impuestos

Beneficios tributarios otorgados en 2021 costaron $ 92 billones y son los que quiere tumbar Petro

En el Marco Fiscal de Mediano Plazo, recientemente presentado, se muestran los sectores favorecidos con gabelas. Esto es lo que dejan de pagar personas naturales y jurídicas.


En Colombia la gente que paga impuestos se queja de la carga tributaria que lleva en hombros, pero la realidad, como ha sido descrita en varios estudios, es que las cargas están mal distribuidas, en parte porque existen muchas ‘gabelas’ que no siempre tienen razón de ser y que, en vez de disminuir, aumentan año a año el costo fiscal que hace el Estado para cumplirlas.

Durante 2021, por aplicación de deducciones, exenciones y tratamientos tributarios especiales en impuestos como renta, IVA, gasolina y ACP, e impuesto al carbono, los cuales se han ido incluyendo en la legislación tributaria, el Estado dejó de percibir 92,2 billones de pesos, según las cifras recientemente presentadas por el Ministerio de Hacienda en el Marco Fiscal de Mediano Plazo.

Y, justamente, son los beneficios tributarios los que tiene en la mira el presidente electo Gustavo Petro, dentro de un paquete de medidas tributarias que llevará al Congreso de la República, luego de su posesión en el cargo, el 7 de agosto, según prometió en campaña.

En las sustentaciones que hizo Petro en la temporada electoral dijo que los beneficios tributarios son una figura que se ha usado en el país para favorecer sectores que no lo necesitan, pese a que quizás aplicarlos en el pasado tuvo su efecto.

Por esa razón, uno de los caminos para conseguir los astronómicos recursos que ha mencionado, para financiar el plan de gobierno, es quitar algunas de las ‘gabelas’ que se han mantenido por años.

De hecho, dentro de las propuestas lanzadas está la revisión del funcionamiento de las zonas francas (las empresas que allí producen tienen un impuesto inferior a las ubicadas fuera de ellas). Entre tanto, Petro también habló de evaluar la aplicación de beneficios para promover la adopción de energías limpias.

Crecimiento exponencial

Lo cierto es que, en un año particular como 2021, cuando aún estaban vigentes los descuentos tributarios que se activaron por pandemia para aliviar -a partir de los impuestos- el bolsillo de personas tanto naturales como jurídicas, el costo fiscal de tratamientos preferenciales fue equivalente a 7,8 % del PIB.

Eso es mucho más que todo el déficit fiscal de la nación en 2022, el cual, según las nuevas proyecciones del Ministerio de Hacienda en el Marco Fiscal, será de 5,6 % del PIB. Es decir, en el supuesto de que no existiera ningún beneficio tributario, se pagaba el déficit y sobraba plata.

Si bien las gabelas tributarias son medidas que disminuyen las obligaciones de los contribuyentes, no se puede desconocer que le restan muchos recursos a la bolsa de las finanzas públicas, con las cuales se construyen colegios, hospitales, vías, partes y todo lo de uso común en una sociedad. Peor aún, en muchos casos generan desigualdades entre un sector (el beneficiado) y otro (que no recibe ningún estímulo).

Astronómicas gabelas con el IVA

Así como el IVA se destaca como uno de los impuestos más eficientes para el recaudo tributario, también está a la cabeza como el que más costo fiscal representa.

Tanto así que, del total de beneficios tributarios aplicados en Colombia, el 74,1 % corresponde al IVA, que pone 68,3 billones de pesos, a través de la existencia de bienes y servicios excluidos; bienes exentos y bienes con tarifa reducida del 5 %.

“Para el año gravable 2021, las exclusiones de bienes y servicios del IVA corresponden al 71,1 % del total del gasto fiscal, mientras que los bienes y servicios exentos representan el 22,0 %, y los bienes y servicios con tarifa diferencial (de 5 %), el 6,8 %”, según establece el Marco Fiscal de Mediano Plazo.

En el componente de bienes y servicios excluidos, solo para dar una idea de los sectores que se beneficiaron con las gabelas, hay que señalar que tres categorías se ubican en los primeros lugares: alojamiento y servicios de suministro de comidas y bebidas, es decir, hoteles, restaurantes y similares.

