La destrucción sistemática de ecosistemas y su biodiversidad por cuenta de estos fenómenos podría tener graves consecuencias para la humanidad. Fotos: AP y Getty - Foto: AP y Getty images

cambio climático

EN IMÁGENES: Los incendios devoran el mundo desde hace un año

Los devastadores incendios forestales en el mundo no son recientes. Desde 2019 el planeta está luchando contra estos fenómenos naturales que se intensifican cada vez más por las altas temperaturas, sequías y fuertes vientos, producto del cambio climático.

Los estragos del cambio climático son cada vez más evidentes. Los incendios forestales, deshielo y derretimiento en los glaciares, además de las tormentas devastadoras y las altas temperaturas, demuestran que la naturaleza vive uno de sus momentos más complejos. La destrucción sistemática de ecosistemas y su biodiversidad por cuenta de estos fenómenos podría tener graves consecuencias para la humanidad.

Puede interesarle: En 13 años el mundo perdió una porción de naturaleza igual al tamaño de México

Al igual que en el oeste de Estados Unidos, que actualmente vive la peor temporada de incendios forestales registrada en la historia reciente, varios países han sido devastados recientemente por las llamas. Atribuidos en gran parte al impacto del calentamiento global, pero también a la tala y quema de bosques provocadas por los humanos que se descontrolan por los vientos, sequías y altas temperaturas.

Brasil

Los incendios de este año en la Amazonia brasilera han alcanzado cifras récord. Foto: AP

Entre enero y agosto, los incendios forestales afectaron 12.1 millones de hectáreas en Brasil, de las cuales 3.4 millones estaban en la región amazónica y 1.8 millones de hectáreas en el Pantanal, el mayor humedal del planeta, según el INPE, un organismo gubernamental.

Le sugerimos: El turismo sostenible será clave en la reactivación económica pospandemia

Los incendios comienzan cada año entre junio y julio, con la estación seca, y duran hasta octubre. Se deben principalmente a focos de tala y quema tradicionales que, a menudo, se vuelven fuera de control, como este año en el Pantanal debido a una sequía excepcional.

Pantanal, el humedal más grande del mundo, se extiende a lo largo de Brasil, Bolivia y Paraguay. Un lugar rico en biodiversidad y declarado reserva de la biósfera por la Unesco que ha perdido más de dos millones de hectáreas. Foto: AP

También está en juego la eliminación de los restos de tala de árboles del año anterior, sobre todo en la Amazonia, donde prácticamente todos los incendios son ilegales.


Argentina

Las llamas afectaron a 11 provincias y quemaron al menos 120.000 hectáreas. Foto: Getty images

El delta del río argentino Paraná, uno de los más potentes y ricos en biodiversidad del mundo, ha sido azotado por una terrible sequía y, desde principios de año, se ha visto afectado por incendios sin precedentes. 

En total, los incendios afectaron a 11 de las 23 provincias argentinas, destruyendo unas 120.000 hectáreas. 

Puede leer: El deshielo llevará al Ártico hacia un nuevo clima

Según el ministerio de Medio Ambiente, 95 por ciento de los incendios forestales son provocados por el hombre con colillas de cigarrillos mal apagadas, fogatas, o bien por tala y quema en terrenos baldíos. La falta de precipitaciones, las altas temperaturas, la baja humedad o los fuertes vientos contribuyen a su propagación.

Australia

El área del Patrimonio Mundial de las Grandes Montañas Azules, en Blackheath, Australia, sufrió un devastador impacto. Esta es una imagen que muestra la magnitud de las llamas. Foto: Getty images

Entre finales de 2019 y principios de 2020, los incendios forestales causaron estragos en una zona de Australia muy afectada por la sequía, cobrándose unas 30 vidas y desplazando o causando la muerte de casi 3.000 millones de animales.

Se trata de los incendios forestales más extensos y largos de la historia moderna del país. Según los científicos, su gravedad se debe al impacto del calentamiento global. 

Rusia

Los incendios afectaron principalmente a la región de Yakutia. Foto: Getty images

Este verano el servicio de protección aérea de los bosques ha combatido, al menos, 197 incendios en el territorio ruso, en más de 43.000 hectáreas, principalmente en la región de Yakutia.

Otras 380.000 hectáreas se vieron devastadas en Siberia, ya que la política gubernamental consiste en no combatirlos si se producen en zonas demasiado aisladas, como los inmensos bosques deshabitados.

Le recomendamos: El mundo perdió 68 por ciento de los animales en menos de 50 años

Según el servicio europeo Copernicus sobre el cambio climático, los gigantescos incendios de este verano en Siberia se vieron favorecidos por temperaturas récord superiores a las normales de temporada en más de 5 grados C, así como por suelos menos húmedos de lo normal.

Indonesia

Los bosques en las islas de Sumatra y Borneo (foto) fueron afectados por los devastadores incendios en 2019. Foto: Getty images

Indonesia, donde grandes incendios devastaron en 2019 los bosques de las islas de Sumatra y Borneo. En total cerca de 1.6 millones de hectáreas destruidas, generando humos tóxicos y emanaciones de gases de efecto invernadero masivas, desplegó este año decenas de miles de personas y aviones bombarderos de agua contra los primeros fuegos. 

Los incendios suelen desencadenarse al preparar parcelas para la agricultura, como las plantaciones de aceite de palma, pero a menudo escapan a todo control.

*Con información de AFP