En la cuerda floja

El miercoles pasado la moneda brasileña se devaluó hasta un nivel récord de 2,96 reales por dólar después de que la subdirectora del FMI


El miercoles pasado la moneda brasileña se devaluó hasta un nivel récord de 2,96 reales por dólar después de que la subdirectora del FMI, Anne Krueger, negara las versiones según las cuales esta entidad estaría tramitando un préstamo adicional para el país suramericano. Brasil ya utilizó una primera línea de crédito con esta entidad por 15.000 millones de dólares para estabilizar la moneda. Pero al parecer no ha sido suficiente para calmar a los inversionistas, preocupados por el posible triunfo del político de izquierda Luis Inacio 'Lula' da Silva en las elecciones presidenciales de octubre próximo. El nerviosismo se ha acrecentado por el desplome en las encuestas del candidato ortodoxo, José Serra, quien ya no va de segundo sino de tercero.