macroeconomía

Reforma tributaria de Gustavo Petro contemplaría un impuesto a las pensiones más altas

En los últimos días se han conocido los principales temas que incluiría la reforma tributaria que presentará el nuevo gobierno una vez se posesione.


Ricardo Bonilla, quien fue secretario de Hacienda de Bogotá y ahora es el asesor económico del presidente electo Gustavo Petro, ha dado a conocer en los últimos días los puntos clave que incluiría la reforma tributaria que presentará el nuevo gobierno, luego de que se posesione el próximo siete de agosto.

Aunque actualmente no existe un borrador de esta reforma, sino “sólo ideas sueltas”, la idea es presentarla en el segundo semestre del 2022 para que esté aprobada antes de diciembre. Los cálculos de Bonilla indican que se podrían recaudar uno $ 50 billones.

Además de hacer cambios importantes al impuesto de renta y acabar con las exenciones tributarias que tienen las empresas, esta reforma también podría incluir impuestos a las pensiones más altas que reciban los colombianos.

“En Colombia hay aproximadamente 25.000 personas, no pasa de ahí, que tienen pensiones de más de diez salarios mínimos; esas son las que entrarían dentro de la línea de un pago de impuestos, pero las pensiones de abajo no y es importante que eso quede claro”, dijo Ricardo Bonilla durante un space realizado por dataiFX.

Esto quiere decir que una persona que reciba una pensión mensual superior a los $10 millones es posible que entre como declarante y tributante del impuesto de renta, porque a ese nivel están recibiendo subsidios de la Nación.

Gravar con impuestos no es la única propuesta que está contemplando el presidente electo Gustavo Petro respecto a las pensiones en Colombia, pues durante su campaña política dio a conocer el cambio radical que tendría el sistema si llegaba a la Casa de Nariño, como efectivamente ocurrirá el próximo siete de agosto.

El adulto mayor es una prioridad para Porvenir.
Las personas que reciban una pensión mensual superior a los $10 millones tendría que pagar impuestos. - Foto: iStock

El sistema pensional actual incluye un régimen público, a través de Colpensiones, y uno privado, que manejan las AFP e implica la existencia de cuentas de ahorro individuales (el cotizante recibe lo que ahorró más los intereses y menos los costos de administración).

En lo público, el gasto anual es enorme y le genera una fuerte presión al Presupuesto General. En el privado se producen muchas demandas, pues cuando llega el momento de la jubilación, la gente siente que no recibirá una mesada acorde con lo que ahorró.

La propuesta de Gustavo Petro incluye un régimen de reparto simple a través del cual las cotizaciones se harían vía Colpensiones. En adelante, el ahorro sería, según él, a través del esquema individual, es decir, el que actualmente manejan los fondos privados.

En campaña Petro también propuso un peldaño voluntario, mientras que el régimen subsidiado se transformaría para aumentar el monto de lo que actualmente entrega el programa Colombia Mayor, con lo cual, el subsidio para las personas sería de $500.000, pues el presidente electo es partidario de que las ayudas económicas se utilicen para sacar a la gente de la pobreza, no para darles una “limosna”.

Con la nueva medida los pensionados estarían ahorrando 28 millones por la exención, que representan un poco más de la cuota inicial de un apartamento VIS en la ciudad.
Durante su campaña política, Gustavo Petro aseguró que haría un cambio radical al sistema de pensiones en Colombia. - Foto: Getty Images/iStockphoto.

Otros temas que tocará la tributaria de Petro

En cuanto al impuesto de renta, Bonilla dijo que la idea es equilibrar las cargas entre las empresas y los colombianos, ya que actualmente el 80 % de los ingresos por este impuesto viene de personas jurídicas y sólo el 20 % lo aporta las personas naturales.

“El impuesto no es progresivo porque las personas de altos ingresos no están aportando lo que tienen que aportar. Con la reforma se busca identificar los activos y los ingresos reales de esas personas naturales para que paguen con tarifa progresiva”, explicó a SEMANA. Así mismo, aseguró que no se bajará el umbral del impuesto de renta para las personas naturales.

El recaudo de renta en personas naturales es bajo porque los colombianos de mayores ingresos no están pagando lo que deben pagar. Por lo que, al identificar mejor sus activos e ingresos, las personas naturales terminarán pagando más impuestos”, afirmó Ricardo Bonilla.

En el impuesto de renta habrá otro cambio, quizás el más importante, y tiene que ver con eliminar el sistema cedular, para que “todo vaya a una sola cédula y que esa cédula tenga la misma tarifa, cualquiera que sea el origen del ingreso”.

También, contrario a lo que propone Anif, en vez de bajar la carga impositiva de las empresas, en la reforma tributaria de Petro se propondrá eliminar exenciones y beneficios tributarios que se le han dado a las compañías para que todos los empresarios en Colombia tengan las mismas reglas de juego.