startups

Esta es la mujer que fundó una empresa que ahora vale más de US$1.000 millones

Silvina Moschini convirtió su proyecto en un unicornio y logró un hito en América Latina que, espera, inspire a más mujeres. Esta es su historia.


Convertirse en un unicornio es probablemente una de las metas más grandes de los emprendedores a nivel mundial.

Esta categoría encierra a aquellas compañías que, siendo muy jóvenes, lograron una valuación de mercado de al menos 1.000 millones de dólares y que además no han salido a cotizar en la bolsa.

El término se popularizó en Estados Unidos con empresas como Uber, Airbnb y Snapchat. En Latinoamérica, hace algunos años se presentaron varios casos, pero es Brasil el que más unicornios registra. El caso más emblemático es Nubank, el neobanco fundado por el colombiano David Vélez y que hoy es un decacornio, pues está valorado en más de 10.000 millones de dólares.

En Colombia también hay representantes. Por ejemplo, está LifeMiles, el primero en registrar la marca. Recientemente se le sumó Rappi, que ahora está valuada en más de 3.500 millones de dólares.

Pero además de tener en común las cifras, estas startups tienen otro aspecto que las caracteriza: la mayoría son fundadas por hombres.

Si bien hay algunas cuentan con mujeres en sus equipos fundadores, lo cierto es que no muchas son o están siendo lideradas por ellas. La brecha de género está presente en el mundo del emprendimiento y los nuevos modelos de negocio.

Alta tasa de fracasos

Según el estudio Inversión con lentes de género: cómo las finanzas pueden acelerar la igualdad de género para América Latina y el Caribe, del BID, Latinoamérica tiene la segunda tasa más alta de fracaso de compañías que son propiedad de mujeres a nivel mundial. La principal razón, aseguran, es la falta de acceso a capital.

Afirman que la brecha de crédito en la región alcanza los 5.000 millones de dólares para microempresas fundadas por ellas y de 93.000 millones para pymes. También resaltan que la industria de inversión de impacto ha inyectado solamente 10 por ciento de su capital a estas empresas.

Además, solo el 5 por ciento de las startups en etapa temprana de mujeres acceden a financiación, frente a un 16 por ciento de los hombres.

Esto ha dificultado, en gran medida, que las mujeres ocupen un lugar en esa grande lista de unicornios mundiales. Pero no significa que no lo puedan hacer y en Latinoamérica ya hay una representante del género femenino que lo logró.

Se trata de Silvina Moschini, comunicadora y relacionista pública dedicada desde hace algunos años a emprender en el mundo tecnológico.

Esta argentina es la CEO y fundadora de SheWorks!, una empresa de impacto social que promueve la inclusión masiva de las mujeres en el mercado laboral, en formatos flexibles basados en tecnología. Es miembro de la prestigiosa red de emprendedores Endeavor y forma parte de la agenda de colaboradores del Foro Económico Mundial.

Moschini es también fundadora de SheWorks! una empresa de impacto social que promueve la inclusión masiva de las mujeres en el mercado labora en formatos flexibles basados en tecnología.
Moschini es también fundadora de SheWorks! una empresa de impacto social que promueve la inclusión masiva de las mujeres en el mercado labora en formatos flexibles basados en tecnología. - Foto: Francisco Córdoba

Y también es la presidenta y fundadora del primer unicornio liderado por una mujer en América Latina, TransparentBusiness.

Esta es una solución basada en la nube, que permite la gestión de equipos remotos y que resuelve los tres desafíos asociados a esta modalidad de trabajo: la confianza, la colaboración y la responsabilidad por los resultados.

“TransparentBusiness es un Software as a Services que busca mejorar la productividad y la relación de las empresas con sus colaboradores vía remota. Desde allí pueden hacer seguimiento a los objetivos, las tareas que deben cumplir los colaboradores, las herramientas que usarán y cuándo deben realizar los entregables”, afirmó Moschini.

Emprender: todo un reto

Moschini contó a SEMANA que TransparentBusiness nació gracias a su espíritu y ganas de desarrollar una solución que facilitara el trabajo remoto, el cual empezaba a ser parte de su vida.

Junto con su exesposo, Alex Konanykhin, se mudaron a Verona, Italia, donde concibieron una empresa remote first, es decir, 100 por ciento remota, sin oficinas físicas para dar respuesta, de manera eficiente, a un equipo distribuido en varias partes del mundo.

“Teníamos más de 300 colaboradores situados en distintos lugares como Ucrania, Argentina, Colombia, México y Estados Unidos. En plena crisis de 2008 nos vimos forzados a repensar cómo hacer más eficientes nuestras operaciones”, dijo.

Silvina Moschini y Alex Konanykhin, fundadores de TransparentBusiness
Silvina Moschini y Alex Konanykhin, fundadores de TransparentBusiness - Foto: Ryan Cleek

En un principio, TransparentBusiness era una herramienta pensada para solucionar los problemas de la compañía, pero como buena emprendedora, Moschini se dio cuenta de que esta podía evolucionar y convertirse en un instrumento para muchas compañías más.

Sin embargo, no fue fácil luchar con dos cosas: el trabajo tradicional y el hecho de ser mujer. Afirma que encontró barreras como la idea de los líderes empresariales de que para ser productivos tenían que medir las hora/silla de sus empleados o la falta el acceso a la financiación, clave para ayudar a crecer su empresa.

Pero como muchos emprendedores, Moschini no se quedó quieta y buscó alternativas para conseguir recursos que le permitieran crecer su compañía y cumplir con las proyecciones previstas.

Así, por el lado de la financiación llevaron adelante una Oferta Global Privada de Acciones, a través de la cual inversionistas de todo el mundo podían convertirse en aliados de la compañía, con una inversión de 5.000 dólares en adelante. Gracias a esto la compañía recaudó 15 millones de dólares y suma a su lista de inversionistas a gigantes como Morgan Stanley, JP Morgan, Bank of America, Barclays, Citigroup, IBM, Microsoft, entre otros.

Y hoy gracias a esta estrategia que como ella menciona “buscaba hackear” el sesgo de género en el financiamiento de Ventures Capitals, Moschini llevó a TransparentBusiness a convertirse en una de las 488 compañías con el estatus de unicornio.

Esto se dio por dos razones. Primero, lograron recaudar más de 20 millones con una oferta privada inicial. Segundo, la pandemia tuvo un impacto positivo en la compañía. “La pandemia fue nuestro gran acelerador y nos convirtió en un unicornio”, dijo.

En medio de la pandemia, la compañía fundada por Moschini ha tenido un crecimiento exponencial. Ella contó que solo entre junio y julio presentaron un incremento de 11X y han logrado una importante expansión global con clientes distribuidos en más de 100 países. Algunos de ellos son Telcel, MasterCard, el Banco Interamericano de Desarrollo y Pepsico.

“Las mujeres tenemos varios superpoderes. Estamos preparadas, tenemos determinación y trabajamos como locas para lograr lo que queremos. Somos resilientes y nunca tomamos un ‘no’ como respuesta. Creo que esto, junto con el hecho de contar con personas que te apoyan y creen en ti, es clave para que las mujeres sigamos ganando terreno en el mundo empresarial y logremos hackear esos sesgos que muchas veces nos cierran las puertas sin justa razón”, dijo.

TransparentBusiness espera lanzar su oferta pública inicial en 2021, seguir creciendo y desarrollar más soluciones que no solo favorezcan a las compañías que trabajan en vía remota, sino que también ayuden a las mujeres a ganar más cancha en el mundo empresarial y tecnológico.