De igual manera, los productos de la agricultura y la horticultura, algo en lo que todo el mundo en el país estaría de acuerdo, pues si es para favorecer la producción en el campo, bienvenido el beneficio tributario. Y en tercer lugar, los servicios financieros y servicios conexos.

La renta, mucho de donde agarrar

En el caso del impuesto de renta, entre rentas exentas, descuentos tributarios, deducción por inversión en activos fijos y tarifas reducidas, Colombia dejó de recibir 23,1 billones de pesos, según el Marco Fiscal. Esto significó un incremento en el costo fiscal de los beneficios aplicados con este impuesto, del 34,6 % frente al año anterior.

Del total de recursos que el Estado dejó de percibir por la existencia de beneficios tributarios en el impuesto de renta, la mayor parte se fueron en las personas jurídicas (empresas). El costo fiscal para este segmento fue de 16 billones de pesos, equivalentes al 69,2 % del total, mientras que para beneficio de personas naturales la cifra fue de siete billones de pesos.

Según la información del Marco Fiscal, hubo un mayor uso del beneficio por rentas exentas, principalmente por parte de las personas jurídicas. Hay que recordar que en 2021, las empresas pagaban un impuesto de renta de 31 %, en comparación con el 32 % que aportaban en 2020. Y la disminución paulatina de la tasa del impuesto corporativo se continuaría aplicando, de no ser porque la llamada reforma tributaria de Carrasquilla se cayó antes del primer debate en el Congreso de la República.

Ministerio de Hacienda
El ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, durante la presentación del Marco Fiscal de Mediano Plazo 2022. - Foto: Ministerio de Hacienda

“El costo fiscal de las rentas exentas de las personas jurídicas contribuyentes asciende a 5,7 billones de pesos por el año gravable 2021. Dentro del grupo de personas jurídicas contribuyentes en el impuesto de renta que utilizan las rentas exentas, se destacan los subsectores de actividades financieras y de seguros y suministro de electricidad, gas, vapor y aire acondicionado, con una participación de 39,7 y 26,2 %, respectivamente, en el costo fiscal”.

En el Marco Fiscal se mencionan los descuentos tributarios, que en 2021 ascendieron a 6,7 billones, de los cuales, 6,6 billones de pesos fueron aprovechados por las personas jurídicas y 128 mil millones, por las personas naturales. El número de empresas que utilizaron descuentos tributarios en el año 2021 fue 49.292, cifra mayor a la de 2020, que sumó 42.023 empresas.

“Las sociedades que utilizaron descuentos lograron reducir su impuesto básico de renta, en promedio, en 15,6 %. Ocho de los diecinueve subsectores económicos presentan una reducción superior al promedio, encabezados por los subsectores de información y comunicaciones con 45,1 %; otras actividades de servicios con 23,2 %; actividades financieras y de seguros con 22,5 %; y actividades de servicios administrativos y de apoyo con 21,6 %”, establece el Marco Fiscal.

Hay beneficios tributarios necesarios

Hay que destacar que no es malo que se les otorguen beneficios tributarios a sectores, empresas, personas cuando esas medidas se aplican con un fin específico. El problema es que se pasen los recursos de un lado a otro para obtener beneficios, lo que, en el fondo, termina siendo evasión. Ricardo Bonilla, uno de los asesores económicos de Petro, ha puesto ejemplos, según los cuales, una vivienda se inscribe como parte de los activos de una compañía cuando en realidad es una propiedad del dueño de la misma.

Muchos otros beneficios tributarios están en el paquete que impacta el ingreso público a través de un costo fiscal elevado que sube y sube sin freno. En algunos casos, habrá beneficios que tendrán que seguirse aplicando, pues se trata de sectores que requieren ser competitivos, como el del agro. No obstante, si se hace realidad la reforma tributaria de Petro, vendrá la guillotina para muchas de esas gabelas, cuya permanencia -según sostuvieron en campaña- ha dependido del lobby que hace cada sector para que no se las tumben.