Home

Cultura

Artículo

Portada del libro digital "Naturaleza común". Cortesía del Instituto Caro y Cuervo
Portada del libro digital "Naturaleza común". Cortesía del Instituto Caro y Cuervo - Foto: Portada del libro digital "Naturaleza común". Cortesía del Instituto Caro y Cuervo

libro

“Naturaleza común”: relatos íntimos de la guerra y la geografía colombiana

El libro digital recopila las historias de excombatientes, que narran su relación con la imponente naturaleza colombiana durante los años que fueron actores del conflicto armado. Cada una es una invitación a la reconciliación.

“Dicen los expertos que la geografía colombiana es ideal para la guerra, diseñada a la medida de las necesidades de la irregularidad. La guerra es, seguramente, la situación más extrema en la que pueden verse envueltos los seres humanos, así que requiere de escenarios igualmente extremos. Para cualquiera de los bandos enfrentados, el terreno tiene un carácter estratégico; de su conocimiento, manejo y capacidad de adaptarse a él depende en gran parte el éxito o derrota de los ejércitos,” comienza diciendo Manuela Marín en Terrenos, territorios, poblaciones. Ella es una de las nueve excombatientes que relata fragmentos de su experiencia de guerra en Naturaleza común.

Las historias son íntimas. Leyéndolas, el lector se siente el confidente de estas mujeres que le describen cómo lloraban todas las noches porque extrañaban la vida que habían dejado atrás; cómo se rebuscaban la manera de medio iluminar el camino cuando tenían que emprender largas caminatas nocturnas, a sabiendas de que el ejército les pisaba los talones, y cómo vivían en medio de una selva húmeda en la que el calor no mengua ni siquiera de noche, y a la que no entra el sol directamente por la espesa copa de los árboles.

“Ese primer año en las FARC fue muy duro. Recordaba a mi mamá constantemente, a pesar de que nunca estuvo presente y de que nunca me apoyó cuando más la necesité. Cada noche lloraba porque todo de lo que había escapado me estaba comenzando a faltar de otro modo. Procuraba no hacer ruido y me limpiaba las lágrimas tan pronto como salían, pero la memoria era una cosa abierta que me llenaba de promesas y decepciones. Arrojar y evadir, reír y llorar, volver a arrojar,” cuenta Disney Cardoso en La espiral del caracol.

Naturaleza común es el resultado de un laboratorio creativo dirigido por Juan Álvarez, escritor y docente del Instituto Caro y Cuervo, que convocó a firmantes de paz del partido Comunes para que narraran relatos de no ficción. Las historias debían contarles a los colombianos cómo aprendieron a convivir con la naturaleza colombiana; cómo enfrentaron el reto de la contundencia de sus cordilleras y de la aparente infinitud de sus desiertos.

“Al pensar en algo que resaltar del páramo llegan a mi mente fotografías que reflejan su esplendor y la armonía de su composición; la misma vegetación se extiende tantos kilómetros que la vista no alcanza a dimensionarla, ni siquiera cuando el cielo es azul y el sol brilla y quema la piel al instante, mucho menos cuando la espesa niebla cae, pues te impide ver a más de dos metros de distancia cualquier cosa. Allí siempre fue fácil perderse, quedarse de las marchas o disgregarse, sobre todo para quienes nacimos en las ciudades,” cuenta Marín.

El Instituto Caro y Cuervo y el Centro de Memoria Paz y Reconciliación presentarán el libro el jueves 4 de marzo a las 4pm. En el evento -que se podrá ver gratuitamente a través de las redes sociales de ambas entidades- participarán Juan Álvarez y las autoras de las historias: Doris Suárez Guzmán, Manuela Marín y Karen Pineda.

Cuentan los del Instituto Caro y Cuervo, que la idea de la temática del libro vino de largas reflexiones sobre una serie de preguntas, entre ellas, ¿cómo ocurrió que el medio ambiente fuera víctima, pero también beneficiario paradójico del conflicto armado en Colombia? ¿Es posible pensar la naturaleza y la protección de la biodiversidad como consenso para la reconciliación?

Naturaleza común está disponible gratuitamente a través del siguiente enlace. “Vale aclarar que el contenido de este volumen digital de relatos de no ficción no representa la opinión del Instituto Caro y Cuervo o del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, entidades gestoras del laboratorio creativo a partir del cual estos relatos fueron escritos,” explica el comunicado de prensa.

Le recomendamos: