Revisar los extractos del ahorro pensional es una buena práctica y a quienes ven rentabilidades negativas, se les recomienda tener paciencia y no asumir pérdidas innecesarias.
Expertos aconsejan que para tener una vejez tranquila y con seguridad financiera, se debe comenzar desde muy joven a cultivar la cultura del ahorro y hacer un adecuado manejo de los ingresos o el dinero. - Foto: getty images

finanzas

Experto de JP Morgan, el banco más grande de Estados Unidos, explica cuáles son los peores errores financieros

No saber gestionar las deudas, ni administrar bien los ingresos, entre las equivocaciones que pueden generar costos a futuro y que pueden comprometer el disfrute de la vejez.

Tener una vejez tranquila, con seguridad financiera, es la meta de todo ser humano. Sin embargo, para lograr ese objetivo, se requiere que a lo largo de la vida productiva se tomen decisiones acertadas a nivel financiero que garanticen un retiro o jubilación digna.

Esta razón motivó a la experta en finanzas, Anne Lester, quien trabajó por muchos años en JP Morgan Asset Management -división de JP Morgan, el banco más grande de Estados Unidos- a revelar para el medio estadounidense ‘CNBC’, los seis errores financieros que cometen las personas, en especial, aquellos que se encuentran o se consideran activos laboralmente (mayores de 30 años) y que están llamados a construir su ahorro para gozar, sin dificultades, de los “años dorados”.

De acuerdo a Lester, un primer error es no tener un fondo de emergencia. Es decir, ese ahorro que se hace como contingencia para responder ante cualquier eventualidad y que se saca de los ingresos, ya sean del salario o de fuentes alternas a la principal. Allí, la experta, recomienda que ese fondo debe proyectarse para que cubra un determinado periodo, el cual, crea la persona que estará o tendrá alguna dificultad.

Así mismo, sugiere que este capital se guarde una cuenta de ahorro, no de inversiones, ya que la liquidez debe ser inmediata y no puede haber riesgo de volatilidad.

Un segundo error es “no contar con los recursos necesarios”, que suele ser el común denominador para quienes quieren comenzar a ahorrar. Al respecto, Lester aconseja que una forma de tener recursos para ahorrar es evitar caer en gastos innecesarios, a esto, sugiere la adquisición de un seguro, que se convierte en un respaldo económico en caso de una situación inesperada.

Entre los principales seguros que la experta recomienda tener se encuentran el de vida, el de salud, el de discapacidad y el de vivienda.

Como tercer error, indicó la experto el no saber gestionar las deudas, en especial, si se adquieren a través de productos crediticios, donde el pecado común que la mayoría comete es comprar un producto y pagarlo a un determinado número de cuotas, que por los interés generados, termina saliendo más costoso que haberlo comprado a través de un solo pago.

Para evitar este mal habito, Lester aconseja prudencia y conciencia frente a la capacidad de pago, para que aquello que se desea comprar no salga más caro que la compra misma, pero, sin duda, la mejor decisión es analizar si realmente eso que se quiere comprar es una necesidad o simplemente un capricho, si es lo último, opte por ahorrar ese capital.

En cuanto lugar, y que a su vez, es uno de los mayores errores financieros que comenten las personas, es pensar sólo en el corto plazo. Es decir, no tener una visión o proyección de varias décadas sobre lo que se quiere alcanzar, y más bien, se opta por satisfacer coyunturas del momento presente, que terminan teniendo sus repercusiones en los años venideros. Aquí, lo fundamental es aplicar la frase: guardar dinero desde ya, debido a que cada peso que se desperdicie o despilfarre, será un faltante cuando se tenga 50, 60 y 70 años.

Y por último, la experta en finanzas reveló que si bien, comprar un inmueble y/o adquirir un carro, es una buena decisión de compra, no siempre son garantías de estabilidad financiera; debido a que el administrarlos también requiere de la disposición de recursos que pueden ser dirigidos a compensar otras necesidades. Por ello, para una buena salud financiera, y para acumular dinero para una vejez tranquila, ser austeros sin llegar a los extremos, es una buena opción para saber en qué gastar el dinero.