nación

Competencia de Justo & Bueno va tras los locales donde están las tiendas

La competencia está buscando a los dueños de las bodegas que están arrendadas para Justo & Bueno.


Mientras, por un lado, se ve una luz para salvar a Mercaderías S. A. S., que operan Justo & Bueno, por el otro aparecen nuevas trabas y estrategias para buscar eliminarlo dentro de la competencia de este tipo de mercado.

En este sentido, se conoció que a algunos dueños arrendatarios de los locales donde estaban operando algunos Justo & Bueno les está ‘coqueteando’ la competencia, con el fin de poder abrir en estos locales comerciales sus puntos de venta y comercialización.

Con respecto a la información anterior, se estableció de manera extraoficial que los mismos corredores inmobiliarios son los que están llegando a los propietarios para persuadirlos y, de esta manera, que corten relación comercial con Justo & Bueno y se cambien de bando hacia los competidores. Para que esta situación se dé hay que tener en cuenta que no haya una cláusula de prima de acreditamiento entre el arrendador y el arrendatario.

Por otra parte, desde los arrendadores se conoció que hay incertidumbre por el futuro de Justo & Bueno, por lo que algunos de ellos piensan finalizar relaciones comerciales con los nombrados previamente, paso que abriría las puertas a negociaciones con las competencias inmediatas.

A esta nueva batalla por seguir en pie cabe sumarle que algunos trabajadores están exigiendo que se liquide la compañía.

Aparece otro inversionista interesado en salvar a Justo & Bueno

Cuando parecía que la liquidación era la única salida para Mercaderías S. A. S., que opera en Colombia bajo el nombre de Justo & Bueno, aparece un nuevo inversionista que está interesado en adquirir e invertir en la compañía con el propósito de salvarla y, al parecer, esta vez no se trata de un “cuento chino”.

Este inversionista tiene interés en reactivar, estabilizar y sacar adelante a Justo & Bueno por medio del aporte de fondos para la recapitalización y del establecimiento de un plan estratégico, buscando con ello el salvamento de la compañía.

“El potencial inversor tiene interés de adquirir e invertir a título de capital el 100 % del valor exigido por el Decreto Ley 560 de 15 de abril de 2020, así como los recursos financieros para llevar a cabo el relanzamiento de la compañía”, aseguró la firma Deloitte, que fue contratada para cerrar el negocio.

Con esta operación, este inversionista “salvador” busca continuar con el desarrollo del canal y la compañía, así como retornar la confianza del mercado en cabeza de Lobbying & Consulting, como representante de los proveedores de la canasta básica.

Adicionalmente, busca mantener la generación de empleo y normalizar la relación con los actuales afectados, empleados, proveedores, arrendadores y demás involucrados, todos ellos indispensables para el restablecimiento de la operación y del giro ordinario de Justo & Bueno.

El interesado en salvar Justo & Bueno asegura que estaría en capacidad de realizar la oferta en la fecha que determine la Superintendencia de Sociedades y previo al cumplimiento de los requisitos que procedan. Sin embargo, para poder formalizar y cumplir con la oferta, pidió la información financiera actualizada, certificada y requerida para preparar un modelo financiero del negocio y poder estimar los flujos de inversión que requiere la compañía.

Además de que la Supersociedades permita el ingreso de los funcionarios y asesores de este inversionista al cuarto de datos de la compañía que se está organizando, y que presente formalmente el informe que le ha exigido el juez del concurso sobre la composición del pasivo y del activo verificado.