Con humor, específicamente con un meme, fue la forma que encontró la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, de reconocer que se equivocó al sugerirle a los ciudadanos que vendieran su carro como opción para evitar los dolores de cabeza por la movilidad en la ciudad y los impuestos.

“Los impuestos son por tener carro. Lo invito a que lo venda, use bicicleta, use transporte público o compártalo”, fueron las palabras que lanzó la mandataria local y las críticas a sus declaraciones no se hicieron esperar.

Así mismo, las redes sociales se inundaron de memes con la imagen de la alcaldesa sugiriendo que ante cualquier problema que haya en la capital del país, la solución es vender; y aunque esta serie de publicaciones lograron sacar más de una risa a los internautas, sin duda alguna, el principal trasfondo era cuestionar a la mandataria local, no solo por sus desatinadas declaraciones, sino también por los graves problemas de inseguridad que vive la ciudad.

Luego de que su frase se hiciera viral, a la alcaldesa Claudia López no le quedó más remedio que acudir a los memes para aceptar su error en lo que llamó una frase “desafortunada”.

En su cuenta oficial de Twitter, la mandataria local publicó un meme que hace alusión a la nueva temporada escolar que se avecina en la ciudad. “Si los útiles escolares están muy caros, vendan sus chinos”, se lee en el meme en donde aparece la imagen de la alcaldesa López.

En el trino, la burgomaestre insistió en que la mejor opción para mejorar la movilidad en la ciudad durante este 2022, es la de compartir el vehículo, pero en todo caso le pidió a la ciudadanía que “no vendan los chinos”.

De igual modo, la alcaldesa López aprovechó para destacar que hasta ahora va el segundo día del nuevo pico y placa en Bogotá y, hasta el momento, hay buenos resultados en movilidad y velocidad.

2022-01-13

Otros Confidenciales

VICKY EN SEMANA

Rodolfo Hernández y la lista de embajadas que por decreto acabaría: “no trabajan y lo volvieron un jubiladero de politiqueros”

El candidato presidencial aseguró que, en las embajadas que citó, abren a las 10:00 a.m. y la cierran a la 1:00 p.m. “Les ponen el sueldo y a dormir. No vuelven a responder por nada”, señaló.