Tendencias
Kaavan permaneció durante 35 años en el zoológico de Islamabad. Foto: Aamir Qureshi/AFP

fauna

Kaavan, el elefante más solo del mundo, será libre para tener una mejor vida

Luego de permanecer 35 años en el zoológico de Islamabad, capital de Pakistán, ahora será trasladado a la selva de Camboya en donde se espera tenga una mejor calidad de vida. Obeso y con algunas afectaciones en sus patas, el solitario animal quedará libre en su hábitat natural.

Kaavan era un un pequeño elefante cuando Sri Lanka se lo regaló a Pakistán, en 1985. Treinta y cinco años después, es un paquidermo obeso, maltratado durante años, que ahora podrá por fin ser libre, fuera de un zoológico.

La justicia de Islamabad, indignada por el trato que reciben los animales del zoológico de esa capital, autorizó la evacuación de algunos de ellos, con la idea de que tengan una mejorcalidad de vida.  

Sin embargo, el resultado no fue el esparado y terminó siendo catastrófico. Dos leones murieron apenas los sacaron de su jaula, probablemente de estrés. Y unas cuantas avestruces no pudieron resistir los cambios y también fueron a parar al cielo de los animales maltratados.

La osa del zoo, por su parte, tiene un tumor, y da vueltas incesantemente en su minúsculo habitáculo. Con un poco de suerte, Kaavan podrá escapar a este siniestro destino. 

Su escapatoria será posible gracias a la intervención de una veterinaria estadounidense, Samar Khan, que quedó escandalizada ante su situación cuando visitó el zoo, hace años. "Me quedé horrorizada cuando supe que había estado encadenado durante 28 años", dijo a la AFP.

El elefante vivió desde 1985 en el zoológico de Islamabad, capital de Pakistán. Foto: Aamir Qureshi /AFP

La cantante de pop Cher también se unió a la causa, y tras una larga batalla legal de los defensores de animales paquistaníes, la justicia dio luz verde a la evacuación.

Le recomendamos: Pequeña musaraña con trompa de elefante reapareció en África

Desde 2012 se convirtió en una animal muy triste y solitario. Ese año, Saheli, su compañera, que había llegado al zoológico en 1990, murió como consecuencia de una gangrena y falta de cuidados. A partir de ese momento las peticiones de libertad por parte de los animalistas no se hicieron esperar; sin embargo, el tiempo pasaba sin resultados.

En 2016, se habló de la llegada de una nueva hembra, pero esto no ocurrió y por ello los expertos creen que su condición de soledad y tristeza pudieron haber causado consecuencias desastrosas para Kaavan, pues se trata de una especie que por naturaleza es sociable.

Condiciones de salud aceptables 

Un equipo de veterinarios durmió a Kaavan mediante flechas tranquilizantes, y tras un chequeo médico, el primero desde 2016, el animal será trasladado a la selva de Camboya. Sin embargo, su futuro es un interrogante.

"En general está en buenas condiciones físicas, pero totalmente obeso", explicó el veterinario jefe del equipo de rescate, Frank Goeritz, del grupo austriaco de defensa de los animales  Four Paws (Cuatro Patas) International.

"Pesa demasiado y sus patas están en un estado horrible", añadió. Para calmar al animal, el veterinario le fue cantando suavemente My way, de Frank Sinatra. 

Durante años, Kaavan fue sometido a una dieta de hasta 200 kilos de caña de azúcar al día. Privado de estímulos, el animal tiene un comportamiento "totalmente estereotipado", explica Goeritz. 

El elefante gira constantemente su cabeza y tronco durante horas, de un lado a otro. "Se aburre. Es innegable que necesita desafíos físicos y mentales", estima el veterinario, que ha curado elefantes en toda África.

El paquidermo fue valorado para determinar sus condiciones de salud antes de ser liberado. Foto: Aamir Qureshi /AFP

El equipo de Four Pawns construirá ahora una jaula para el traslado. Kaava deberá acostumbrarse a esta última "celda", antes de emprender su último viaje hasta Camboya.

Le sugerimos: Regocijo mundial: nacieron 140 elefantes en Kenia

Los zoos paquistaníes acostumbran a tener unas instalaciones mediocres, y los cuidados médicos son mínimos. El zoo de Peshawar (noroeste) sufrió un pavoroso incendio en 2018, poco después de su inauguración, que acabó con la muerte de 30 animales, entre ellos tres raros bebés de leopardo de las nieves.

La vida de Kaavan durante los últimos años fue muy triste, pues en su rutinaria estadía en el zoológico solía ser encadenado por las piernas permaneciendo en un corral muy pequeño. Según los funcionarios del zoológico, el animal era amarrado por presentar algunas tendencias violentas.

Por varios años, miles de activistas solicitaron reubicar al animal, sustentando que el prologando aislamiento social le había generado una enfermedad mental, por lo que consideraban que la salida del lugar y una posible reubicación podrían ayudarle a mejorar sus condiciones de vida. 

*Con información de AFP