ORGULLO COSTEÑO


Como asiduo lector de la columna de María Isabel Rueda, quiero aclararle su duda sobre la
vicepresidencia. La razón es simple y llanamente que el doctor Gustavo Bell es costeño y no cachaco. No le
interesa la publicidad sino servir al país. Jaime Ibáñez Arrázola Barranquilla