Home

Opinión

Artículo

José Miguel Santamaría Uribe

Opinión

La operación comején

Esa plaga, que algunos llaman socialismo o la Agenda 2030, otros, progresismo o comunismo, llegó para quedarse y, a hoy, ya ha logrado muchas cosas.

José Miguel Santamaría
12 de abril de 2024

El comején es un insecto isóptero que se alimenta de la celulosa contenida en la madera y sus derivados. Generalmente, trabaja por dentro y silenciosamente produciendo daños irreparables. Colombia e Iberoamérica han sido atacados por una plaga parecida que llegó silenciosamente hace rato y ha causado muchos daños a la sociedad que hasta ahora estamos conociendo. Esa plaga, que algunos llaman socialismo, o la Agenda 2030, otros, progresismo o comunismo, llegó para quedarse y, a hoy, ya ha logrado muchas cosas, entre ellas, lo siguiente:

  1. Erosionar las instituciones democráticas y los contrapoderes minando el Estado de derecho, la empresa y la libre competencia.
  2. Han logrado poner activistas afines políticos a su ideología en todas las instituciones y, por cuenta de eso, han denigrado de los funcionarios de carrera, de manera que, cuando la sociedad despierte o se dé cuenta, no tenga adónde acudir y no haya un tribunal ni un medio de comunicación dónde defenderse. Lo paradójico es que los mismos medios de comunicación ayudaron a su crecimiento.
  3. Han creado un régimen paralelo de amigos extra jurídico que controla el poder, los medios y la politización de los jueces. Hacen asociaciones con ONG de izquierda que trabajan en muchos países con grandes recursos económicos para lograr cometidos.
  4. Cercenaron la historia, la que nos enseñaron a todos durante años, ahora la manipulan y tienen un control ideológico de la educación pública y privada. Fecode, la Federación Colombiana de Educadores, es un claro ejemplo de cómo funciona esto.
  5. Dividieron la sociedad para enfrentarla entre ricos y pobres, por religión o por raza, para, por cuenta de eso, lograr cambios. Hoy en día, las minorías tienen más poder y relevancia que las mayorías.
  6. Pusieron trabas al libre mercado. Por cuenta de esto, manejan el hambre y controlan precios de alimentos y bienes de primera necesidad. Hicieron a los empresarios exitosos enemigos del pueblo, independientemente de la cantidad de empleos y riquezas que generen.
  7. Están destruyendo a la oposición como alternativa política, pactando con criminales como si nada y persiguiendo a los enemigos con las fuerzas del Estado. Miren no más como funciona hoy la Superintendencia de Industria y Comercio. Parece más bien una policía política. No les interesa la separación de poderes.
  8. Adicionalmente, logran la normalización del crimen, hacen que la sociedad crea que tienen que convivir con él. No les interesa combatirlo, prefieren tener a la sociedad encerrada e indefensa para luego poder negociar.
  9. Cambian la escala de valores de manera que pactar con terroristas sea normal, que indultar a un narcoterrorista sea lo corriente, que el aborto sea recreativo, y que el consumo de drogas sea menos grave que el consumo de productos azucarados o con grasas animales. Así deterioran la empresa privada y fomentan la informalidad, los grupos ilegales y el terrorismo.

Todo esto conlleva un deterioro económico donde cada día hay más pobres, más desempleo, más personas buscando cómo sobrevivir, aumentando los subsidios, las limosnas y la dependencia cada vez mayor de papá Estado. Alguien lo explicó claramente: el socialismo te rompe las piernas para después regalarte las muletas y te dice que sin su ayuda no podrías caminar.