belleza

Vaselina y aceite de rosas: así pueden utilizarse para combatir las arrugas en la piel

La crema es muy fácil de preparar, sin embargo, lo mejor consultar con un especialista.


Cuando las células dejan de llevar a cabo su función adecuada se produce el envejecimiento de la piel. En la mayoría de los casos, a partir de los 25 años el cuerpo deja de producir las mismas cantidades de colágeno y ácido hialurónico que solía generar en las primeras etapas de la vida, propiciando la generación de arrugas.

En diálogo con al portal CuídatePlus, Javier Pedraz, dermatólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, señala: “El primer efecto que se produce, como consecuencia, es la falta de producción de colágeno y otras proteínas (elastina y ácido hialurónico) que conforman la estructura principal de la piel. Todo ello va a conllevar una pérdida de elasticidad y luminosidad de forma progresiva”.

Sin embargo, no todo se debe a cambios propios del organismo, pues la piel tiende a envejecer incluso más rápido debido a la exposición solar. Expertos en la materia apuntan a que este es el principal factor externo causante del envejecimiento. Por supuesto, se deben contemplar otro tipo de factores externos que inciden en el envejecimiento de la piel, como la contaminación, el estrés, el consumo de tabaco y la alimentación.

“La genética influye en todos los aspectos del organismo, incluido el envejecimiento de la piel. En este caso, dado que existen factores externos de gran importancia que también contribuyen, la genética toma un papel secundario, lo cual no quiere decir que no tenga influencia”, agrega Pedraz.

La alimentación también juega un papel clave en el buen funcionamiento del organismo y por ende en la piel, el órgano más grande del cuerpo. Lo ideal es lograr una dieta sana y balanceada —en lo posible con la supervisión de un nutricionista— para tener conocimiento sobre qué tipo de productos le hacen bien a cada organismo. No todas las personas son iguales y, dependiendo de si sufren algunas afecciones o no, hay alimentos que es preferible evitar.

El mercado ofrece un sinnúmero de opciones para el buen cuidado de la piel, unas ofrecidas por la industria farmacéutica, otros por la industria cosmética, lo cierto es que se encuentra variedad y atienden a necesidades específicas: pieles secas, pieles grasas, entre otras. A la par de estas opciones comerciales, también hay otro centenar de recetas caseras que pueden ser tenidas en cuenta para desvanecer las arrugas que para algunos resultan molestas.

La vaselina es una mezcla semisólida de sustancias grasas hechas del petróleo y una opción a la hora de pensar en el cuidado de la piel, de hecho hace parte de un centenar de productos de la industria cosmética. La dermatóloga de Mayo Clinic, Dawn Davis, asegura que “la vaselina es genial, y es uno de los principales consejos y trucos de un dermatólogo”. Esta viene en presentación sólida y líquida, siendo esta última la más utilizada para hidratar, nutrir y lubricar la piel, así como también el cabello y las uñas.

Sobre su uso, explica que “se coloca sobre la piel, como un techo de invernadero, así que es como aislar la piel para que no pierda calor y, por lo tanto, humedad”. Contiene vitaminas A y E, está presente en las mascarillas antienvejecimiento y evita la oxidación de las células de la piel, evitando que haya un desgaste prematuro de la dermis. Estas propiedades juegan muy bien con el agua de rosas, comúnmente utilizada para tener una piel fresca y suave, pues su uso ayuda a tonificar el cutis y le aporta vitalidad a la piel.

El portal especializado en salud y bienestar unComo reseña el paso a paso para preparar una crema con estos dos elementos de base para combatir las arrugas de la piel. Solo se necesita una cucharada pequeña de aceite de rosas, dos cucharadas de vaselina y una cucharada de germen de trigo para su elaboración.

Explica que en primer lugar se deben mezclar los tres ingredientes en una olla y prender el fogón a fuego lento, mientras se van revolviendo los elementos. Cuando la vaselina se haya fundido, se retira la olla del fuego y se deja en reposo, ya estará lista la crema antiarrugas casera.

Su método de aplicación es sencillo, se debe comenzar por lavar muy bien el rostro, para después aplicar la crema por la noche de forma directa sobre las zonas donde se ubican las arrugas, realizando masajes circulares hasta que la piel la absorba. Se deja actuar durante 20 o 30 minutos y luego se retira con agua fría.