petróleo

Reservas de petróleo en EE. UU. volvieron a caer | ¿Seguirá subiendo el precio del crudo?

Estos resultados aumentan la preocupación por las discusiones en Europa por el gas ruso.


Las reservas comerciales de petróleo de Estados Unidos cayeron inesperadamente la semana pasada, según las cifras publicadas el miércoles por la Agencia de Información sobre Energía (EIA).

En la semana que terminó el 15 de julio, los stocks de crudo cayeron en 400.000 barriles, mientras que los analistas esperaban un aumento de 2 millones de barriles.

Estos resultados atizan el miedo entre los inversionistas por una posible alza en los precios internacionales del petróleo, tras la fallida gira de Joe Biden por Oriente Medio, en la que buscó calmar los ánimos entre los países petroleros, con el fin de frenar la volatilidad en este mercado.

Cabe recordar que los precios del petróleo volvieron subir ayer martes, 19 de julio, por cuarta jornada consecutiva por una conjunción de factores, entre los que sobresale la perspectiva de anuncios ambientales del presidente Biden el miércoles, que el mercado teme que afecten la oferta de crudo.

El precio del barril de Brent del mar del Norte para entrega en septiembre ganó 1,01 %, a 107,35 dólares. En tanto, el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en agosto ganó 1,57 %, a 104,22 dólares.

Como al comienzo de la semana, el crudo se benefició de un debilitamiento del dólar. Cuando el billete verde cede, el barril ―cotizado en dólares― se abarata para inversores en otras monedas.

“El mercado se preocupa por el presidente, ya que debe anunciar medidas sobre el clima el miércoles”, explicó Phil Flynn, de Price Futures Group.

Luego de admitir que no podría aprobar su programa ambiental en el Congreso, el presidente actuará por decreto.

“Cada vez que (Biden) hizo algo por el clima, los precios del petróleo subieron”, remarcó Flynn, quien mencionó la detención del proyecto de oleoducto Keystone XL o la moratoria sobre los permisos de perforación en tierras públicas por 16 meses.

Precisamente, la guerra entre Rusia y Ucrania es el factor que hoy ha despertado los temores en los diferentes mercados internacionales, prueba de eso está en Wall Street, que abrió con resultados dispares, con los inversores aplacados por nuevas incursiones militares rusas en Ucrania y por el deseo de Europa de reducir su consumo de energía rusa.

A pocos minutos de la apertura, el índice principal, el industrial Dow Jones, perdía 0,25 %; el Nasdaq, de fuerte composición tecnológica, avanzaba 0,22 %, y el índice ampliado S&P 500 ―de las principales 500 empresas en bolsa― bajaba 0,11 %.

En la sesión del martes, con fuerte incidencia de los resultados de empresas y la caída del dólar, el Dow Jones había ganado 2,43 % (en 31.827,05 puntos), el Nasdaq avanzó 3,11 % (11.713,15) y el S&P 500 subió 2,76 % (cerró en 3.936,69 puntos).

La Comisión Europea propuso este miércoles un plan para reducir en un 15 % el consumo de gas en la UE, con el objetivo de superar la caída del suministro ruso, lo que llevaría a limitar la calefacción de ciertos edificios, aplazar el cierre de las centrales nucleares e incitar a las empresas a reducir sus necesidades.

Para prepararse para el invierno, el Ejecutivo europeo preparó un paquete de medidas que les permitirán a los 27 países miembros del bloque hacer frente a una posible interrupción de los suministros rusos, que hasta el año pasado constituían el 40 % de sus importaciones.

“Rusia está utilizando el gas como arma. En caso de una interrupción total, Europa tendrá que estar preparada”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El plan debe aún ser debatido por los Estados miembros de la Unión Europea. Prevé que cada país deberá “hacer todo lo posible” para reducir, entre agosto de 2022 y marzo de 2023, su consumo de gas en al menos 15 % en relación con el promedio de los últimos cinco años en el mismo período.

Con información de AFP.