Tendencias
El jaguar habita en 18 países de América Latina. Foto: Panthera - Foto: Panthera

jaguares

EN VIDEO: Día Internacional del Jaguar, el rey de los ecosistemas

El 29 de noviembre el mundo celebra la existencia de este felino, el más grande de América. Su grandeza, significado cultural e importancia para los ecosistemas lo hacen una de las especies más maravillosas del mundo animal.

La presencia de un jaguar en un territorio es sinónimo de bienestar. No hace falta hacer estudios científicos detallados para comprobarlo, pues solo el hecho de saber que este mamífero habita allí, es suficiente para tener la certeza de que el ecosistema está en buenas condiciones.

Es el felino más grande de América y el tercero del mundo. Pesa entre 50 y 120 kilos y puede medir hasta más de dos metros de largo, lo que lo hace uno de los animales más imponentes de la región.  

Aunque tiene manchas similares a las del leopardo, en su caso tienen formas de rosetas con puntos en el centro. Pertenece a la familia de los leones y tigres y es del género panthera onca, el único de este tipo en América. Su nombre viene de “yaguara” un término de la lengua Tupí-Guaraní que significa el que caza de un salto. 

Le recomendamos: El documental Jaguar, voz de un territorio 

Para los habitantes de Chiribiquete, en la Amazonia, el jaguar era el hijo del Sol y durante siglos manifestaron su admiración y respeto por este felino. El libro Chiribiquete, la maloka cósmica de los hombres jaguar, de Carlos Castaño Uribe, describe de la mejor manera a este felino: 

“El Sol creó al jaguar para que lo representara en este mundo (...). Al jaguar le fue recomendado mantener, en la tierra, el orden, el equilibrio y la dualidad de su propia naturaleza. Él viaja todas las noches -en forma de constelación (Orión)- sobre la Vía Láctea, que es la canoa cósmica, desde la cual revisa que todos cumplan la ley de la naturaleza”. 

En Colombia habita en la Amazonia, Pacífico, Orinoquia y en la Sierra Nevada de Santa Marta. Foto: Panthera

Un día para honrar al jaguar

Desde hace dos años, el 29 de noviembre se convirtió en el único día del año en el que exclusivamente se honra la existencia del jaguar. La fecha fue creada en 2018 gracias a una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), WWF, Wildlife Conservation Society (WCS) y Panthera, como parte de Plan Jaguar 2030: Plan Regional para la Conservación del felino más grande del continente y sus ecosistemas.

Habita en 18 países de América Latina. En Colombia, por ejemplo, recorre la selva húmeda tropical del Chocó y el Amazonas. Además de las sabanas naturales de la Orinoquia y el bosque seco tropical. Está presente en 23 de las 62 áreas protegidas administradas por Parques Nacionales Naturales.

Le sugerimos: Estos son los grandes felinos que existen en Colombia

Sin embargo, factores como la destrucción masiva de su hábitat, la caza, el cambio climático y el tráfico ilegal de fauna, han puesto a este mamífero en grave peligro. Según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el jaguar es una especie catalogada globalmente como casi amenazada.

En países como Uruguay y El Salvador, por su parte, ya es catalogado como una especie extinta y en otros como Colombia y México está en peligro crítico de extinción. 

Desde 1976, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), prohibió la importación y exportación de felinos, lo cual disminuyó en gran medida la caza para fines comerciales de este animal. No obstante, la destrucción de su hábitat sigue en aumento y amenaza con exterminar esta especie.

En países como Uruguay y El Salvador ya es considerado una especie extinta. Foto: Panthera

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en los últimos 100 años el jaguar ha perdido aproximadamente 50 por ciento de su rango de distribución, especialmente en el Amazonas. 

En Colombia, por ejemplo, este felino enfrenta dos grandes presiones: la caza retaliativa, es decir, la que se da por el conflicto con los humanos. Esto ocurre cuando el jaguar se come al ganado u otros animales domésticos y, como represalia, las personas deciden matarlos. Y el segundo factor es la destrucción masiva de su hábitat para actividades económicas como la agricultura, ganadería o minería.

Su desaparición sería fatal para los ecosistemas. Este felino ayuda a mantener el equilibrio de los ecosistemas: controla las poblaciones de otras especies silvestres, ayuda a regenerar y estructurar los bosques, además de protegerlos en zonas de sabana natural. También protege el agua.

Puede leer: Emprenden cruzada para proteger ecosistemas claves del Caribe y la Orinoquia

Perder esta especie no es una opción y cada persona puede ayudar a protegerla. No desperdiciar agua y reciclar puede ser un gran aporte. Así como evitar que residuos tóxicos lleguen a los ecosistemas. Apoyar iniciativas de conservación del jaguar y conocer su importancia pueden contribuir en esta tarea.

El turismo del jaguar también es una excelente forma de conservarlo. En Colombia, por ejemplo, se puede hacer en la reserva natural La Aurora, en Casanare.

Noticias relacionadas