influenza

Una de las cepas de la influenza mutó y esto interviene en el funcionamiento de su vacuna: estudio

Un estudio de la Universidad de Pensilvania indicó que las vacunas creadas contra la influenza no coinciden con la cepa principal del virus circulante, es decir el H3N2.


De acuerdo con la investigación más reciente sobre uno de los principales virus de la influenza, científicos determinaron que este ha cambiado, por lo que las vacunas actuales que se encargan de atacar es posible que ya no prevengan la infección de la mejor manera.

Es importante mencionar que el estudio aún está en proceso y por ahora las conclusiones apuntan a que si bien las vacunas nos servirían para este virus en especifico, sí podrían prevenir otro tipo de enfermedades graves.

En entrevista con la CNN, Scott Hensley, profesor de microbiología en la Universidad de Pensilvania y quien dirigió el estudio, señaló que “según nuestros estudios de laboratorio, parece un desajuste importante”.

Cabe mencionar que las vacunas contra la influenza protegen contra cuatro cepas diferentes de la influenza: H3N2, H1N1 y dos cepas de influenza B. El estudio de Hensley solo cubre el H3N2, pero resulta ser la principal cepa circulante.

Aparte de los estudios de laboratorio hubo un caso que llamó la atención del doctor Scott y su equipo de trabajo. En la Universidad de Michigan, ocurrió un brote del virus de la influenza y más de 26 % de estas personas habían sido previamente vacunadas. Por lo que el argumento de los científicos tomó relevancia en el mundo médico, pero deben tener el material probatorio necesario para llegar a una conclusión.

“Hemos estado monitoreando este virus durante varios meses”, señaló el experto. Además, comentó que los virus de la influenza mutan todo el tiempo, mucho más que otros virus, incluido el coronavirus, por lo que pueden circular diferentes variaciones al mismo tiempo.

Si hasta ahora las vacunas contra este virus, que muta mucho, utilizan una tecnología que no es totalmente eficaz, el uso del ARN mensajero podría cambiar el panorama. Cada vez más laboratorios se lanzan en el desarrollo de vacunas contra el virus influenza utilizando esta nueva tecnología.

El francés Sanofi, líder mundial en los inmunizantes antigripales, ya empezó sus pruebas para una vacuna con ARN monovalente, contra una única cepa del virus, y el año que viene efectuará ensayos con una vacuna cuadrivalente.

El gigante estadounidense Pfizer efectuó en septiembre las primeras inyecciones en seres humanos con una inmunizante antigripal con ARN mensajero, un mecanismo que ya utiliza en su fármaco contra la covid-19. El laboratorio Moderna, también estadounidense, lanzó sus pruebas a principios de julio.

De acuerdo con lo anterior, Claude-Agnès Reynaud, inmunóloga y directora de investigación en el Instituto Nacional de Salud y de Investigación Médica (Inserm), dijo a AFP que las vacunas contra la gripe existen desde hace mucho tiempo, pero su eficacia es relativa porque usan virus inactivados, que tienen que ser preparados con mucha antelación, y cuyos niveles de eficacia varían entre 40 % y 60 %, en algunos casos 70 %.

“Seis meses antes de la epidemia, evaluamos las cepas que más circulan. A veces nos equivocamos, y esto crea una sobremortalidad importante”, explicó.

En el mundo, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “la actividad de la influenza se mantuvo baja en general”. Tuvo una circulación del virus de la influenza B en algunos países. La actividad del SARS-CoV-2 continuó en niveles moderados y disminuyó en la mayoría de los países. Sin embargo, en El Salvador, la actividad del SARS-CoV-2 continuó elevada. En Costa Rica se notificó un aumento de la actividad del VRS.