Grasa colesterol
Grasa colesterol - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

La fruta que reduce el colesterol y ayuda a mejorar la función sanguínea y cardiovascular

Tanto nutricionistas como los profesionales de salud recomiendan el consumo frecuente de este alimento.

Es bien sabido que el consumo frecuente de frutas es un factor clave para una buena salud. Gracias a sus nutricionales, estos son claves si se desea tener una mejor calidad de vida, debido a que ayudan a combatir algunas enfermedades o afecciones desarrolladas por malos hábitos alimenticios.

Una de las frutas que tanto médicos como nutricionistas recomiendan consumir es la guanábana o graviola. Originaria de los bosques tropicales de Sudamérica, África y el sudeste de Asia, este alimento no solo se distingue por su sabor único, sino también por su textura, pues su capa externa es de color verde y algo áspera, mientras que en su interior, se encuentra una pulpa jugosa llena de semillas.

De acuerdo con algunas investigaciones médicas, la ingesta frecuente de esta fruta es fundamental para el reforzamiento del sistema inmunitario y nervioso. Además, de favorecer la digestión, también han observado los expertos que la guanábana ayuda a reducir el colesterol en la sangre.

Según indica la Clínica Baviera, esta fruta aporta vitamina C, que es importante para el cuerpo humano a sus agentes antioxidantes, por lo que ayuda a aumentar la resistencia y retrasar el envejecimiento. “Normalmente una persona necesita 60 gramos de este grupo vitamínico al día, algo que se puede conseguir con 300 gramos de esta fruta”, destaca.

Guanábana
La guanábana es una fruta rica en vitaminas del complejo B, vitamina C y minerales como potasio, magnesio, cobre, hierro, fósforo, calcio y zinc. - Foto: Getty Images

Así mismo, la guanábana contiene una alta dosis de fibra, un ingrediente que regula la función digestiva e intestinal, mejora la salud cardiaca y favorece el control del azúcar en la sangre. También, contribuye a incrementar la energía del organismo para la realización de las actividades diarias. Esto se debe al alto contenido de fructosa, que es una fuente idónea de hidratos de carbono.

Esta fruta, igualmente, suministra complementos vitamínicos del tipo B1 que ayudan a prevenir daños en el cerebro, el sistema nervioso y la función cardiovascular. Del mismo modo, aporta vitamina B2, que es importante si se desea reducir el almacenamiento de grasas en el organismo y ayuda a regular los niveles de colesterol.

Guanábano
Estudios científicos han demostrado que el consumo regular de la guanábana ayuda a reducir el colesterol en la sangre y fortalecer el sistema nervioso. - Foto: Getty Images

“Al igual que con otras frutas e ingredientes naturales, el beneficio que supone el consumo de la guanábana no tiene que ver directamente con la salud visual. Sin embargo, muchas de sus ventajas sí que inciden de manera indirecta en una buena visión o en la prevención de enfermedades visuales”, resalta.

Tenga en cuenta que además de mejorar la función sanguínea y cardiovascular del organismo, la guanábana permite que la sangre que irriga la zona ocular sea de mejor calidad y fluidez y, por tanto, favorece el proceso visual en sí mismo.

Y ¿cómo se debe consumir la guanábana para que favorezca la salud?. Indican los expertos que la mejor forma de ingerirla es comiendo directamente la pulpa o si se desea, licuarla en agua, sin necesidad de adición de azúcar o algún endulzante. Algunas personas prefieren consumarla con leche, y al respecto, se recomienda que se emplee leche vegetal, ya sea de coco y/o almendras, sin embargo, la opción más favorable para el cuerpo es que se ingiera directamente.

Los expertos recomienda, si no se desea consumir directamente, complementar la guanábana con otras frutas y hacer un batido nutritivo. - Foto: http://www.cocinasemana.com/recetas/receta/guanabana-mora/24726

También se aconseja aprovechar las semillas y las hojas de la guanábana, debido a que pueden ayudar a aliviar problemas digestivos (incluyendo la diarrea), dolor, hipertensión arterial, inflamación, fiebre, tos y asma, entre varias otras dolencias. Para el caso de la semilla, estas se deben triturar hasta quedar como un polvo y luego se agregan a un pocillo de agua caliente para consumir como una infusión. Al igual que este polvo, se puede agregar a batidos o jugos que se hagan para reforzar sus propiedades nutricionales.

Mientras que las hojas, al igual que las semillas, estas se ponen a hervir en un recipiente por unos minutos, se deja reposar y se toma el agua. Esta ingesta se puede realizar una o dos veces al día.