Tendencias

Home

Agenda

Artículo

La revista La Sátira, una publicación de humor con humor.
Una revista "de humor con humor" ilustrada por la artista y diseñadora María Elvira Espinosa.

entrevista

“Pensar la comedia por fuera del chiste, pero con gracia”

Por: Alejandro Pérez Echeverry

Junto con un grupo de entusiastas y profesionales de la comedia y el ‘Stand Up’, Juan Carlos Martínez armó el primer número de La Sátira, una revista virtual que plasma el humor en Colombia y mira a sus costuras. ARCADIA habló con él.

Esta semana que va llegando a su fin nos recordó una vez más la ausencia de Jaime Garzón, de las pocas personas en este país que desde el humor agitaron el pensamiento crítico de los colombianos y osaron hablarle al poder legal e ilegal desde ese prisma. Para bien o para mal, en su momento Garzón trascendió la comedia y sigue siendo esa figura a la cuál se compara todo nuevo fenómeno cómico en Colombia. Es un impulso natural, porque sin dudas fue un fuera de serie, pero es injusto en cierta medida: hay muchas más voces arando el terreno de la risa desde muchas perspectivas, voces que respetan lo hecho hasta ahora, a las figuras presentes y pasadas (no todo empezó con Garzón, claramente), pero saben que hay mucho por hacer. Y a eso se han dedicado, a hacer.

Una máquina del tiempo llamada ‘Beastie Boys Story’

Colombia tiene una considerable dosis de comedia, y en sus miércoles en la noche Canal Capital dedicará la serie ‘República de comedia’ a exaltar muchas de sus voces más conocidas, actuales e históricas, pero hay mucho más brotando. Por ejemplo, la revista virtual La Sátira. Esta, nueva, reciente, con ganas de hacerse fuerte, compila voces que tienen experiencia y consejos qué ofrecer, y suficiente recorrido en la creación de humor como para entender y analizar sus dinámicas. Estas voces suelen navegar por debajo de los grandes reflectores, que en algún punto dominó Andrés López y hoy acapara un personajes como Juanpis González (todo el mundo tiene derecho a aprovechar su cuarto de hora), pero la mirada está y el producto también.

“Creemos en una TV incluyente que muestre las cosas como son”, Edwin Salcedo

Hablamos con Juan Carlos Martínez, la punta de lanza de este proyecto que mira mucho más allá de su primer número.

¿Qué es ‘La Sátira’?

La Sátira es la apuesta por un nuevo medio en el que comediantes, ilustradores y personas interesadas en el humor expresan sus ideas, experiencias e impresiones sobre hacer reír. Está desarrollado para ser un espacio que invita a pensar la comedia por fuera del chiste, pero con gracia. De ahí nuestro eslogan: “una revista de humor con humor”.

¿Cómo nace, y cómo se construye este primer número?

La idea surge a comienzos del 2019 al detectar la carencia de un espacio donde los comediantes pudiesen dejar por escrito sus conocimientos e inmortalizarse dejando un legado para futuros comediantes. El proyecto nace a finales de marzo de 2020 cuando se realiza la alianza entre Juan Carlos Martínez (yo, administrador, creativo y comediante) quien trae la idea y María Elvira Espinosa (artista e ilustradora) que siempre había querido expandirse un poco más en ese mundo desde su nicho de diseño e ilustración.

El primer número se construyó en dos etapas.

Primero se conceptualizó y se desarrolló el producto de manera complementaria entre ambos, cada uno aportando desde sus talentos y visiones muy distintas. Yo aporté la seriedad y María Elvira el arte (jaja).

La segunda etapa empezó con la inclusión de Alejandro Hoyos (comediante y guionista) en el equipo como editor y columnista y la formación de un comité editorial multidisciplinar conformado por Alejandro Hoyos, Carla Reyes, Silvia Castañeda y Juan Miguel La Rotta. Es un proyecto exigente que ha todos nos ha permitido crecer y nos deja muchas enseñanzas. En el momento nos encontramos construyendo una segunda edición más innovadora y ambiciosa.

¿Por qué ahora? ¿Dinamizó la pandemia el proyecto o ya estaba en el tintero?

Todo pasa en su debido momento y consideramos que ahora es el momento. Estamos pasando por una pandemia en el que por el confinamiento la gente necesita mucho entretenimiento y si es educativo, de alta calidad y a su vez hace reír, mejor será su recepción. De hecho, muy probablemente si hubiéramos lanzado La Sátira a comienzos del 2019 no tendría la acogida, apoyo y atención que ha recibido hasta el momento.

Podríamos decir que el proyecto estaba en el tintero, sin embargo, al ver que hoy contamos con un equipo divertido, preparado y comprometido, nos atrevemos a decir que los “astros” se alinearon con la pandemia.

Háblenos sobre la ilustración… tiene una factura visual muy particular este primer número.

La parte de arte se construyó a partir de las discusiones entre los co creadores, de mi visión, que era en principio mucho más seria y sobria, y la más atrevida que tenía María Elvira. Nos decidimos por un concepto que mezcla la nostalgia de las caricaturas y los cuadernos de notas que todos teníamos y vimos de pequeños, una especie de mito fundacional de quien hace y consume comedia en nuestra generación.

El humor en Colombia, ¿cómo lo describe, qué destaca, qué falta?

El humor en Colombia es demasiado complejo y extenso como para sintetizar y lograr describirlo. Sin embargo, desde la revista creemos que es ‘un algo’ que está en proceso de construcción y que llegará a ser grandioso. Como medio queremos aportar fortaleciendo sus cimientos.

Afortunadamente desde hace 3 años vemos que ha crecido exponencialmente la comedia en el país bajo el formato de Stand-up comedy y cada vez son más los nuevos y viejos talentos que vemos brillar. Queremos destacar la capacidad que han tenido los espacios de humor y comediantes para mejorar, vemos con satisfacción como la escena se reta a seguir evolucionando. Aun cuando estamos en crisis por pandemia, gran parte ha logrado adaptarse e innovar bajo nuevos formatos.

¿Qué falta? Muy poco. Las cosas se están dando tanto a nivel nacional como latinoamericano. Sin embargo, dentro de este poco es común identificar la ocasional falta de empatía entre los agentes participantes y el mutuo apoyo, sobre todo con los que están empezando. Pero esto está empezando a cambiar.