Tendencias
Barichara alberga calles empedradas y
edificios encalados con techos de tejas rojas que parecen casi tan nuevos como el día en que se construyeron, hace unos
300 años, según la guía turística Lonely Planet.

Con licencia para delinquir | Santander: Coronel del Ejército fue clave para condenar al exgobernador Hugo Aguilar

Un coronel del Ejército que combatió a los paramilitares fue esencial para condenar al coronel de la Policía y exgobernador de Santander, Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo. Por Alberto Donadio.

icono-flecha

Foto: Karen Salamanca

Especiales Semana

Se sabe que Hugo Aguilar se alió con grupos paramilitares para ser elegido gobernador de Santander entre 2004 y 2007. La Corte Suprema de Justicia lo condenó a 108 meses de prisión por ese delito. Pero casi no se sabe que fueron unos paramilitares los que dieron la primera voz de alerta que llevó a la condena de Aguilar. En 2007 se realizaron operativos en San Rafael de Lebrija, corregimiento de Rionegro (Santander), en que fueron capturados varios desmovilizados de las autodefensas. Como acusaron a políticos, se abrió una investigación en la Corte Suprema de Justicia. Los desmovilizados señalaron que si los magistrados querían saber de paramilitarismo en Santander, entrevistaran al comandante del batallón Luciano D’Elhuyar “que nos dio muy duro”.

Especiales Semana
Con licencia para delinquir |  Santander: Coronel vs. Coronel Con licencia para delinquir |  Santander: Coronel vs. Coronel

Fue entonces cuando la Corte citó al coronel del Ejército Julio César Prieto Rivera. Prieto llegó en diciembre de 2003 a San Vicente de Chucurí (Santander) como comandante del batallón, que lleva el nombre de un prócer de la independencia de padres franceses. Estuvo dos años como comandante. “Cuando yo llegué era muy marcado el contubernio que existía entre los paramilitares y la fuerza pública –Policía y Ejército–, y con vergüenza lo digo. Casos donde miembros del batallón les suministraban los datos a los paramilitares de quiénes habían entregado información, y esas personas eran asesinadas”, dijo Prieto al periodista Pastor Virviescas. Cuando llegó a la región, Prieto mandó a imprimir 20.000 tarjetas personales de presentación con su celular personal y su correo electrónico, y las repartió entre la población. La gente se refería al batallón como el batallón de los paracos o el batallón del cartel de la gasolina. Los paramilitares robaban gasolina del poliducto. Por la emisora del batallón, Prieto afirmaba que “la guerrilla y los paramilitares eran prácticamente lo mismo, que cometían las mismas fechorías y delitos, que la única diferencia era la supuesta causa que los motivaba; a los primeros, la igualdad de clases y a los segundos, la seguridad del pueblo”, recordó en su libro Desenmascarando al hombre que mató a Pablo Escobar.

Especiales Semana
Especiales Semana

Atención | Ordenan libertad de Hugo Aguilar, exgobernador de Santander

El exmandatario terminó de cumplir su sentencia por parapolítica.

