Home

Salud

Artículo

Food, alcohol left after Christmas holidays and woman with measuring tape standing on scales indoors, closeup. Overweight problem
Durante las fiestas decembrinas, se tiende a comer de más. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud y bienestar

¿Qué opciones hay para bajar de peso?

Llegan las fiestas decembrinas y el fin de año, y también la revisión de los propósitos, tanto los que se cumplieron como los que no. Bajar de peso es para muchos una gran meta, que debe ser replanteada con opciones efectivas y científicamente comprobadas.

Seguramente muchos de los lectores que han intentado bajar de peso, acudieron a dietas rápidas que llevan a un “sube y baja”, pero que favorecen la recuperación los kilos perdidos, la pérdida de tiempo, esfuerzo y ánimo para seguir adelante.

Para evitar este desgaste tanto físico como emocional, la recomendación que hacen especialistas en sobrepeso y obesidad es no irse por el camino corto, sino por el que ha sido validado científicamente.

“Cualquier plan de control exitoso incluye estrategias de defensa a largo plazo que ayudan a los pacientes a reducir su peso corporal y evitar la recuperación de peso”, señaló al sitio web La verdad de su peso el profesor Arya Sharma, director científico de Obesity Canada y médico especializado en el manejo de la obesidad durante los últimos 20 años.

Este experto advierte que “ninguna estrategia de control única funcionará para todos los pacientes”. Por lo tanto, las personas que viven con obesidad necesitan un plan personalizado y bajo el manejo integral de un equipo de especialistas. Éste es el primer —y gran paso— para empezar un proceso de pérdida de peso.

Y antes de saber qué camino tomar, todas las opciones se anteceden con un diagnóstico que incluye un examen físico y pruebas: antecedentes médicos, examen físico general, cálculo del Índice de Masa Corporal —IMC—, medición de la circunferencia de la cintura y una evaluación de posibles problemas de salud, como presión arterial alta, colesterol alto, tiroides poco activa, problemas hepáticos y diabetes.

SEMANA trae a colación varios caminos recomendados por el profesor Sharma, la Clínica Mayo y el documento ‘Guía de recomendaciones para el manejo de la obesidad’ de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo:

El camino de la alimentación saludable

Selección de alimentos veganos ricos en fibra para cocinar
Concepto de dieta sana y equilibrada. Selección de alimentos veganos ricos en fibra. Verduras frutas semillas frijoles ingredientes para cocinar. Copiar el fondo del espacio - Foto: Getty Images/iStockphoto

El profesor Sharma recomienda que, cuando se trata de obesidad, cambiar la forma en que se come significa mucho más que comer menos calorías.

Por esta razón, el médico tendrá en cuenta los patrones de alimentación al desarrollar su plan de control del peso. Por ejemplo, ¿hay algún momento específico del día en el que esté más propenso a comer en exceso o comer alimentos no saludables? ¿Dónde come normalmente? ¿Come cuando se siente cansado, estresado o triste? Y, ¿Cómo experimenta la sensación de saciedad después de una comida? Todas estas preguntas proporcionan pistas para ayudar a avanzar a las personas que viven con obesidad y sobrepeso hacia una relación más sostenible con los alimentos.

No existe una dieta perfecta para perder peso, advierten desde la Clínica Mayo, pero en todas se requiere hacer cambios: reducir las calorías que se ingiere (El médico y el paciente pueden decidir cuántas calorías tienes que ingerir por día para bajar de peso).

Sentir saciedad al comer menos es otra recomendación y para ello se debe comer porciones más grandes y con menos calorías como las frutas a diferencia de las postres y grasas que en pequeñas porciones contienen más calorías.

Elegir opciones más saludables: aumentar el consumo de frutas, legumbres y cereales integrales, reducir el consumo de azúcar y sal y comer en cantidades moderadas, es la guía que da la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo.

El camino del movimiento

Jengibre
Las personas con obesidad necesitan realizar al menos 150 minutos de actividad física, preferiblemente de intensidad moderada a la semana para prevenir un mayor aumento de peso o para mantener la pérdida de una cantidad modesta de peso. - Foto: Getty Images/iStockphoto

“No se necesita correr una maratón todos los días. Para comenzar, agregar un poco de movimiento adicional a su vida cotidiana puede significar mucho. Si está mucho tiempo sentado durante el día, ponerse de pie y moverse unos minutos cada hora puede marcar la diferencia. Así que puede caminar hasta las tiendas o subir por las escaleras, si es posible”, así lo señalan en la Guía de La verdad de su peso.

Por su parte, la guía de la Clínica Mayo señala que las personas con obesidad necesitan realizar al menos 150 minutos de actividad física, preferiblemente de intensidad moderada a la semana para prevenir un mayor aumento de peso o para mantener la pérdida de una cantidad modesta de peso. “Es probable que necesites aumentar progresivamente la cantidad de ejercicio a medida que mejoran tu resistencia y forma física”, indica el documento.

