opinión

GUILLERMO VALENCIA
Raúl Ávila Forero, columnista de Dinero. - Foto: DIANA REY MELO

Tendencias de consumo que encabezarán el 2022

En 2022 los modelos híbridos en entornos laborales van a tomar más fuerza que nunca. El reto para las empresas está en lograr avanzar entre las nuevas expectativas y conductas de los clientes, sin dejar de lado las comodidades que brindan los canales digitales, tanto para empleados como para empleadores.


Por: Raúl Ávila

De cara a 2022, y teniendo en cuenta los comportamientos clave que tuvo el consumidor a lo largo del año pasado, ya se revelan nuevas tendencias de consumo a nivel mundial que podrán verse reflejadas a lo largo de este año. No es ninguna sorpresa que la covid-19 aún sigue siendo el eje transversal sobre el que giran varias de estas tendencias, por lo que las iniciativas digitales aún se mantienen y con más fuerza que nunca.

En medio del nuevo enfoque que ha tomado la vida, el trabajo y las compras, la capacidad de respuesta del mercado se mantiene a la vanguardia. Y, de hecho, es una condición casi obligatoria para garantizar la supervivencia empresarial en una época en la que se mantiene la crisis pero que permite un marco de recuperación económica más estable, al menos en comparación a 2020.

Año tras año, Euromonitor Internacional hace una recopilación de tendencias emergentes que se espera tengan lugar con base a las expectativas cambiantes de los consumidores, evaluando la conducta empírica de los mismos y anticipando algunas disrupciones globales que tendrían un gran impacto para las empresas, sin enfocarse en un sector en particular. Por lo pronto, la resiliencia y adaptabilidad que se puso a prueba el año anterior ha dejado, para Euromonitor, unas diez tendencias globales que podrán tomar fuerza este año.

La primera de ellas, y que se vio también el año pasado, fue una fuerte predisposición por los buscadores del plan B. Ante el desabastecimiento que se vio en varios productos, fueron muchos los clientes que optaron por otras alternativas como sustitutos. Y ante un gasto que se reactivó con más fuerza este año, pero que se ve un poco más discrecional, ahora las afiliaciones en los servicios de suscripción, canales premium o recargos por servicios exclusivos (como llevas los productos directamente a la puerta del consumidor) están en auge.

Asimismo, las tendencias que giran en torno al ambientalismo y los estilos de vida que le apuestan a un mundo bajo en carbono, a la preservación de la naturaleza y/o a la disminución de la contaminación aún rigen para 2022. Se espera que se mantenga la demanda, de parte del consumidor, de una mayor transparencia de las marcas y una mayor preferencia por aquellas que trabajan bajo marcos de sostenibilidad ambiental. Casi el 78 % de los profesionales consultados por Euromonitor aseguraron que el cambio climático afectará la demanda de los consumidores, alterando sus conductas y preferencias.

Ahora bien, aunque la preferencia por la era digital ha estado más de la mano de las generaciones más jóvenes, se espera que para este año se afiance más el adulto mayor digital. Infortunadamente, muchos se han visto obligados a sumergirse en esta modalidad, pero poco a poco se han convertido en un segmento más empoderado y familiarizado con las compras a través de estos canales. Y ya no solo para navegar o comprar en línea, sino que son muchas las soluciones a las que tuvieron que adaptarse para servicios como los chequeos de su salud o la vigilancia de sus operaciones financieras.

Entre más se ve el aumento de usuarios digitales para diversos servicios, se espera que la oferta preste soluciones más amigables con el usuario, de fácil acceso y uso. No obstante, si hay un sector que debe focalizar sus esfuerzos en ello es el sector financiero, de tal forma que se pueda hablar de una gestión democratizada en un sector que es transversal al resto e, incluso, a los segmentos de mercado mismos.

En 2021, el 57 % de los consumidores accedieron a un servicio bancario a través de un smartphone, al menos semanalmente. Se espera que se aumenten las oportunidades de servir a los no bancarizados y a los principiantes en donde, obviamente, la educación financiera es la estrella. De hecho, se espera que así como están emergiendo cada vez más servicios de banca digital con menores tarifas, también se ofrezcan recursos educativos dentro de estas plataformas.

Algo interesante, que ocurrió en medio del periodo de recuperación, casi en todo el mundo, fue la generación de una tendencia que modificó muchos estilos de vida, metas, pasiones y propósitos en lo que Euromonitor define como una gran renovación de la vida. Y, ante esto, el movimiento del metaverso hizo de las suyas para posicionarse como una tendencia en los próximos años, incrementando las expectativas que se tienen sobre los ecosistemas digitales del futuro.

El tema es que ha surgido todo un híbrido entre los que tienen interés por encontrar una identidad digital en el mundo virtual, y quienes quieren definir su lugar en el mundo físico, priorizando las comunidades suburbanas y rurales. No es raro encontrarse cada vez más con personas que gusten de vivir a las periferias de las ciudades, en busca de la tranquilidad, pero que sientan ciertas limitaciones por la inestabilidad del teletrabajo o una deficiencia en la distribución del comercio electrónico.

En la medida en que los consumidores encuentran la manera de volver a sus actividades rutinarias, se espera que las empresas proporcionen un importante portafolio de soluciones con una viabilidad en todos sus canales. La ansiedad por volver a varias actividades presenciales está a flor de piel, pero aún nos aferramos a la comodidad que nos proporciona la virtualidad.