Especiales Semana

Ir al artículo

No se movía una hoja sin el visto bueno de las autodefensas, dice el libro. Ellos cobraban 400 pesos por cada cerveza que se vendía, 200 pesos por gaseosa, 10 pesos por kilo de cacao producido, 5.000 pesos al año por cada cabeza de ganado y 20 por ciento por cada compraventa de inmuebles. Prieto empezó a darse cuenta de que el batallón estaba infiltrado, pues los operativos de captura de paramilitares fracasaban porque recibían preaviso. Trajo entonces soldados del Catatumbo. Supo que un sargento viceprimero acompañaba a los paramilitares a romper el poliducto para hurtar gasolina y que el suboficial abrazaba el tubo diciendo: “Mi amor, papito” y le daba besos. Menos de dos meses después de su posesión, cinco campesinos visitaron a Prieto en su oficina y le pidieron la devolución de equipos de comunicaciones incautados a paramilitares. Alegaron que ellos tenían una ONG y mencionaron a un individuo que era cabecilla de un frente del bloque Magdalena Medio de las autodefensas. Dijeron que ese cabecilla, Alfredo Santamaría Benavides, no quería enfrentarse al Ejército, sino trabajar con los militares y que podía pagarle al coronel Prieto 40 millones mensuales y cinco muertos con fusil, es decir, cinco falsos positivos. Prieto les contestó que iba a hacer de cuenta que no había escuchado nada y que él iba a combatir a todo el que estuviera por fuera de la ley, indica el libro. En las veredas, a Prieto le decían: “Coronel, esa causa suya es una causa perdida, los paracos tienen el apoyo de los políticos que mandan en la región, siempre ha sido así”. El mes siguiente a la posesión de Prieto, se presentó a la base militar de El Carmen de Chucurí el diputado Luis José Arenas Prada con varios comerciantes. En su libro, Prieto señala que el diputado le dijo que ellos estaban preocupados, pues él como comandante había llegado con ideas contrarias a las que se habían manejado en la región y que no se debía perseguir a campesinos que habían sacado a la guerrilla y que Santamaría Benavides había hablado con ellos para que hablaran con Prieto.

Especiales Semana
Con licencia para delinquir |  Santander: Coronel vs. Coronel Con licencia para delinquir |  Santander: Coronel vs. Coronel

Según el libro, Prieto contestó que no le interesaban las relaciones con personas al margen de la ley y que el diputado era tan autoridad como él y que ambos tenían como misión “combatir a los ilegales y no actuar a favor de ellos”. Meses después, monseñor José Antonio Arenas Prada invitó a almorzar al coronel Prieto en el Club del Comercio de Bucaramanga. Monseñor le dijo a Prieto que era hermano del diputado, señala el libro, y que quería invitarlo a una reunión con su hermano para limar asperezas. Prieto cuenta que le preguntó al clérigo si podía confesar vinimos”. Prieto recuerda que le dijo: “No importa, monseñor, deseo confesarme con usted. Monseñor, su hermano Luis José es un político aliado de los paramilitares, su hermano Luis José me ha buscado y me ha hecho ofrecimientos en nombre de los paramilitares, su hermano es un hombre malo, que se ha convertido en mi enemigo porque yo estoy combatiendo a los paramilitares que tenían sometida la región.” Luis José Arenas Prada es actual concejal de San Vicente de Chucurí.

Especiales Semana
Especiales Semana

Parapolítica: JEP le cerró la puerta al coronel Hugo Aguilar, exgobernador de Santander

El exmandatario fue sentenciado por sus vínculos con grupos paramilitares para llegar a la Gobernación.

Especiales Semana

Ir al artículo

A mediados de 2004, el gobernador Hugo Aguilar convocó a una reunión en la V Brigada en Bucaramanga. Allí, el secretario de gobierno de Aguilar, Óscar Josué Reyes Cárdenas, le dijo al coronel Prieto en voz baja, según cuenta el libro: “Coronel, usted es un tipo muy joven, muy inmaduro, usted no conoce de la vida todavía, no busque problemas, hombre; no joda tanto en esa región, no se meta con esa gente, hombre; tenga la gente contenta, mire que hasta lo pueden trasladar”. En 2012, el exsenador Reyes Cárdenas fue condenado por el delito de promover grupos armados al margen de la ley. En septiembre de 2004, en una visita del presidente Álvaro Uribe a El Carmen de Chucurí, en presencia de la comunidad, el gobernador Hugo Aguilar le pidió al presidente el traslado del coronel Prieto a otra región. No fue trasladado, aunque tres meses antes el comandante del Ejército, general Martín Orlando Carreño, le contó a Prieto que el presidente en tres ocasiones le había pedido ese traslado. Las presiones de los políticos de Santander llegaban a la Casa de Nariño. En 2006, cuando ya Prieto había terminado su misión en Santander, Uribe dijo en un consejo de seguridad en Barrancabermeja: “Él hizo una gran labor porque fue un hombre eficaz e imparcial, del coronel Prieto no se puede decir que es aliado de la guerrilla, ni que es aliado de los paramilitares, es un hombre imparcial”. En la misma reunión, el padre Francisco de Roux señaló: “Todo el mundo le creía a Prieto, y le creía porque Prieto fue muy duro con las autodefensas y muy duro con la guerrilla”.

