cultura

Un reinado de talentos en Medellín

Medellín dejó de apoyar los reinados de belleza desde hace quince años para reconocer y resaltar los talentos de las paisas.


Hace 15 años se realizaba en Medellín un evento llamado Reinado Nacional de las Flores. Se llevaba a cabo en las primeras semanas de agosto, en medio de la Feria de las Flores. En ese reinado se premiaba a las mujeres más bonitas de la ciudad. En 2004, el reinado fue eliminado y se creó por decreto el Concurso Mujeres Jóvenes Talento –que es financiado con los recursos que antes se destinaban al certamen de belleza– y dejó de premiar la belleza física para pasar a reconocer y potenciar los talentos que tienen las mujeres de Medellín. Esto, unido al ejercicio de autorreconocimiento al que se exponen las ganadoras, al fortalecimiento de su iniciativa y a la exaltación pública, se convierte en una estrategia de la secretaría para generar las herramientas de autonomía y empoderamiento necesarias para prevenir las violencias.

Dejar de competir por la belleza y pasar a concursar por el talento significó darle una transformación a la cultura influenciada por el narcotráfico que tenía Medellín. Como una cicatriz de la mafia, a la mujer solo se le valoraba por su apariencia. “Al reconocer y exaltar el talento de las mujeres, sus capacidades y no sus figuras, ellas se convierten en referentes, en mujeres que desde el reconocimiento propio logran empoderar a otras mujeres; y esto, definitivamente, es una valiosa forma de prevenir las violencias basadas en género y los círculos de violencia que normalmente son tan difíciles de romper”, explica Valeria Molina Gómez, secretaria de las Mujeres de la Alcaldía de Medellín.

Este proyecto es uno de los pocos que han sobrevivido a los cambios de administración y que se han vuelto parte de la cultura ciudadana. A la fecha, 1.701 mujeres han participado. En abril de cada año se abre la convocatoria para aquellas que vivan en Medellín, tengan entre 14 y 28 años y estén ejecutando proyectos de transformación ciudadana en las categorías de liderazgo social, político y comunitario; deporte, ciencia, tecnología e innovación; medioambiente y sostenibilidad; artes, emprendimiento y –desde hace cuatro años– literatura. Los proyectos de las mujeres reconocidas son apoyados económicamente y resaltados de manera masiva.

Todas las jóvenes que se presentan al concurso deben hacer un proceso de formación en temas de género y empoderamiento, este es un requisito para completar la inscripción de sus iniciativas. “Ningún proceso de formación es en vano”, asegura Molina. La mayoría de participantes indican que lo que más valoran de Mujeres Jóvenes Talento es la formación que les ofrece, porque les permite reflexionar sobre su participación como mujeres en las transformaciones sociales.

Otro componente innovador para 2018 fue la creación de nodos que integran a mujeres –que han participado en el concurso y que hoy forman parte de la Red de Mujeres Jóvenes Talento– que trabajan temas de las mismas categorías mencionadas arriba con el objetivo de promover el reconocimiento del talento de las mujeres, presentar sus iniciativas a la ciudad y, lo más importante, crear una conciencia de género.