Moda y cambio de imagen.
Moda y cambio de imagen. - Foto: Revista Semana

moda

Cinco tips para empezar un cambio de imagen con bajo presupuesto

Margarita Lozano, asesora de imagen, compartió con SEMANA algunos consejos para que mujeres y hombres puedan iniciar a transformar su imagen con un bajo costo, pues asegura que comprar ropa de marca nada tiene que ver con un cambio realmente efectivo.

Hay a quienes no les gusta optar por una asesoría de imagen, temiendo que un experto encasille el estilo personal en otro que no es el suyo. Incluso, un cambio de imagen no obedece a un patrón preconcebido, sino a la adaptación que puede hacer un conocedor de formas y colores a la manera de ser de una persona, para exaltar atributos y lograr un propósito específico.

Explica Margarita Lozano, diseñadora de modas y asesora de imagen personal y empresarial que “una asesoría de imagen conecta con el estilo propio y hace que la persona entienda quién es y qué debe tener en cuenta a la hora de editar ciertos aspectos físicos, para lograr una mejor identificación y comodidad con lo que realmente es su esencia”.

Por ello es importante reconocer cuándo es necesaria una asesoría de imagen, a lo que la experta y especialista en manejo del color señala que una mujer o un hombre deberían acudir a un asesor de imagen cuando sienten que no encuentran un estilo propio que los haga sentir cómodos, o simplemente cuando quieren renovarlo.

“Todos tenemos un estilo, lo que debemos hacer es prestar especial atención para poder identificarlo y defenderlo, de tal forma que se convierta en un aliado que comunique un mensaje claro sobre quién es esa persona y qué hace”, explicó.

Margarita Lozano, diseñadora de modas y asesora de imagen personal y empresarial.
Margarita Lozano, diseñadora de modas y asesora de imagen personal y empresarial. - Foto: Revista Semana

Una asesoría de imagen no implica salir a comprar ropa

La experta afirma que la asesoría de imagen es una herramienta que facilita la vida. “Si todos conociéramos con exactitud lo que nos funciona o no, evitaríamos compras inútiles y tendríamos un armario en un 80 % funcional, y especialmente, no cometeríamos errores a la hora de cambiar nuestro color de pelo o preguntar constantemente frente al espejo: ¿será que esto me queda bien?”.

Hay quienes equivocadamente lo piensan así, pero todo depende de lo que el cliente desee. La asesoría de imagen busca usar el conocimiento teórico para llevarlo a la práctica de lo que se debe hacer a la hora de usar el guardarropa propio y combinarlo con el estilo de pelo, la forma del cuerpo, el color de la piel, entre otros factores que juntos logran armonía.

Incluso “la asesoría de imagen puede darle el poder a una persona para que pueda enfrentarse a un almacén sabiendo qué es lo que mejor le conviene usar, que vaya en línea con sus gustos y al mismo tiempo ahorrando dinero en prendas a las que realmente les puede sacar el provecho en su diario vivir o en un evento especial”, asegura Margarita Lozano, quien además durante muchos años manejó y asesoró varias marcas de ropa y macrotendencias a nivel nacional.

Cinco tips para empezar un cambio de imagen con bajo presupuesto

1. Comprar lo que de verdad necesitas. Y, ¿cómo se hace? Analizando muy bien el fondo de armario.

2. Tener claro cuánto es tu presupuesto para repartirlo estratégicamente entre las necesidades.

3. Trabajar en controlar los impulsos de querer llevar algo de más. Si no hace falta en ese momento, puede quedarse para la próxima compra.

4. Recurrir a marcas de buena calidad, donde además encuentres moda a precios justos.

5. Entender desde la asesoría de imagen que cantidad no necesariamente significa tener un armario funcional.

Además, añade que siempre trata de hacerle ver a los clientes que no se trata de comprar prendas de marca o costosas, “sino de que lo que compren y quieran llevar a su armario se conecte de tal forma con ellos que quieran usarlo una y otra vez. Sí es cierto que el pagar un poco más por una prenda puede evidenciar calidad en sus materiales y acabados, pero no es una regla que siempre se cumple, por eso enseño a diferenciar entre lo que va o no a funcionar a la hora de vestir prendas”.