combustibles

Bancos piden al Gobierno una reforma urgente al fondo de precios de los combustibles

Este gremio sostuvo que, de lo contrario, el país se enfrentará a precios nunca antes vistos en esta materia.


El Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles es un tema que parece nunca salir del ojo del huracán, pese a que su naturaleza es aliviar el bolsillo de los colombianos, evitando que suban el valor de la gasolina y el diésel, disparando de esta manera la ya elevada inflación.

Si bien las intenciones del FEPC son buenas, al parecer su dinámica de funcionamiento está generando fuertes afectaciones a la economía del país, teniendo en cuenta la volatilidad de los precios del petróleo y su incidencia en la cotización del dólar. Ante esto, los gremios advierten que si bien el país ha salido bien librado hasta el momento, ya es momento de hacer cambios.

En esta ocasión fue la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), gremio que representa a los bancos del país, el cual indicó que el déficit acumulado hasta el momento, que supera los 14 billones de pesos, es un tema que se debe tratar con urgencia y si bien hay que saldarlo, se deben tomar medidas para evitar que vuelva a subir.

El Ministerio de Hacienda estima que el déficit del FEPC en 2021 fue de 11,4 billones de pesos y de seguir con dadas las condiciones actuales de precios internacionales y precios de referencia, 2022 podría cerrar con un déficit de 25,4 billones de pesos. Para cubrir ese pasivo”, dijo la Anif en su informe semanal.

Es por esto que los bancos hicieron un llamado al Gobierno nacional, especialmente a los ministerios de Hacienda y Minas y Energía, para que realicen varios ajustes al FEPC, además de las ya anunciadas. Así mismo, dijeron que una de las prioridades es reducir el índice deficitario y buscar alternativas para mitigar los impactos de la inflación.

“El modelo actual presenta algunos inconvenientes cuando se pretende reaccionar con celeridad en momentos de alta volatilidad, pues actualmente el ajuste depende de los retornos. Por eso, se propone un nuevo método para fijar el ajuste en función únicamente del diferencial de precios”, explicó.

De igual manera, propusieron aumentar la frecuencia del ajuste del ingreso al productor (IP) o precio de referencia interno, de tal manera que pueda hacerse de forma semanal o quincenal (actualmente se hace cada mes). Esto con el fin de hacer un monitoreo más cercano al movimiento de este fondo.

“Para establecer el carácter vinculante de la metodología, la CREG debe tener todas las competencias para que, con los nuevos lineamientos, pueda establecer el IP y garantizar su obligatorio cumplimiento y evitar desviaciones entre el precio interno y el de paridad”, señalaron en otra parte del informe.

Si bien el Marco Fiscal de Mediano Plazo presentado la semana pasada por el Ministerio de Hacienda, recomienda una serie de herramientas y ajustes graduales que permitan reducir el impacto que el Fondo tiene sobre las finanzas públicas, la Anif sostiene que es de destacar que la implementación del mecanismo, así como el ritmo de ajuste de los actuales precios de los combustibles estarán a cargo de la siguiente administración.

“Si bien hay un avance en proponer esos ajustes, el gobierno saliente no procuró ninguna modificación al mecanismo y deja al gobierno electo en un escenario complejo en el frente fiscal (...), no solo un plan de ajuste al Fondo sea hace imprescindible, este debe estar acompañado por una urgente reforma tributaria que incentive la consecución de ingresos permanentes y amplíe la base de contribuyentes al sistema impositivo”, concluyó este gremio.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras cerró sus propuestas resaltando que este es un tema que no da espera y debe ser tratado con celeridad, para evitar un mayor descalabro en las finanzas del Estado, teniendo en cuenta que la inflación no cederá en el corto o mediano plazo.