  • Edad avanzada: más del 40 % de la población mayor de 65 años tiene pérdidas de audición.
  • Exposición prolongada a un ruido intenso.
  • Factores hereditarios.
  • Infecciones provocadas por virus y bacterias que puedan dañar el oído.
  • Otosclerosis.
  • Agentes “ortotóxicos” como algunos medicamentos.
  • Fumar y consumir alcohol pueden perjudicar al oído.
  • Malos hábitos de alimentación y estrés que producen un pH demasiado ácido.
  • Problemas renales. Algunos estudios mencionados por el medio indican que existe relación directa entre los riñones y el oído.
  • Bruxismo: la tensión mandibular puede llegar a provocar sordera, debido a la presión sobre la zona auditiva.

Consejos para prevenir la sordera

El portal web Ok Salud menciona algunos consejos dados por especialistas para cuidar la salud de los oídos.

  • Reducir el tiempo de exposición a ruidos excesivamente altos. Si no es posible por motivos de trabajo, es indispensable usar elementos de protección como cascos y materiales aislantes. Estos son necesarios en personas que laboran en obreros de la construcción o empleados de fábricas, entre otros.
  • Respetar los niveles de ruido. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece el límite en 60 % del volumen máximo.
  • Estar alerta ante cualquier tipo de señal que pueda indicar que se esta escuchando menos.
Aproximadamente el 1 % de la población colombiana es sorda.
Aproximadamente el 1 % de la población colombiana es sorda. - Foto: Salud 180
  • Acudir al médico especialista al primer síntoma de pérdida de audición.
  • Evitar el exceso de volumen. No usar reproductores de música o auriculares a un volumen excesivo.
  • Consumir alimentos alcalinos para regular el pH ácido que puede producir sordera. Se deben ingerir frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos.
  • Mantener una buena higiene. Los expertos aconsejan limpiar la parte más externa del oído con una gasa pero evitar los dedos, bastoncillos o más conocidos como copito.