Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/30/2019 12:00:00 AM

¿Es posible comer costillas con cuchara?

Sí, las ofrece el restaurante Vibo, en el hotel GHL de Villavicencio. Se trata de un plato que se cocina durante 72 horas a fuego lento y permite que, al final de la cocción, se pueda degustar a pedacitos y con cuchara.

Las costillas que se comen con cuchara en el restaurante Vibo en el hotel GHL de Villavicencio, Meta GHL rediseño la carta del restaurante Vibo, ubicado dentro del Hotel. Foto: Cortesía GHL

En lugar de desalentarse por la incertidumbre que generó en los gremios y sectores más importantes del departamento el cierre indefinido de la vía Bogotá-Villavicencio, el Hotel GHL desarrolló una serie de estrategias para ofrecerles a los metenses una verdadera experiencia al estilo llanero, sin que sea necesario ni siquiera estar hospedado en el hotel.

“Hace unos meses la montaña nos pegó un sacudón. No solo geográfico sino al interior de la compañía. Tuvimos que repensar cómo les estábamos llegando a nuestros clientes y nos dimos cuenta de que era el momento de enfocarnos en el mercado local y regional”, cuenta Nancy Díaz, gerente de mercadeo y ventas del Hotel GHL de Villavicencio.

Lea también: La Macarena, el único municipio del Meta certificado como destino sostenible

El primer proyecto fue la construcción de la Terraza. Un espacio para que los visitantes disfruten de los atardeceres de la región mientras se comen una parrillada, se relajan con una copa de vino o un coctel. Al mismo tiempo se inauguraron planes que incluyen servicios como spa, sauna y jacuzzi.

Otra de las estrategias se implementó en el restaurante Bistronomy by Rausch, operado por GHL y ubicado en el centro comercial Primavera Urbana, al norte de Villavicencio. La bautizaron ‘Tardeando al estilo Rausch’ y consiste en que cada tarde se ofrecen platos especiales como sodas artesanales, tortas, postres y cafés tipo exportación. Todo a un precio especial.

GHL también rediseñó la carta del restaurante Vibo, ubicado dentro del hotel, para rescatar y renovar los sabores de la región llanera. “Buscamos ser únicos y diferentes, pero a la vez, que la región fuera protagonista y así generar un verdadero impacto. Por eso, los productos que utilizamos son ciento por ciento locales”, explica Rubén López, chef del restaurante Vibo.

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.