No solo es ejercicio, hay que mantenerse en movimiento. Otra de las recomendaciones de la Clínica incluye: “estacionar más lejos de la entrada a las tiendas y toma las escaleras en lugar del ascensor. Usar un podómetro para saber cuántos pasos dan realmente en el transcurso del día”.

Lo recomendado por los médicos deportólogos es hacer un plan conjunto de actividad física para no tirar la toalla con el primer intento y adoptar un nuevo estilo de vida.

Señala el médico deportólogo John Duperly Sánchez, que el diagnóstico del paciente es el primer paso, y consiste en evaluar a la persona con un interrogatorio sobre sus hábitos, gustos y preferencias, sus molestias, facilidades, horarios y características individuales que servirán para crear un plan de ejercicios sostenible en el tempo.

El camino de la terapia

¿Cómo sé si tengo obesidad o sobrepeso?
¿Cómo sé si tengo obesidad o sobrepeso? - Foto: Getty Images

Un programa de modificación de la conducta puede ayudar a hacer cambios en el estilo de vida para perder peso y no volver a recuperarlo. Así lo contempla la guía de la Clínica Mayo, que advierte que empezar por analizar los hábitos actuales para entender qué factores, episodios de estrés o situaciones pueden haber contribuido a la obesidad.

“Nuestro cuerpo y mente están profundamente conectados. Los terapeutas conductuales trabajan con los aspectos psicológicos del control del peso, lo que le ayuda a identificar patrones de pensamiento, emociones y comportamientos que, por ejemplo, impulsan la ingesta de alimentos y el subsiguiente aumento de peso. Esto podría manifestarse en porciones grandes o refrigerios frecuentes, o comer/beber cuando no tiene hambre”, señalan en la guía de La verdad de su peso

Acudir a la alimentación consciente, es uno de los caminos para que la mente ayude a bajar de peso. Así lo recomienda el médico psiquiatra Juan Carlos Alba, quien señala que “Hay que cambiar la percepción de la alimentación: que mi cuerpo y mi mente estén satisfechas y que perder peso no se perciba como un castigo”.

La ‘Alimentación consciente’ busca mejorar la relación con la comida. Para lograrlo, el Dr. Alba recomienda “Saborear, oler y preparar la comida… tomarse el tiempo necesario para comer y desconectarse de los dispositivos electrónicos”.

El acompañamiento de la familia y del círculo social del paciente es clave para la adherencia a este proceso.

El camino de la cirugía

Close-up of surgeons with instruments performing surgery. Doctors are with patient in operating room. Laparoscopy equipment on stomach.
La cirugía bariátrica limita la cantidad de comida que puede ingerir una persona cómodamente o disminuye la absorción de alimentos y calorías. - Foto: Getty Images

Estas operaciones como la cirugía bariátrica limitan la cantidad de comida que puede ingerir una persona cómodamente o disminuye la absorción de alimentos y calorías. Sin embargo, esto también puede ocasionar deficiencias nutricionales y vitamínicas, advierte la guía de la Clínica Mayo.

¿Quiénes sí? Si el índice de masa corporal es de 40 o más (obesidad extrema), o si el índice de masa corporal es de 35 a 39,9 (obesidad), y se tiene un problema de salud grave relacionado con el peso, como diabetes tipo 2, presión arterial alta o apnea del sueño grave.

¿Quiénes no? Según el documento ‘Recomendaciones de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo para el manejo de la obesidad’, la contraindicación más común para no someter a cirugía a los pacientes son los factores psicológicos, que indican si una cirugía será o no exitosa, de acuerdo con los desórdenes de la personalidad. Existen otros criterios como el riesgo en pacientes con adicción al alcohol.

Algunas de las cirugías frecuentes para bajar de peso son: Colocación de una banda gástrica ajustable (En este procedimiento, una banda inflable separa el estómago en dos sacos), Cirugía de baipás gástrico (el cirujano crea un pequeño saco en la parte superior del estómago. Luego, corta el intestino delgado a poca distancia por debajo de la parte principal del estómago y lo conecta al nuevo saco.) y Manga gástrica (retira parte del estómago y se crea un reservorio más pequeño para la comida.)

El camino de procedimientos endoscópicos

“Este tipo de procedimientos no requiere ninguna incisión en la piel. Después de estar bajo anestesia, se insertan sondas flexibles y herramientas a través de la boca y la garganta hasta el estómago” así lo explica la guía de la Clínica Mayo.

Los procedimientos comunes incluyen:

  • Gastroplastia endoscópica en manga. Este procedimiento consiste en colocar puntos de sutura en el estómago para reducir la cantidad de alimentos y líquidos que el estómago puede contener de una vez. Con el tiempo, comer y beber en menor cantidad ayuda a la persona común a perder peso.
  • Globo intragástrico para perder peso. En este procedimiento, los médicos colocan un globo pequeño en el estómago. El globo se llena de agua para reducir la cantidad de espacio en el estómago, por lo que sentirás saciedad comiendo menos cantidad de alimentos.