reformas

Tributaria, laboral y pensional, el orden de las reformas en la agenda del Gobierno para 2021

La prioridad del Gobierno es sacar adelante la reforma tributaria y de ella dependerá que se presenten las demás.


El Gobierno nacional llevó a cabo el fin de semana pasado el Taller de Revisión Estratégica para la vigencia 2021 en la hacienda Hatogrande. Una de las conclusiones fue la definición de la agenda legislativa para este año.

Tal como lo reveló Dinero, la reforma fiscal (con componentes tributarios) fue incluida en la agenda legislativa de este año, pero su fecha estimada de presentación cambió, pues antes se esperaba que fuera presentada al Congreso en el primer trimestre de 2021, y ahora puede que llegue a partir del segundo semestre.

Y es que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, quiere que el proyecto sea presentado lo más pronto posible para darle la discusión necesaria, pero el presidente Duque cree que este debe ser debatido cuando el país esté en una mejor situación frente a la pandemia.

“La visión del presidente Duque es que es muy importante que la reforma fiscal llegue en un buen momento. Considera que una tributaria –y hablar de impuestos sin haber pasado lo peor de la situación económica y sanitaria– sería un error”, le dijo una fuente del Gobierno a Dinero.

Ahora bien, el éxito de la reforma fiscal y su paso por el Congreso de la República serán uno de los aspectos que determinará si el Gobierno presenta o no otras reformas que necesita el país como lo son la laboral y pensional.

Una de las conclusiones en Hatogrande fue que tanto la reforma al mercado laboral como la pensional deberían ser presentadas en el segundo semestre de este año.

“Se incluyeron ambas (reformas) para segundo semestre. Aunque con condiciones. Es más prioritaria la tributaria”, dijo la fuente.

Las condiciones para que los otros proyectos de ley lleguen al legislativo es que primero salga la reforma fiscal.

La reforma laboral

Para algunos expertos, la reforma laboral es incluso más prioritaria que la fiscal, teniendo en cuenta la cantidad de empleos que la pandemia destruyó y los altos niveles de informalidad en el país.

Para plantear una reforma laboral, el Gobierno instaló una Misión de Empleo que viene trabajando desde finales de 2020 y de la que se espera le dé recomendaciones al Gobierno en los próximos meses.

Algunas de las temáticas que la Misión de Empleo está evaluando están relacionadas con la flexibilización laboral y la disminución de costos de contratación con el fin de crear más empleos formales en el país.

Una de las alternativas que ha salido al aire para fomentar el empleo es la contratación laboral por horas, aunque algunos sectores políticos y económicos ya han mostrado su rechazo a esta iniciativa.

La reforma también buscaría reglamentar el trabajo a través de plataformas digitales de movilidad como Uber o Didi. Es de mencionar que en los salones del Congreso ya hay un proyecto de ley en ese sentido que debería ser discutido cuando arranque la legislatura en marzo.

La reforma pensional

La reforma pensional, llamada “Protección a la vejez”, sería la menos prioritaria de los tres grandes proyectos de ley que tiene pendientes el Gobierno, pues contiene cambios estructurales de fondo que pueden significar un desgaste político a un año de que haya nuevas elecciones.

Esta reforma pensional traería consigo cambios en el régimen público de pensiones (Colpensiones), con el fin de disminuir los subsidios que les entrega el Gobierno a las pensiones públicas y utilizar esos dineros en las ayudas a la población mayor.

El ministro Carrasquilla ha repetido en varias ocasiones que con los dineros que utiliza el Gobierno en los subsidios de las pensiones públicas se puede ampliar la cobertura y garantizar un ingreso mínimo a los adultos mayores en condición de vulnerabilidad de todo el país.

Estos cambios no significarían el final de Colpensiones, sino que ahora la compañía pasaría a operar como un fondo privado de pensiones, en el cual la pensión se calcula con base en el ahorro individual más los rendimientos de los afiliados.

La lucha por modificar el actual régimen de pensiones es dura y polémica, pues hay grandes sectores del Congreso que, históricamente, han estado en contra de los fondos de pensiones privados. Teniendo en cuenta las elecciones legislativas y presidenciales de 2022, además de la discusión que debe tener la reforma fiscal en el Congreso, es poco probable que el Gobierno Duque lleve esta iniciativa al legislativo.