Home

Opinión

Artículo

José Miguel Santamaría Uribe

Opinión

El que piensa pierde

A pesar de todos los vaticinios la renta fija y en especial la deuda pública en Colombia terminó siendo la mejor inversión durante el año 2023, y al parecer lo seguirá siendo en el 2024.

Redacción Semana
8 de diciembre de 2023

Si para los nacionales fue un muy buen año, para los inversionistas extranjeros pudo ser el mejor de la historia, la mezcla de incertidumbre sobre el manejo de las finanzas del nuevo gobierno, la resiliencia de la inflación a ceder y un mercado global al alza lo hicieron posible. No tocó hacer mucho, ni pensar, con solo mantener las inversiones durante el año, las rentabilidades en pesos estuvieron por los lados del 25 % y en dólares del 40 %.

En cambio, los que creyeron que el riesgo político iba a pesar mucho más en las inversiones, les fue muy mal, simplemente ver que el dólar pasó de 4.750 pesos a principio de año y que hoy se encuentra por los lados de 4.000 pesos hace que los que apostaron a una devaluación, y a un deterioro de la deuda pública, tacaron burro.

No era fácil tomar la decisión correcta. Cuando se revisan las expectativas de los principales analistas del país, en su mayoría no la tuvieron clara ni con el dólar, ni con la renta fija, ni con la inflación.

Si pudiéramos poner en una balanza cuál fue la principal razón por la cual se dio tan buen desempeño en la renta fija en Colombia en el 2023, sin duda fue por la gran incertidumbre inflacionaria en el mundo. Eso hizo que la Reserva Federal mantuviera una posición muy fuerte frente a la tasa de interés global.

Las perspectivas económicas para el 2024 no son buenas. Vamos a tener un bajo crecimiento. La inflación, aunque va a ceder, seguirá estando muy por encima de la que el Banco de la República tiene como objetivo. La casi aprobación de algunas de las reformas del gobierno, como la de la salud, que son irresponsables fiscalmente y como el gobierno viene gastando y perdiendo plata a manos llenas, la renta fija tendrá un buen desempeño.

Existe una razón fundamental para pensarlo. Como la renta fija termina buscando una tasa real positiva, esto quiere decir, después de inflación, el hecho de que la variación de los precios termine este año por los lados del 10 % y pueda ceder hasta el 6 % a finales del año 2024, llevará en coche a la renta fija que terminará valorizándose solita. Obviamente, persiste el riesgo político de tener un gobierno progresista que parece querer a toda costa acabar con todo, sobre todo con la regla fiscal. Entonces sí se debe estar atento a cambiar el rumbo si Petro va logrando sus cometidos.

Cuando miramos en retrospectiva el 2023, que disminuyen las exportaciones, las importaciones también, que la venta de carros está por el piso, lo mismo pasa con la vivienda, que el crecimiento económico será casi cero y que la inflación no cede al ritmo que se debe, nos demuestra que en inversiones nada es blanco o negro, y que también el que piensa muchas veces pierde.

Por: José Miguel Santamaría Uribe.

Noticias Destacadas