salud

Té de manzanilla: cómo prepararlo y cuáles son sus propiedades y beneficios

El sistema digestivo es uno de los grandes beneficiados con el consumo de esta bebida.


La manzanilla, cuyo nombre científico es Chamaemelum nobile, es probablemente una de las hierbas más utilizadas en la medicina natural. Sus propiedades curativas han sido mencionadas por muchos a lo largo de los años y, a la fecha, algunos estudios han comprobado su efectividad.

Se trata de una planta que puede alcanzar los 60 centímetros de altura y se le reconoce por las flores con pétalos blancos y un botón amarillo en la mitad, además de su particular aroma. Es originaria de Europa y es utilizada para el tratamiento de diferentes malestares digestivos como el estreñimiento, el colon irritado, el dolor de estómago, los cólicos menstruales, las náuseas, el vómito, entre otros, gracias a sus propiedades carmitativas.

Asimismo, posee propiedades antiinflamatorias y sedantes, que ayudan a conciliar el sueño y a aliviar algunas molestias del cuerpo como contusiones o inflamaciones. Esta hierba aromática suele reproducirse en terrenos ubicados a una altura entre mil doscientos y dos mil metros sobre el nivel del mar, tanto en praderas como en terrenos secos y montañosos.

También es utilizada como un relajante natural debido a su alto contenido de apigenina, un suplemento natural que permite conciliar el sueño, calmar los nervios y la ansiedad. La manzanilla, a diferencia de otros sedantes de venta comercial, no produce sueño al día siguiente, lo que la convierte en una alternativa bastante llamativa.

Por lo general, se hace uso de las flores secas de la manzanilla para la preparación de tés naturales, aunque por su amplio reconocimiento, también se puede encontrar en la tienda de la esquina una caja con bolsas de manzanilla listas para ser preparadas con agua.

El portal especializado en salud, nutrición y bienestar Tua Saúde describe dos formas de preparar el té de manzanilla, según la dolencia que se presente.

Té para calmar y relajar

Como ya se dijo, la manzanilla tiene efectos relajantes en el organismo, por lo que su ingesta puede contribuir en la disminución de los cólicos menstruales, tratar el insomnio, reducir el estrés y el nerviosismo.

Dos cucharaditas de flores secas de manzanilla y una taza con agua (250 ml) son los únicos ingredientes que se necesitan para su preparación. En primer lugar, se debe poner a hervir el agua y cuando se encuentre en ese punto, se retira del fuego. A ese líquido se le agrega la manzanilla, se tapa y se deja reposando durante cinco minutos, para después colarlo. Tua Saúde recomienda ingerir este té tres veces al día. Si desea, se le puede agregar un poco de miel para endulzarlo.

Té para aliviar la mala digestión y combatir los gases

Una cucharadita de manzanilla seca, una cucharadita de semillas de anís, una cucharadita de milenrama, una cucharadita de raíz de malvavisco picada, una cucharadita de filipéndula y 500 ml de agua son los elementos que se necesitan para preparar este té. Aporta propiedades antiinflamatorias al organismo, calmando el dolor estomacal, contribuyendo en la mejora de la mala digestión y combatiendo los gases o flatulencias.

Se comienza colocando el agua a hervir y, cuando esté en ese punto, se retira del fogón y se agregan los demás ingredientes. Luego, se deja reposando la bebida durante cinco minutos, se cuela y estará lista para su consumo. Tua Saúde recomienda ingerir este té entre dos y tres veces al día.

Es de anotar que la manzanilla también es utilizada en el ámbito de la belleza, ayuda a reducir las bolsas en las ojeras, menguar la hinchazón de los ojos y también como tratamiento aclarante para el cabello. Para reducir la inflamación de los ojos se recomienda remojar durante cinco minutos dos bolsas de té de manzanilla en agua caliente, quitarles el exceso de líquido y colocarlas sobre los ojos por cinco minutos.