Especiales Semana
Especiales Semana

Con licencia para delinquir | Santander: un aguilar muy rapaz

Hugo Aguilar llegó a la Gobernación de Santander con apoyo de paramilitares y salió del cargo con dos vehículos Porsche y un presunto enriquecimiento por el cual todavía se le investiga. Por Alberto Donadio.

Especiales Semana

Ir al artículo

En una sentencia, la Corte Suprema de Justicia señaló: “Tanto fue el compromiso, apoyo y patrocinio del grupo paramilitar por los líderes políticos de la época que pretendieron torpedear la labor que desarrolló el coronel Prieto”. Pero esa labor no fue premiada con el ascenso a general.

UN SUBOFICIAL DEL EJÉRCITO AYUDABA A LOS PARAMILITARES A HURTAR GASOLINA DEL POLIDUCTO Y BESABA EL TUBO DICIENDO: “MI AMOR, PAPITO”.
Especiales Semana
Especiales Semana

“Con licencia para delinquir”: un recorrido por grandes casos de corrupción en el país

Alberto Donadio presenta en SEMANA “Con Licencia para Delinquir” un recorrido por importantes casos de corrupción en el país, protagonizados por Gobernadores electos en los últimos 30 años.

Especiales Semana

Ir al especial

Especiales Semana

Con licencia para delinquir | Santander: un aguilar muy rapaz

Hugo Aguilar llegó a la Gobernación de Santander con apoyo de paramilitares y salió del cargo con dos vehículos Porsche y un presunto enriquecimiento por el cual todavía se le investiga. Por Alberto Donadio.

Especiales Semana

Ir al especial

Especiales Semana

Costa Atlántica: desfalcos y violencia en las gobernaciones

La Gobernación de Bolívar gastó 1.612 millones de pesos para alimentar gorgojos, roedores, comejenes, cucarachas y hormigas. Por Alberto Donadío.

Especiales Semana

Ir al especial

El especial de “Con Licencia para Delinquir” de Alberto Donadio dio inicio hace 8 meses, con el objetivo de hacer un recorrido por los grandes casos de corrupción en los departamentos del país y mirar la gestión de sus gobernadores. Todo en el marco de los 30 años de la primera elección de este importante cargo público, previamente nombrado directamente por el Presidente de la República.

Es importante recordar que la elección de Gobernadores se aprobó hace tres décadas. La decisión apuntaba a que cada región pudiera responder a sus necesidades, evitando que las decisiones se tomarán desde Bogotá. Sin embargo, en algunos casos, esto se tradujo en más corrupción en Colombia.

A lo largo de 30 años, la elección popular de Gobernadores ha dejado en los casos expuestos un saldo de enriquecimiento ilícito de funcionarios y pocas obras a favor de las regiones. Una corrupción que se ha expandido a todos los niveles en los departamentos. En teoría, esta acción tenía como beneficio mejorar la calidad de vida de las personas y atender sus necesidades. Sin embargo, en muchos casos esto no se cumplió.

¿Por qué tanta corrupción en Colombia y sus departamentos? Según Jaime Castro, exalcalde de Bogotá y exministro de Gobierno y de Justicia: “La clase política nacional decidió apoderarse de los municipios, distritos y departamentos. Con la complicidad de alcaldes, gobernadores, diputados, concejales y ediles, que son fichas suyas, desnaturalizó y pervirtió la descentralización”.

