petróleo

Reservas de petróleo en EE. UU. suben y dan un respiro al mercado

Esta noticia hace contrapeso a los recientes anuncios de la Opep+ para este mes.


Según datos del miércoles de la Agencia de Información de Energía (EIA), para sorpresa de los analistas que esperaban una leve baja, las reservas comerciales de petróleo de Estados Unidos subieron la semana pasada.

En la semana cerrada el viernes pasado, el país acumulaba 426,6 millones de barriles, 4,5 millones de barriles más que siete días antes. Los analistas esperaban que las reservas se redujeran en 1,5 millones de barriles.

Esta noticia sin duda calma los mercados, luego de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo anunciara que también aumentará su producción para agosto, aunque levemente, algo que hace pensar a muchos en un posible desplome de los precios internacionales del crudo.

Los países exportadores de petróleo de la OPEP+ decidieron el miércoles aumentar levemente el ritmo de producción, pese a la presión de Estados Unidos para que abrieran el grifo del crudo con el objetivo de contener el aumento de los precios. Este grupo, formado por 23 países liderados por Arabia Saudita y Rusia, acordó un aumento para el mes de septiembre de “100.000 barriles diarios”.

Un número claramente inferior al aumento de 648.000 barriles diarios anunciados tanto para julio como para agosto y de 432.000 en meses anteriores. Los precios del crudo subieron de inmediato, “para decepción del presidente estadounidense”, dijo a la AFP Tamas Varga, analista de PVM Energy.

Edward Moya, de Oanda, se refirió con ironía “al menor aumento de la historia de la OPEP+”, que “ayudará poco a superar la actual crisis energética global” y explicó que “la administración de Biden no estará contenta”, prediciendo “un revés en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita”.

Otros expertos, como Stephen Brennock de PVM Energy, lo vieron, en cambio, como “una medida simbólica para apaciguar” a Biden, quien hace algunas semanas estuvo recorrió gran parte de estos países, buscando alternativas para que desde allí aumentaran la producción y el crudo que sale al mercado, con el fin de bajar su precio.

Un petróleo por los aires ha sido uno de los factores que más ha golpeado la inflación en los Estados Unidos, puesto que se refleja en el precio de los combustibles, uno de los ítems que incide con fuerza en el aumento del costo de vida, y por ahora lo mantiene entre en su punto más alto de los últimos 40 años.

Sector de servicios empieza a dar señales de crecimiento en EE. UU.

El crecimiento de la actividad de servicios en Estados Unidos se aceleró en julio por primera vez en cuatro meses, según el barómetro de la asociación comercial ISM publicado el miércoles.

El índice subió al 56,7 %, lo que supone un ascenso de 1,4 puntos porcentuales con respecto a junio pese a que los analistas esperaban una disminución hasta el 53,8 %. Los componentes del índice que más se aceleraron fueron los que miden los nuevos pedidos (+4,3 %), los inventarios (+3,9 %), la actividad empresarial y la producción (+3,8 %) y las exportaciones (+2 %).

En cambio, los que miden los precios (-7,8 %), las entregas de los proveedores (-4,1 %) y las existencias (-2,5 %) se han ralentizado.

El ligero aumento del crecimiento del sector servicios está relacionado con un incremento de la actividad empresarial y de los nuevos pedidos”, resumió en un comunicado Anthony Nieves, que presidió la encuesta.

“Los problemas de disponibilidad en el transporte terrestre, la limitación de la mano de obra, la escasez de diversos materiales y la inflación siguen pesando sobre el sector de los servicios”, aseguró Nieves.

Según Oren Klachkin, de Oxford Economics, el indicador de julio “tiene noticias alentadoras sobre el estado de la economía de cara al primer semestre de 2022″.

Pero el analista advierte que en los próximos meses “la actividad de los servicios será más bien escasa, ya que la elevada inflación, el endurecimiento de las condiciones financieras, los problemas de suministro, un sentimiento más negativo y una ralentización del gasto frenarán el crecimiento”.

*Con información de AFP.