Tendencias
Tomate de árbol: jugo insigne de las casas bogotanas.

vida moderna

Tomate de árbol: ¿cómo se debe consumir para bajar el azúcar?

Este fruto es rico en vitaminas A, C y E, así como en proteínas, calcio y magnesio, las cuales traen grandes beneficios para el organismo.

El tomate de árbol, es reconocido por ofrecer un sabor exótico y algo ácido, el cual resulta perfecto para quienes disfrutan consumir frutas con poca azúcar. Además, el tomate de árbol cuenta con varios beneficios en la salud, como la reducción del azúcar en la sangre.

Esto se debe a su gran aporte de fibra saludable, vitaminas A, C y E, vitaminas de complejo B, calcio, magnesio, proteínas, niacina, tiamina, riboflavina y provitamina A.

Este fruto se cultiva de una forma más eficientemente en clima frío moderado, con temperaturas que oscilan entre los 13 °C a 20 °C (grados centígrados); temperaturas superiores a los 25° C, e inferiores a los 10° C durante el período de floración, generan caída de la flor y afectan el cuajado del fruto, se consume principalmente en jugo.

Composición nutricional por 100 gramos de tomate de árbol

  • Calorías: 48.
  • Proteínas: 2 gramos (g).
  • Hidratos de carbono: 10,5.
  • Fibra: 1,70 g.
  • Calcio: 9 miligramos (mg).
  • Hierro: 9 mg.
  • Fósforo: 13 mg.
  • Magnesio: 18 mg.
  • Vitamina A: 76,67 mg.
  • Vitamina C: 29 mg.

En ese orden de ideas y con el objetivo de reducir la glucosa en el organismo, se recomienda consumir el tomate de árbol siempre con la cáscara y preferiblemente en ayunas. Sin embargo, consumirlo en cualquier hora del día, también es beneficioso.

Asimismo, existen otros beneficios para el organismo si se consume de una forma regular este fruto:

  • Actúa como desintoxicante: debido a sus propiedades ácidas, el tomate de árbol reducen la grasa del organismo, es decir, que si se complementa con una rutina de ejercicio, se logrará bajar de peso.
  • Reduce los niveles de la presión arterial alta: esto se debe a los minerales y el potasio del fruto, evitando así ataques cardiacos o derrames cerebrales.
  • Evita la formación de radicales libres: consumir el tomate de árbol de forma frecuente, ayudará a mejorar la apariencia de la piel y a lucir una dermis mucho más nutrida y saludable.
  • Previene el estreñimiento: su alto contenido en fibra ayuda regular al tránsito intestinal, reduciendo considerablemente la inflamación abdominal.
  • Ayuda a pacientes con anemia: debido a sus aportes en vitamina A, hierro, calcio y fósforo, esto facilita la absorción de ese mineral, mejorando así la condición de los pacientes.

Finalmente, el tomate de árbol también ayuda a mantener una visión saludable, favoreciendo también a la apariencia del cabello y la piel al fortalecerlos y nutrirlos por la vitamina A.

Tomate de árbol para la tensión alta

La hipertensión o tensión alta se presenta cuando la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias, que son grandes vasos por los que circula la sangre en el organismo, es demasiado elevada, según explica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta enfermedad, en algunas ocasiones, pasa desapercibida en su etapa inicial. Según cifras oficiales, se estima que hasta un 20 % de los afectados ni siquiera sabe que tiene este problema, el cual eleva el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares graves como el ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

En relación con esto, el Centro Médico Soroka de Israel detalló en uno de sus estudios que el tomado de árbol aportaba múltiples beneficios para prevenir esta enfermedad, dado que contiene nutrientes y es una fuente de antioxidantes naturales que sirven para el cuidado de la salud del corazón.

En este estudio se seleccionó un grupo de pacientes (italianos) que sufrían de hipertensión, pero no respondían bien a los medicamentos. A todos se les administró una serie de suplementos a base de tomate de árbol, durante cuatro semanas. Todos los participantes mostraron una significativa mejoría, según los resultados del análisis.

Esto se debió a que este fruto contiene ácido gamma aminobutírico, el cual es bueno para bajar la presión arterial, pues cuando una persona tiene hipertensión (o tensión arterial alta) se incrementa de manera significativa el riesgo de sufrir cardiopatías, encefalopatías, nefropatías y otras enfermedades.