empresas

¿Cómo funcionarán las nuevas eco-reservas que tendrá este año Colombia?

Estarán en Meta, Casanare, Córdoba, Boyacá, Santander y Cundinamarca.


El Grupo Ecopetrol, con el apoyo del Instituto Humboldt, anunció recientemente la creación de nueve áreas adicionales de conservación que contribuirán a proteger la biodiversidad y la oferta de servicios ecosistémicos en distintas regiones del país.

Se trata de nueve eco-reservas ubicadas en predios de Ecopetrol, Hocol, Cenit y Oleoducto Bicentenario en los departamentos de Meta, Casanare, Córdoba, Boyacá, Santander y Cundinamarca, que se suman a las seis eco-reservas anunciadas en 2021. De esta manera, se completan 15 zonas de protección que suman, en total, más de 15.000 hectáreas.

La más reciente entrega fue la Eco-reserva Centenario La Pacora, en Barrancabermeja, Santander, en el marco de la celebración del primer centenario de la refinería de Ecopetrol en esta ciudad.

¿Qué son las eco-reservas?

La red de eco-reservas tiene como objetivo proteger la flora y fauna de las regiones, así como promover la conectividad entre ecosistemas, el desarrollo sostenible de los territorios y la mitigación de los efectos y adaptación al cambio climático.

“Esta es una iniciativa pionera en el sector del petróleo y gas a nivel nacional e internacional, que demuestra cómo comunidades, naturaleza e industria pueden convivir en un mismo espacio y aunar esfuerzos para conservar la flora y fauna de un país tan megadiverso como el nuestro”, afirmó Santiago Martínez, gerente de Sostenibilidad y Descarbonización de Ecopetrol.

En estas áreas se construyen planes para fomentar la biodiversidad en los territorios a través de acciones de conservación, restauración, uso sostenible o generación de conocimiento.

Además, se promueve la conectividad entre ecosistemas a través de corredores biológicos que facilitan el desplazamiento de especies entre hábitats, con el fin de repoblar áreas y crear nuevas comunidades biológicas.

La protección de bosques, humedales, esteros y ciénagas, entre otros ecosistemas, genera una mayor adaptabilidad ante eventos de climas extremos como sequías y temporadas de lluvias, dado que estos ayudan a regular los ciclos naturales del agua.

Esta iniciativa de conservación es parte del convenio Fibras, una estrategia del Instituto Humboldt y Ecopetrol para la planificación y gestión de la biodiversidad y sus contribuciones al bienestar, a partir de información de base científica.

De acuerdo con Juliana Cortés, líder del componente de Red de Eco-reservas de la estrategia Fibras, “las Eco-reservas van a permitir reconocer la conservación efectiva fuera de las áreas protegidas, además de conservar áreas importantes para la biodiversidad y los servicios ecosistémicos y pueden aumentar la representatividad ecológica, la conectividad y actuar como zonas de amortiguación de áreas protegidas”.

Esta red también ofrece beneficios para las comunidades cercanas a estas áreas de conservación, a través del fomento de alternativas de sustento sostenible como negocios verdes y la incorporación de mejores prácticas en ganadería y agricultura.

“A nivel de la empresa, esta figura aporta a la repartición de responsabilidades o corresponsabilidad en los procesos de conservación, apoya los cumplimientos de los objetivos estratégicos de Ecopetrol y contribuye al cumplimiento de los objetivos de conservación del país”, concluyó la investigadora.

Así mismo, la protección y mejora de los servicios ecosistémicos permite la provisión de agua, así como actividades de recreación, ecoturismo y comercialización de productos no maderables (frutos, semillas hojas, etc.).

La meta del Grupo Ecopetrol es contar con 50 eco-reservas en el año 2030, en línea con su plan de descarbonización y transición energética.