Home

Opinión

Artículo

Claudia Varela, columnista

Opinión

¿Líder inconsciente?

La transformación está simplemente en la decisión de querer autogestionarte.

Redacción Semana
1 de octubre de 2023

Se habla ahora del liderazgo consciente, también se habla de propósito, de conexión de la Madre Tierra, del Universo. Me encanta que cada uno conecte con lo que siente que es correcto si al final está tratando de construir algo un poco más llevadero para los demás.

Si fuéramos líderes conscientes podríamos hacer que la vida fluya un poco más y que por supuesto los procesos funcionen mejor. Si lo vemos en términos de negocios, logramos mejores resultados que paralizándonos por tanto análisis y exceso de pensamientos y caminos.

Este nuevo estilo de liderazgo, llamado Consciente y acuñado por Fred Kofman, propone una figura de líder que inspira a su equipo a unir su propósito de vida con la misión de la empresa. Lo curioso es que me he encontrado con muchos líderes (es más con muchos seres humanos) que no tienen ni idea cuál es su propósito.

Conocí a Daniela hace unos años. Técnicamente era impecable, sabía de finanzas, controlling, estrategia y procesos de todo tipo por su cargo en una multinacional de consultoría. A Daniela, sin embargo, le fallaba algo, no sabía cómo manejar la relación con la gente y ahora tenía un nuevo cargo que la llenaba de ansiedad por que no quería que se metieran en lo que ella denominaba “su espacio”.

A Dani en su nuevo cargo le llegaban muchos de su equipo a contarle cosas que ella no quería saber. Me decía quiero que me expliques como puedo terminar esa conversación sin involucrarme y sin ser grosera, pero no me indagaba sobre cómo verse empática y preocupada.

Daniela sentía que esas “sentadas” a conversar un rato le robaban eficiencia a sus procesos y que además ella no iba a hacer amigos a su oficina. Le dije que dada su posición de líder ahora no era tan fácil que simplemente se desconectara de su gente para que no la incomodaran.

Hicimos algunos ejercicios de observación en la vida real de su trabajo cotidiano. Después de observar un tiempo y de sentarnos juiciosamente a analizarlo Dani entendió que le generaba miedo que le preguntaran cosas de su vida por que ella no quería contar nada de su intimidad.

Le expliqué que era válido y que no tenía que contar detalles íntimos, pero al menos si interesarse por lo que le pasa a su equipo de trabajo. Le expliqué que eso se hace de manera genuina y le compartí mi experiencia de como yo logro disfrutar las conversaciones difíciles con mi equipo y darles una mano si puedo o al menos sacarles una sonrisa.

Ella fue entendiendo. Se dio cuenta de que la conexión con el equipo no es solo en lo técnico ya que esto se da por hecho. Entendió que quería ser una líder que inspirara, y que para eso tenía que preocuparse por su equipo desde el corazón. Entendió que ser líder no es solo llegar a la cuota mensual sino procurar que las vidas que están cerca sean más felices o al menos entiendan cómo se comparte un propósito diferente al EBITDA.

Daniela hoy es la directora general de la firma. Logró de a poco y con mucha conciencia entender que su rol iba más allá en la vida de los demás. Entendió como autogestionarse y no poner sus miedos por encima de un propósito más grande que ella tiene como ser humano.

Dani todos los días le pide al universo que le dé una buena luz de cómo hacer las cosas. De dónde enfocarse más y se volvió una coach increíble para su gente. Los resultados llegan como consecuencia de la conexión que genera con su equipo y del amor que le mete a su trabajo.

Daniela es una líder consciente que inspira a través de sus acciones.

Gracias Dani, cuando recuerdo tu historia me doy cuenta de que la transformación está simplemente en la decisión de querer autogestionarte.

Los tres objetivos de la psicología positiva son construir una fuerza humana, hacer la vida de las personas más plena y desarrollar el talento que posee cada individuo». Martin Seligman.

Noticias Destacadas