opinión

Claudia Varela, columnista
Claudia Varela, columnista. - Foto: Foto suministrada por la columnista Claudia Varela

Por tus reproches y consejos

Los padres tienen una responsabilidad enorme hoy más que nunca y es educar en el amor y la tolerancia, en no discriminar y llevar a sus hijos a entender que el mundo debe ser compartido y que ellos no son el centro del universo.


Por: Claudia Varela

Hoy es un día del padre forzado en fechas por elecciones y razones políticas y comerciales. Sin embargo, es un día donde la mayoría de colombianos celebraremos un día lleno de amor, agradecimiento, ausencia o reflexión.

El concepto de padre ha evolucionado como nunca en la historia. Antes, el padre era básicamente el de la disciplina, la autoridad y, en el siglo pasado, el absoluto proveedor y rey de la casa. Hoy, las cosas son distintas en muchos hogares, aunque pueda seguir siendo la cabeza familiar, en muchas otras tenemos padres con roles diferentes.

Hoy puede haber padres que se dedican al hogar, mientras sus esposas salen y tienen trabajos de mayor aporte económico. Eso antes no pasaba y ahora está claro que puede ocurrir. La responsabilidad de un padre en casa hace que mucho de la educación dependa en el día a día de sus palabras, su atención y sus valores.

También tenemos padres-madre. De acuerdo con los datos más recientes de la Encuesta Longitudinal de la Universidad de los Andes, disponibles hasta 2016, cerca del 39% de las madres colombianas eran madres solteras, aproximadamente 8 millones de mujeres.

Esto implica que muchas mujeres deben asumir el rol de padre y madre. Esto las hace tener la responsabilidad completa de la educación de los niños. Para esas mujeres también vale la pena celebrar el día del padre. ¡Valientes guerreras!

Los padres más jóvenes también son distintos porque muchos tuvieron hijos en pandemia y a otros la pandemia los obligó a asumir la responsabilidad de ser padres.

En mi caso, es mi primer día del padre sin él, sin que esté en este mundo material. Hace una semana falleció por un covid que lo persiguió hasta que se lo llevó. A todos los hijos que sufren la ausencia obligada de sus padres los invito a que hoy los recuerden con amor y hagan su propio homenaje.

También están los padres que no son biológicos, pero que cumplen un rol dentro de la vida de niños que no están con su padre de ADN. Ellos también deben ser reconocidos y merecen todo el agradecimiento y el amor.

Como sea la situación, el día del padre debería llevarnos a algunas reflexiones. Los padres siempre son un referente para sus hijas. Las niñas siempre buscarán ser tratadas como ellos tratan a sus madres. Eso aplica para el buen y el mal trato, así que si estás leyendo y aún puedes hacer algo, trata con amor a tu pareja y así tratarán a tus hijas en el futuro. De igual forma, así los niños hombres se moverán con las mujeres en el futuro.

Los padres tienen una responsabilidad enorme hoy más que nunca y es educar en el amor y la tolerancia, en no discriminar y llevar a sus hijos a entender que el mundo debe ser compartido y que ellos no son el centro del universo.

Gracias a mi padre por tanto amor tantos años. Gracias a los padres del mundo que hacen lo mejor por acompañar a sus hijos. Ninguno es perfecto ni mejor que otro, todos son hechos a la medida del regalo que da Dios a cada ser humano.

A Dios, doy gracias por ser mi padre. Por tus reproches y consejos. Por el bien que me enseñaste y de mi ser siempre cuidaste. Por ser padre bondadoso, lleno de paz y sabiduría. Porque amas la verdad, justicia y rectitud en demasía. Por ser mi padre amado y enseñarme la caridad. Sentimientos nobles te cubren.

No conoces la maldad. Caballero noble y parco, me enseñaste a luchar. Aspirando siempre a lo más alto y a mis sueños no renunciar. Por aborrecer todo lo malo. Por tus celestiales valores. Por guiarme de la mano en senderos llenos de flores.

A mi padre (Pablo Neruda).

¡Feliz día del padre!