Tendencias
Los caribúes es una de las especies que podría estar más amenazada con actividades petroleras en Alaska. Foto: Getty Images

medio ambiente

Canadá se opone a actividad petrolera en Alaska por severa amenaza a la fauna

El gobierno de este país se declaró en desacuerdo con la decisión de Donald Trump de permitir perforaciones petroleras en un refugio protegido en donde habitan cientos de especies, entre ellas, el caribú, osos polares y miles de aves.

Tras dos semanas de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobara perforaciones petroleras en un santuario protegido de Alaska, Canadá se unió a grupos ecologistas que luchan por salvaguardar a los caribúes, subespecie americana del reno, que se vería seriamente afectada por este tipo de actividades. 

El Departamento del Interior de Estados Unidos aprobó un proyecto tendiente a avanzar con perforaciones en la remota región ártica, en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico de Alaska, que limita con el Yukón. El secretario del Interior, David Bernhardt, dijo en una entrevista con The Wall Street Journal que los arrendamientos de perforación podrían subastarse antes de fin de año.

Desde entonces, grupos ecologistas e indígenas han presentado dos demandas en Estados Unidos para intentar bloquear el desarrollo industrial en el refugio ártico que alberga osos polares, caribúes y otros animales. 

El gobierno canadiense a través de una comunicación oficial que se ha opuesto durante mucho tiempo a la perforación en estas áreas -volviendo a la derrota en 2003 de una iniciativa de la administración de George W. Bush para abrirlo a la exploración de petróleo y gas- "debido al impacto potencial a la manada de caribúes puercoespín y los pueblos indígenas". 

Le recomendamos: Donald Trump aprobó actividades petroleras en santuario protegido

Según recordó la nota, Washington y Ottawa acordaron la conservación conjunta de los caribúes, una de las pocas manadas saludables en Canadá, y otras especies que cruzan la frontera entre Alaska y Yukón.

Dos parques nacionales canadienses, Ivvavik y Vuntut, que abarcan la vasta llanura costera de Yukon, fueron creados para proteger el hábitat de la manada junto al Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico. 

"La manada de caribúes puercoespín es invaluable para la cultura y la subsistencia de los pueblos Gwich‘in e Inuvialuit, y las áreas de parto del caribú puercoespín en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, en Alaska, son un lugar sagrado", dijo el ministro de Medio Ambiente, Jonathan Wilkinson. 

El oso polar es uno de los principales habitantes del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico de Alaska. Foto: Getty Images

El gobierno federal de Canadá, dijo a la AFP, está junto a los gobiernos locales e indígenas "en su compromiso con la conservación de la manada y su hábitat".

El programa de perforación alcanza a una zona costera de unos 70.000 kilómetros cuadrados, una superficie equivalente a Irlanda, a lo largo del océano Ártico en la mayor zona natural protegida del país, donde viven los osos polares y caribúes. La operación "podría crear miles de nuevos empleos", justificó Bernhardt a periodistas según el sitio The Hill. 

Le recomendamos: Trump, a punto de evadir controles ambientales para infraestructura

Esta decisión se produce luego de 30 años de insistencia de las compañías petroleras y dirigentes de Alaska para explorar los recursos de este refugio nacional. El Congreso autorizó la venta de concesiones petroleras en la zona en 2017.

El santuario alberga algunos de los animales salvajes más diversos y espectaculares del Ártico, entre ellos, 37 mamíferos terrestres, 42 especies de peces, ocho mamíferos marinos y más de 200 especies de aves migratorias y residentes.

*Con información de AFP