macroeconomía

“Aumenta el riesgo de recesión en EE. UU.”: Bloomberg

La inflación y el aumento de tasas de interés son los factores que más están influyendo.


La desaceleración de la Economía en los Estados Unidos, hasta el punto de la recesión, cada vez más parece algo inevitable, o por lo menos así lo prevén los análisis y proyecciones de Bloomberg, que volvió a aumentar las probabilidades de que suceda este fenómeno negativo para esta potencia.

Según el “modelo económico de Bloomberg”, la pérdida de poder adquisitivo y el encarecimiento de materias primas, que está afectando principalmente a las industrias en este país, son dos de las problemáticas que impactan con mayor fuerza e impulsan la posibilidad de que el 2023 comience con recesión.

“El modelo de probabilidad, que incorpora una variedad de factores que van desde permisos de vivienda y datos de encuestas de consumidores, hasta la brecha entre los rendimientos del Tesoro a 10 años y 3 meses, ahora muestra una probabilidad del 38 % de una recesión en los próximos 12 meses. Eso es un aumento de alrededor del 0 % solo unos meses antes”, dijo este medio.

No obstante, los analistas de este medio sostienen que hay posibilidades de que la recesión no llegue con el cambio de año, sino que se presente en el segundo trimestre de 2023. Esto, teniendo en cuenta los esfuerzos que se han dado desde la Reserva Federal para frenar el costo de vida y dar un respiro al bolsillo de sus ciudadanos.

Ana Wong, economista jefe para EE. UU. de Bloomberg Economics, dijo que “el riesgo de una recesión autocumplida, y que puede ocurrir tan pronto como a principios del próximo año, es mayor que antes”, esto “aunque los balances de los hogares y las empresas son sólidos, las preocupaciones sobre el futuro podrían hacer que los consumidores retrocedan, lo que a su vez llevaría a las empresas a contratar e invertir menos”.

Estas proyecciones de Bloomberg van de la mano con lo dicho la semana pasada por el Fondo Monetario Internacional, que también aumentó sus perspectivas de que la economía de Estados Unidos entre en recesión si no se frena el aumento crecimiento acelerado del costo de vida, pese a los esfuerzos de la Casa Blanca por frenarlo.

En su revisión anual de la economía estadounidense ―conocida como artículo IV―, el FMI recortó su previsión de crecimiento de la mayor economía mundial para 2022 a 2,9 % desde 3,7 % que pronosticaba en abril, con una nueva desaceleración a 1,7 % en 2023.

A mediados de junio, la Fed decidió el mayor incremento de tasas en casi 30 años (0,75 puntos porcentuales), como parte de su esfuerzo por controlar el alza de precios. La inflación se ubica en máximos en 40 años en Estados Unidos, en una cota de 8,6 % en 12 meses a mayo, según el índice CPI de precios al consumo, y erosiona el poder de compra de los estadounidenses, que ven subir con fuerza la gasolina y los alimentos.

Por otra parte, retomando lo dicho por Bloomberg Economics, el aumento de las probabilidades de recesión en el último mes se puede atribuir en gran medida a dos factores: una moderación en las perspectivas de beneficios empresariales y un deterioro significativo de la confianza de los consumidores.

“Las condiciones financieras se han endurecido considerablemente en los últimos meses, y los márgenes de ganancias corporativas, aunque siguen siendo sólidos, se debilitarán un poco en el segundo trimestre del año. A raíz de las fuertes subidas de tipos por parte de la Reserva Federal, las empresas se enfrentan al aumento del coste del capital”, indicaron.

Frente al segundo punto, resaltan que la opinión de los estadounidenses sobre las condiciones comerciales futuras se deterioró drásticamente en junio, según la Universidad de Michigan, que publica una encuesta sobre el sentimiento del consumidor que se sigue de cerca.

El informe de junio no solo mostró un colapso en la confianza del consumidor a un mínimo histórico, sino también una gran disminución en un indicador del cambio esperado en las condiciones comerciales en un año. Con 76, esa cifra se encuentra ahora en una de sus lecturas más bajas en los registros desde 1978″, explica el informe.

Este informe de los expertos de Bloomberg concluye diciendo que si bien es inevitable que ocurra una desaceleración de la economía, Estados Unidos puede ir preparando todo desde ya para tener un “aterrizaje suave”, que le permita comenzar rápidamente una recuperación que devuelva la confianza de los inversionistas y consumidores.