Tendencias
Un trabajador de la salud administra la vacuna para COVID-19 en Mumbai, India. (AP Photo / Rafiq Maqbool)
Un trabajador de la salud administra la vacuna para covid-19 en Mumbai, India. Foto: AP / Rafiq Maqbool. - Foto: AP

coronavirus

India aprobó una vacuna de ADN contra la covid-19 y sin aguja: así funciona

Es una de las primeras vacunas de este tipo que se aprueba para combatir el SARS-CoV-2.

La lucha contra la covid-19 continúa en todo el mundo. Mientras la mayoría de los países adelantan un plan de vacunación, las farmacéuticas siguen concentrando sus esfuerzos en entregar más biológicos que se sumen a esta batalla, así como medicamentos antivirales experimentales que podrían funcionar a futuro.

La multinacional de vacunas en la India Cadila Healthcare anunció este lunes que el país aprobó su vacuna de ADN ZyCoV-D, un desarrollo que ya cumplió con las tres primeras fases de ensayos clínicos y que demostró ser efectiva en un 66 % contra los contagios y síntomas graves de la covid-19.

De seguir con estos resultados cuando el biológico se suministre masivamente, sería la primera vacuna de ADN que muestra resultados duraderos y positivos en los humanos, pues pese a que se ha intentado en otra cantidad de medicamentos y vacunas, los desarrollos científicos con ADN han sido efectivos principalmente en los animales.

Hasta la fecha, esta vacuna –que necesita tres dosis– se ha probado en 28.000 voluntarios de 50 centros médicos en toda la India, mostrando buenos resultados y, según la farmacéutica, con capacidad de reducir los efectos de las variantes del virus, como la variante delta que se originó en este país.

Este tipo de vacunas de ADN también le enseña al sistema inmunológico del cuerpo a generar una respuesta defensiva contra el virus. Según el laboratorio, la ZyCoV-D contiene plásmidos o pequeños anillos de ADN con información genética que es suministrada entre las capas de la piel.

Y esta es la principal particularidad de la vacuna desarrollada en la India, pues no es necesaria una aguja tradicional para suministrar el líquido, ya que utiliza un inyector desechable sin aguja que, con un delgado chorro líquido, penetra en la piel y distribuye la sustancia en el tejido.

Los científicos han señalado que los plásmidos que contienen las dosis se encargan de transferir la información a las células y generan la “proteína espiga”, que es la que el virus utiliza para adherirse e ingresar a las células humanas.

Cadila Healthcare señaló que una de las principales ventajas de esta vacuna es que se puede conservar a temperaturas entre los -2 y -8 grados centígrados, una gran diferencia con otras vacunas como la de Pfizer que necesita ultracongelación, razón por la que su transporte y aplicación es menos compleja.

Al tiempo, se defiende que las vacunas de ADN son mucho menos costosas de fabricar, lo que abriría la puerta a que países con menos recursos puedan tener a su disposición más dosis para aplicar a sus ciudadanos, una lucha en la que se encuentran la OMS y el mecanismo Covax.

Los expertos han destacado que es un gran paso para la ciencia encontrar una efectividad superior al 50 % en una vacuna de ADN, aunque aseguran que es un método poco explorado en humanos y no podría confiarse del todo en su efectividad.

Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) denunció el avance de los países ricos hacia la tercera dosis de la vacuna anticoronavirus y aseguró que los datos no demuestran la necesidad de administrar una dosis de refuerzo ahora.

“Pensamos claramente que los datos actuales no indican que las dosis de refuerzo sean necesarias”, declaró la científica jefe de la OMS, Soumya Swaminathan, en rueda de prensa.

La responsable explicó que hay que “esperar que la ciencia diga cuándo se necesitan los refuerzos, para qué grupos de personas y para qué vacunas”. Desde un punto de vista “moral y ético”, la científica criticó que los países ricos administren la tercera dosis “cuando el resto del mundo espera su primera inyección”.

Estados Unidos anunció, poco después de sus declaraciones, una campaña de refuerzo de las vacunas de Pfizer y Moderna a finales de septiembre ante la inquietud de las autoridades por un descenso de la protección inmunitaria.

*Con información de la AFP.