pascua

El Papa Francisco pide que se condone deuda de los países más pobres

El papa Francisco pidió este domingo que se condone o reduzca la deuda de los países pobres más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus.


El día de domingo de Pascua, el papa Francisco pidió que se condone o reduzca la deuda de los países pobres los cuales resultan especialmente afectados por la pandemia del Covid-19.

El santo padre también pidió un alto al fuego en todo el mundo y evitar la compra masiva de armas. También aprovechó para pedir una relajación de las sanciones internacionales de los países afectados con la pandemia. La condonación o reducción de la deuda externa le daría una enorme liquidez a muchos países, sin embargo, es una medida complicada debido a las implicaciones que tendría para el balance financiero de organismos internacionales como el Banco Mundial y el FMI. 

Para tener solo una idea de la propuesta del sumo Pontífice, la deuda externa de Colombia superó los US$140 mil millones en enero. Este monto equivale a 49,8% del Producto Interno Bruto (PIB), según el Banco de la República. La devaluación de peso en las últimas semanas fue uno de los detonantes del incremento en esta acreencia. 

El Papa también habló de la necesidad de encontrar salidas a la crisis económica y social en Venezuela.

La propuesta que salió este domingo de Ciudad del Vaticano coincide con una carta que había enviado el pasado 20 de marzo un grupo de personalidades colombianas, encabezadas por el senador Gustavo Petro.

"Desde el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) solicitamos la condonación de la deuda externa soberana de los países de América Latina por parte de FMI y de otros organismos multilaterales (BID, BM, CAF) e instamos a los acreedores privados internacionales a que acepten un proceso inmediato de reestructuración de la deuda que contemple una mora absoluta de dos años sin intereses", fue parte de la carta que también fue suscrita por el expresidente Ernesto Samper y los expresidentes Rafael Correa y Evo Morales.

Entre los argumentos de la Celga está que la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo prevé una pérdida de ingresos globales de US$2 billones como consecuencia de esta crisis. Y, por su parte, la Organización Internacional del Trabajo estima que 25 millones de empleos en el mundo están en riesgo. "Ante tantas dificultades, la condonación de la deuda externa es una acción tan justa como necesaria", indica la misiva. 

Noticias relacionadas