Xi Jinping.
Xi Jinping. - Foto: Getty Images

economía

La economía china creció 3,9 % interanual en tercer trimestre

Esto superó las previsiones de los analistas a pesar de la desaceleración provocada por las restricciones sanitarias.

La economía china registró un crecimiento de 3,9 % interanual en el tercer trimestre, según datos oficiales publicados el lunes, superando las previsiones de analistas a pesar de la desaceleración provocada por las restricciones sanitarias.

La cifra de crecimiento fue publicada con seis días de atraso. Un grupo de 12 expertos consultados por la AFP esperaba una expansión promedio de 2,5 % en el período de julio a septiembre.

China aplazó la divulgación de las cifras de crecimiento del PIB del tercer trimestre, junto a otros indicadores económicos, sin precisar el motivo ni el nuevo calendario de publicación.

Se esperaba que China anunciara algunas de sus cifras trimestrales de crecimiento más bajas desde 2020, debido a que su economía se ha visto golpeada por las restricciones contra el covid-19 y por una crisis en su sector inmobiliario.

Xi Jinping aseguró un histórico tercer mandato consecutivo en China

El presidente chino, Xi Jinping, se aseguró el domingo un tercer período en el poder y promovió a algunos de sus aliados más cercanos en el Partido Comunista de China (PCC), lo que afianza su posición como el líder más influyente del país desde el fundador Mao Zedong.

Xi fue elegido nuevamente como secretario general del gobernante Partido Comunista, informó la agencia estatal Xinhua, inclinando al país de vuelta a un gobierno unipersonal después de décadas de poder compartido entre la élite.

“Quiero agradecer sinceramente a todo el partido por la confianza que ha depositado en nosotros”, dijo a periodistas en el Gran Salón del Pueblo de Pekín tras el anuncio de la votación a puerta cerrada.

Prometió “trabajar con diligencia en el cumplimiento de nuestros deberes y probar la valía de la gran confianza en nuestro partido y nuestro pueblo”.

Xi también fue designado nuevamente como jefe de la Comisión Central Militar de China.

Con los nombramientos, el líder de 69 años tiene prácticamente asegurada su designación como presidente de China por un tercer período, que se anunciará formalmente durante las sesiones legislativas anuales de marzo.

Su designación puso fin al congreso del Partido Comunista, celebrado en Pekín a lo largo de la última semana, que también aprobó un profundo reacomodo en el poder con la renuncia de varios antiguos rivales de Xi.

El XX Congreso del PCC eligió a un nuevo Comité Central de unos 200 miembros, quienes eligieron a Xi y los restantes miembros del Comité Permanente, la cúspide del poder político chino.

Algunos aliados cercanos de Xi fueron anunciados en el Comité Permanente de siete miembros.

El exlíder partidario de Shanghái, Li Qing, un confidente de Xi, ascendió al puesto número dos, con lo cual podría ser nombrado primer ministro en las sesiones legislativas de marzo.

“Xi ha instalado a sus aliados en los siete escaños del máximo órgano de decisión del Partido Comunista, lo que le permitirá dominar el sistema político en el futuro previsible”, aseguró Neil Thomas, experto en China del Eurasia Group.

El Comité Central también también eligió a los integrantes del buró político, que esta vez contará con 24 miembros, según la lista divulgado el domingo. Por primera vez en 25 años, no habrá mujer.

Desde su ascenso al poder hace una década, Xi ha acumulado poder como ningún otro gobernante chino con excepción de Mao. En 2018, eliminó el límite de dos períodos presidenciales, lo que le abrió el camino para gobernar indefinidamente.

También encabezó el ascenso de China como la segunda mayor economía mundial, impulsó una gran expansión militar y una postura internacional agresiva que generó fuerte oposicion de Estados Unidos.

“Después de más de 40 años de esfuerzos incansables de reforma y apertura, hemos creado dos milagros: rápido desarrollo económico y estabilidad social de largo plazo”, afirmó Xi.

“China no puede desarrollarse sin el mundo y el mundo también necesita a China”, insistió. Xi enfrenta grandes desafíos en el próximo quinquenio, incluyendo el manejo de la endeudada economía y la creciente rivalidad con Estados Unidos.