vida moderna

¿Cómo se toma el jugo de tomate para adelgazar?

Antes de agregar el tomate a la dieta se debe consultar con un especialista en salud.


El tomate es una de las especies hortícolas más importantes para el consumo humano, gracias a su valor nutricional. Además, genera cuantiosos ingresos y empleos en todo el mundo, pues ocupa la mayor superficie sembrada en todo el globo.

Esta hortaliza contiene minerales como calcio, fósforo, potasio y sodio y vitaminas A, B1, B2 y C. Según la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de México, el tomate se encuentra disponible todo el año y su fruto se consume tanto fresco como procesado.

Así mismo, entre los componentes principales del tomate se encuentra el agua y su nutriente mayoritario son los hidratos de carbono. También contiene carotenoides, como la luteína y la zeaxantina, los cuales se encuentran presentes en el área central de la retina, la mácula y el cristalino del ojo.

Existen varios tipos de tomates, entre los que destacan el tomate chonto, tomate cherry, tomate pera, tomate milano y tomate verde. Estas variedades también poseen pocas calorías y, con ayuda de la fibra que lo componen, contribuye a disminuir la grasa corporal, pues controla el apetito y mantiene el cuerpo saciado.

Con respecto a esta última propiedad la revista digital UnCOMO a través del portal Mundodeportivo, indicó que comer tomate diariamente no engorda, debido a que solo aporta 18 kilocalorías por cada 100 gramos. Además, explicó como preparar un jugo a base de este ingrediente que contribuya a adelgazar.

Ingredientes: dos tomates maduros y frescos, medio limón y dos vasos de agua.

Preparación:

1. Lavar los tomates y cortarlos en trozos.

2. Poner los trozos en la licuadora junto con el jugo de medio limón y el agua.

3. Procesar hasta obtener una mezcla homogénea y colar.

4. Servir y consumir en las mañanas.

UnCOMO indicó como realizar otra receta de jugo a base de tomate que ayuda a perder peso. En esta ocasión se necesitan: cinco tomates maduros y frescos, medio diente de ajo, un vaso de agua y hojas de albahaca

Preparación:

1. Lavar y cortar los tomates.

2. Picar el ajo y las hojas de albahaca.

3. Poner todos los ingredientes en la licuadora junto con el agua.

4. Procesar hasta conseguir un jugo homogéneo.

5. Colar, servir y consumir en las mañanas.

Además de los jugos mencionados, para consumir este alimento se debe mantener lo más crudo posible. Si se consume en salsas, se aconseja que esta sea hecha en casa para evitar el alza de calorías en la dieta.

Para realizar esta receta, según el portal especializado en gastronomía, GastroLab, se necesitan: dos kilogramos de tomate triturado, una cebolla, dos dientes de ajo, un pimiento verde, una cucharada de pimentón dulce, una pizca de azúcar, orégano seco o albahaca fresca, sal, pimienta, y aceite de oliva.

Preparación:

1. En una olla poner a calentar a fuego suave el aceite de oliva.

2. Añadir la cebolla, el pimiento verde y el ajo bien picados.

3. Salpimentar al gusto.

4. Cocinar ambos ingredientes durante unos 10 minutos, removiendo con frecuencia.

5. Cuando se vea la cebolla transparente y blanda, se debe añadir el tomate triturado.

6. Agregar el pimentón dulce y el azúcar para eliminar el exceso de acidez del tomate.

7. Poner especias al gusto como albahaca u orégano.

8. Tapar la olla y dejar cocinar a bajo fuego durante una hora.

9. Pasado el tiempo, cuando la salsa de tomate haya espesado un poco, se agrega un poco de sal.

10. Si se desea retirar los trozos de verdura, es posible pasar la preparación por la licuadora.