Cabello
La alimentación es clave para tener un cabello fuerte y sano. El consumo de las vitaminas del tipo B resultan el complemento perfecto. - Foto: Getty Images

vida moderna

Vitaminas para tener un cabello sano y fuerte

La estructura capilar es nutrida a través de los vasos sanguíneos del cuero cabelludo que transportan los nutrientes ingeridos.

Un estudio en Dermatologic Therapy reportó que las vitaminas, el hierro, el selenio y el zinc, intervienen en el desarrollo del folículo y el crecimiento del pelo. De hecho, su correcta asimilación permite reducir el riesgo de alopecia.

La escasez de nutrientes afecta directamente la salud del cabello, haciéndolo quebradizo y opaco. Por esa razón, es indispensable que, para cuidar la salud del cabello, se mantenga una alimentación con gran aporte de vitaminas.

De acuerdo a información que reposa en el portal Farmaciamarket, los elementos más importantes son: minerales como el azufre, el cobre, el hierro, el magnesio, el silicio, el yodo y el zinc y las vitaminas que más beneficios aportan al pelo y las uñas son las del grupo B. Adicional a las proteínas biotina y ácido fólico.

Incluso, no ingerir los nutrientes necesarios puede provocar caída del cabello (alopecia). La buena noticia es que, particularmente, la alopecia que surge por falta de nutrientes se puede revertir al mejorar los hábitos alimenticios y la inclusión de suplementos vitamínicos.

Los casos de alopecia que se deben a factores genéticos u hormonales no se curan con el consumo de nutrientes. Lo que ocurría al incluir una buena alimentación es que el aspecto del cabello sería más brillante y sano.

“La belleza del cabello inicia por el interior, por ello para mantenerlo fuerte, suave y brillante se debe ingerir los nutrientes, que pueden ser encontrados en las vitaminas para fortalecer el pelo diseñados para prevenir la caída del cabello”, asegura el portal web.

Las vitaminas del grupo B son excelentes para mantener la salud del cabello y favorecen la regeneración celular.

Vitamina B1 o tiamina

Esta vitamina sirve tanto para suavizar el cabello como para aumentar su brillo.

Se puede encontrar en alimentos como pescado, pistachos, espárragos, semillas y espinacas.

Vitamina B5 (ácido pantoténico)

Se ha descubierto que esta vitamina tiene el poder de ralentizar la aparición de canas, seborrea y caspa.

También fomenta la velocidad del crecimiento del cabello. “Especialmente es esta la vitamina perfecta para que el cabello crezca de manera rápida”, dice la página web Farmaciamarket.

La vitamina B5 se puede encontrar en el hígado, levadura y el brócoli.

Vitamina B2 (Riboflavina)

La riboflavina favorece la regeneración celular y, por consecuencia, el crecimiento del cabello y de las uñas.

Puede encontrarse en los alimentos ricos en proteínas de origen animal y vegetal como huevo, carne, pescado, zanahorias, frutos secos y lácteos.

Vitamina B3 (Niacina)

La vitamina B3 combate la dermatitis capilar e interviene en la producción de colágeno y ayuda a la erradicación de las toxinas presentes en el cuerpo.

Adicionalmente, permite la dilatación de los vasos sanguíneos y capilares, mejorando la apariencia de la piel y la circulación del cuero cabelludo.

La niacina se encuentra presente en alimentos como huevos, lácteos, apio y remolacha.

Vitamina B6 (Piridoxina)

Tiene un papel fundamental en el desarrollo de glóbulos rojos. Favorece el transporte del oxígeno en la sangre y permite la nutrición de los folículos pilosos.

Se puede ingerir a través de alimentos como los pescados azules, huevos, legumbres y aguacates.

Vitamina B7 (Biotina)

Esta es de las vitaminas más importantes para nutrir el cabello y el cuero cabelludo.

Está presente en la formación aminoácidos (conforman la proteína queratina que regenera el cabello, uñas y piel).

Ayuda al crecimiento del cabello, lo fortalece, y combate la debilidad y el estado quebradizo.

La vitamina B7 se puede encontrar en la cerveza y en alimentos como el arroz integral, plátanos, fresas y tomates.