El té de jengibre ayuda en el proceso para bajar de peso, pero los expertos aconsejan mantener las rutinas de ejercicio y una dieta saludable. Foto: Gettyimages.
El té de jengibre ayuda en el proceso para bajar de peso, pero los expertos aconsejan mantener las rutinas de ejercicio y una dieta saludable. - Foto: Foto Gettyimages

vida moderna

Té de jengibre para reducir el riesgo de diabetes y combatir la obesidad: así se prepara

Evitar los alimentos cargados de azúcar ayuda a prevenir diferentes enfermedades.

La diabetes se presenta cuando los niveles de glucosa en la sangre, o azúcar en la sangre, son muy altos. Esta enfermedad tiene varios tipos y, por lo tanto, diferentes afecciones y tratamientos. Además, según el medio especializado, CCM Salud, más de 150 millones de personas en el mundo la padecen.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) define la diabetes como “una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce”.

La OPS indica que, con el paso del tiempo, una diabetes no controlada daña gravemente muchos órganos y sistemas del cuerpo. Para contrarrestar sus síntomas es importante acudir al médico para que recete el tratamiento necesario para cada persona.

Por su parte, el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por tal razón, el Ministerio de Salud indicó que para saber si una persona está en un peso saludable existen algunos métodos confiables. Uno es la determinación del Índice de Masa Corporal (IMC).

Para calcular el IMC se necesita conocer el peso y la estatura, y se aplica una sencilla fórmula matemática que consiste en dividir el peso entre la estatura al cuadrado: IMC = Peso (Kg) / Estatura al cuadrado (Mt).

Teniendo en cuenta las afecciones en cuestión, el portal Gurme Recetas indica que el té de jengibre, al tener propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, ayuda a reducir el riesgo de padecer diabetes y además, combate la obesidad.

Su preparación es sencilla. Se calienta un litro de agua, cuando esté hirviendo se le añaden dos cucharadas de jengibre y se apaga el fuego. Luego, se agrega un palito de canela y dos rodajas de limón. Cuando esté servido el té se le puede añadir una cucharada de miel para endulzar.

Cinco síntomas poco conocidos de la diabetes

Alteración en la visión

Aunque esta enfermedad altera los fluidos corporales, entre estos la visión, algunos diabéticos, antes de ser diagnosticados, pueden ver bien y por eso dejan de usar gafas. No obstante, una vez la glucosa está regulada van a necesitarlas de nuevo.

Sin embargo, ello no se debe a una retinopatía diabética, una enfermedad que genera la obstrucción de los vasos sanguíneos de la parte trasera de los ojos.

Irritaciones cutáneas

Si la persona empieza a notar picor o irritación en la piel, debe establecer si se debe al clima u otros factores o, de lo contrario, deberá adelantar un análisis de sangre para ver los niveles de glucosa.

El portal Econcejos destaca que la diabetes alcanza a la circulación de la sangre y por ello las extremidades son las más propensas a la irritación.

Ronquidos

Los ronquidos pueden ser síntomas de muchas enfermedades, entre estas la diabetes. Por lo tanto, las personas experimentan intervalos respiratorios, debido al relajamiento de los músculos, encogiendo las vías respiratorias.

Así mismo, debido a los ronquidos, se termina perjudicando la entrada de aire en los pulmones, generando que se detenga el metabolismo de la glucosa.

Cuero cabelludo o caspa

Cuando hay demasiada azúcar en la sangre, el organismo trata de liberarla a través de la orina, pero, si se elimina demasiada, algunas partes del cuerpo se deshidratan, lo que genera escamas en el cuero cabelludo y caspa (dermatitis seborreica).

Problemas de audición

Si la persona empieza a ver que necesita aumentar el volumen del televisor o de la radio, ello es una alarma de que puede estar padeciendo diabetes, pues está perdiendo paulatinamente audición.

De hecho, algunas investigaciones señalan que, aquellas personas que tiene más azúcar en la sangre, corre un mayor riesgo de tener daños auditivos que otras, debido a que la elevada glucosa provoca daños en los vasos sanguíneos y en los nervios del oído interno.