encuentro sostenible

Hoy en Encuentro SOStenible: La casa del curí

La cuenca del río Bogotá alberga 542 especies de animales y 169 de plantas, pero la contaminación amenaza su supervivencia. Recuperarlo es tarea de todos y el primer paso es reconocer su importancia. Conéctese a las 6p.m. para conocer algunas iniciativas para salvar el río.


* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.

Para muchos, el río Bogotá es sinónimo de contaminación, basura y malos olores. Un afluente muerto. Sin embargo, a pesar de su estado por cuenta de las 270 toneladas de residuos que recibe al mes, solo en la capital,  la biodiversidad aún se impone.  

Le puede interesar: 10 cosas que puede hacer desde su casa para cuidar el agua

A lo largo de sus 589.143 hectáreas, habitan 542 especies de animales y 169 de plantas, muchas de las cuales solo existen en la cuenca del Bogotá y que hoy mantienen con vida al cuerpo de agua más importante de la sabana. 

El río Bogotá es el afluente más importante de la sabana y uno de los más importantes de Colombia. Su recuperación empieza en casa, es por eso que los ciudadanos deben darle nuevamente la cara al río. Foto: Paola González-Ptar Salitre

El río Bogotá atraviesa 47 municipios, desde el nacimiento en el páramo de Guacheneque, en Villapinzón, hasta su desembocadura en el río Magdalena. Esto significa que a lo largo de sus tres cuencas (alta, media y baja), viven unas 12 millones de personas que dependen de sus servicios ecosistémicos, sociales e incluso económicos. 

Es por eso que la educación ambiental es fundamental para crear conciencia alrededor del Bogotá. Entender su importancia, su riqueza y biodiversidad es clave para que las personas se apropien de este cuerpo de agua y luchen por su recuperación.

Le recomendamos: EN VIDEO: Córdoba, el humedal que la comunidad salvó del cemento

En la siguiente entrega de Encuentro Sostenible estarán Martha Barros, jefe social de la planta de tratamiento de aguas residuales El Salitre (Ptar) y Paola González, residente ambiental del mismo consorcio. Ambas invitadas hablarán sobre los proyectos pedagógicos que tienen en la Ptar como La casa del curí y El aula del agua. 

La casa del curí es un espacio de educación ambiental que trabaja específicamente con la primera infancia. Esto, con el fin de crear conciencia en los niños por el medio ambiente y en particular por el río Bogotá. Además busca generar sentido de pertenencia en ellos para que cuando crezcan se apropien de su conservación y no le den la espalda. 

La casa del curí es un aula ambiental para niños a través de la cual buscan crear conciencia y sentido de pertenencia por el río para que cuando crezcan lo protejan y cuiden. Foto: Paola González - Ptar Salitre

A su vez, La casa del curí es un hogar de paso para diferentes especies rescatadas en medio de la obra o cuando hacen labores de búsqueda. Desde su inauguración en 2018 han encontrado 1.388 curíes, 49 ranas sabaneras, 57 serpientes sabaneras, 19 enjambres de abejas, tres de abejorros, una comadreja y dos tinguas. 

Puede leer: El primer respiro para el río Bogotá llegará en marzo

Cuando están en óptimas condiciones estos ejemplares son liberados. En caso de requerir un manejo especial para su recuperación, los trasladan a la Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres (URRAS), de la Universidad Nacional.

Por otra parte, el aula del agua también es un espacio de sensibilización que busca crear conciencia y sentido de pertenencia con el río, además de enseñar diferentes cambios de hábitos para evitar su contaminación.

Conocer la historia, recorrido, biodiversidad e importancia del río Bogotá es clave para luchar por su conservación. Foto: Ptar Salitre

Este espacio recibe a personas de todas las edades y a través de actividades y material didáctico les enseñan a los visitantes cómo es el río, su recorrido desde el nacimiento en el páramo de Guacheneque y su biodiversidad. 

También hay un museo de residuos sólidos que tiene como objetivo crear conciencia en los ciudadanos al ver toda la basura que llega al río. 

Para conocer más sobre estos proyectos, la Ptar, la biodiversidad del río y su importancia, no se pierda Encuentro SOStenible, este jueves desde las 6 de la tarde. Puede verlo por el Facebook de Semana Sostenible, Periscope y la página web de Semana Sostenible.