empresas

Los retos y oportunidades del próximo gobierno en materia de e-commerce

Expertos aseguran que poco a poco el mercado se traslada hacia este modo de comercio.


La pandemia lo cambió todo y de eso no cabe duda al ver la nueva realidad con la que se mueve el comercio y mercado financiero en Colombia y el mundo. El confinamiento les enseñó a muchas personas que se puede comprar por internet y que ya no es necesario, en muchos casos, acudir a la presencialidad para hacer las diferentes diligencias del día a día.

Expertos concuerdan actualmente en que el e-commerce es un fenómeno de la economía contemporánea que no se detiene. En Colombia, según datos revelados por la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), en el último año, las ventas en línea crecieron 40 % en comparación con 2020 y alcanzaron una cifra de 40 billones de pesos.

Tal es su crecimiento que hoy es un sistema clave para la operación de pymes y compañías, gracias a las facilidades que ofrece en términos de captación de usuarios, incremento de utilidades, omnipresencia y recopilación de data, así como de integración con metodologías como el dropshipping, que genera eficiencias en los procesos logísticos de las mismas.

Luis Ramos, cofundador de Dropi (plataforma especializada en este tema), aseguró que todo lo que está pasando en materia de comercio digital en el país plantea un escenario de retos durante los próximos años, en los que Colombia tendrá un nuevo presidente de la República.

La covid-19 hizo que en Colombia se incrementaran en 71 por ciento el número de personas que trabajan desde sus casas.
La covid-19 hizo que en Colombia se incrementaran en 71 por ciento el número de personas que trabajan desde sus casas. - Foto: Cortesía Compensar

“El dropshipping, desde que comenzó a desarrollarse en Colombia, ha representado un avance importante en comercio electrónico para el país; sin embargo, en 2022 se ha fortalecido mucho más, debido a que las personas tienen mayor acceso a material como cursos, diplomados, blogs especializados, entre otras herramientas online que les permite potencializar estrategias y habilidades”, explicó Ramos.

Este experto aseguró que sin importar su pensamiento o línea ideológica, uno de los principales trabajos que tendrá quien llegue a la Casa de Nariño, en materia de comercio, es mantener el dinamismo del e-commerce, que ha permitido que muchas personas puedan emprender y generar nuevos puestos de trabajo.

“Para esto se debe empezar por garantizar la inclusión financiera, ya que esto es determinante para el buen desarrollo del comercio electrónico y otras actividades económicas del país. Uno de los medios de pago más utilizados en las compras virtuales es la tarjeta de crédito y en 2019 tan solo el 27 % de la población adulta había adquirido este medio de pago, lo que impacta los procesos de digitalización. Así que se requiere fortalecer y vincular a la población colombiana a los canales de pago digitales”, agregó.

Este experto aseguró que, con el paso de los años, los consumidores se han vuelto más exigentes y hoy demandan experiencias de compra personalizadas, rápidas, flexibles y precisas; por lo tanto, el comercio electrónico necesita una mayor atención, no solo desde lo corporativo, sino también desde la política pública.

Comercio electrónico (Getty)
Comercio electrónico (Getty) - Foto: GettyImages/E+/PeopleImages copia

“El panorama en el país está marcado por una gran brecha entre las ciudades principales y las regiones como Vaupés, Vichada, Amazonas, Guaviare, Guainía, Putumayo, San Andrés, La Guajira y Cauca, que para 2019 contaban con cinco o menos accesos por cada 100 habitantes. Por lo tanto, el país necesita reducir este margen y de esta forma, aumentar el índice de consumidores que compran y venden a través de los escenarios digitales”, dijo el cofundador de Dropi.

Un tercer punto clave en los retos para el próximo presidente de la República, según Luis Ramos, es mejorar la confianza del consumidor hacia las transacciones digitales, ya que con la pandemia, una amplia parte de la población colombiana se animó a comprar por primera vez a través de una plataforma digital, sin dejar de lado la preocupación por la seguridad de los datos personales y bancarios al realizar las transacciones en línea.

“Hacer frente a este desafío es un trabajo conjunto. Por una parte, los comercios electrónicos deben invertir en mecanismos y tecnologías como Dropi para proteger la información de sus usuarios, y por otro, los gobiernos deben fomentar la implementación de estos para consolidar un ecosistema de e-commerce más robusto”, explicó Ramos.

Por último, este experto sostuvo que también se deben reforzar los sistemas de logística en el comercio electrónico, teniendo en cuenta que actualmente los altos costos, las demoras en las entregas, un nuevo consumidor más exigente, enfocado en la practicidad, son algunos de los aspectos a fortalecer.