Durante 8 meses, Alberto Donadio reveló en SEMANA los casos más sobresalientes de corrupción en la investigación “Con Licencia para Delinquir”. El especial puso sobre la mesa casos de corrupción en 27 departamentos del país que han tenido condenas penales en los últimos 30 años: Amazonas, Antioquia, Arauca, Bolívar, Boyacá, Caquetá, Casanare, Cauca, Cesar, Chocó, Cundinamarca, Córdoba, Guainía, Guajira, Guaviare, Huila, Magdalena, Meta, Nariño, Putumayo, San Andrés y Providencia, Santander, Sucre, Tolima, Valle del Cauca, Vaupés y Vichada.

Solo cinco departamentos del país se han salvado de tener condenas penales contra sus gobernadores en los últimos 30 años: Atlántico, Caldas, Norte de Santander, Quindío y Risaralda.

El daño al erario público en los 27 departamentos fue astronómico, ya que si se sumara el dinero comprometido por las gobernaciones corruptas en estos últimos 30 años daría una pérdida de más de 230 mil millones de pesos. Si se sumaran todas las condenadas a los gobernadores y debían ser cumplidas por una sola persona, esta sería condenada por más de 600 años de cárcel; más tiempo que la misma independencia de Colombia hace 212 años e incluso la llegada de los españoles a América hace 530 años.

Las condenas más cortas fueron: 18 meses para Patrocinio Sánchez Montes De Oca, exgobernador de Chocó, y 72 meses para Jorge Luis Caballero Caballero, exgobernador de Magdalena. La condena más larga fue 40 años para dos gobernadores: El primero fue Salvador Arana Sus, exgobernador de Sucre, relacionado con grupos paramilitares y el asesinato del alcalde de El Roble, Sucre, en 2003. El segundo fue exgobernador del Meta Edilberto Castro Rincón.

Los departamentos con más condenas son Chocó, La Guajira, Vaupés y Guainía, con cinco condenados cada uno. La condena más curiosa fue la del exgobernador de Huila Jaime Bravo Motta, por la compra de un dinosaurio púrpura y otros juegos para un parque de un municipio del departamento. Mientras que Nariño fue el departamento con menos condenados con solo uno.

Casanare fue el departamento que más dinero comprometió de la mano del exgobernador Whitman Herney Porras Pérez: colocó 63 mil millones de pesos en inversiones ilegales. Se perdieron 44 mil millones de pesos comprometidos. El funcionario más condenado fue el exgobernador de Guainía Arnaldo José Rojas Tomedes, condenado cinco veces por la Corte Suprema de Justicia para un total de 25 años de prisión.

Algunos de los gobernadores y figuras públicas encontradas durante el recorrido del especial “Con Licencia para Delinquir” son: Álvaro Cruz, Hugo Aguilar, José María Ballesteros Valdivieso, Alejandro Lyons Muskus, Edwin Besaile Fayad, entre otros. Figuras políticas relacionadas y condenadas por otros escándalos de corrupción de talla nacional como el “Carrusel de la contratación” en Bogotá, Centro Poblados, Parapolítica, el Cartel de la hemofilia, el Cartel de la toga, entre otros.

¿Qué podemos concluir de esto? ¿Realmente ha servido la elección de gobernadores a las regiones hace 30 años? Para Alberto Donadio, la elección de gobernadores deja muchas dudas: “La idea de esta investigación surge de la necesidad de contarle al país si ha sido conveniente o inconveniente la elección de gobernadores que se inició hace 30 años, en 1992. Existe la sensación de que esa elección ha servido para muy poco y se ha traducido en pocas obras, mafias consolidadas y grupos políticos que se apoderan del presupuesto. No se ha cumplido el objetivo y resolver la necesidad de la gente”.

Encuentre el especial completo de “Con Licencia para Delinquir” y más investigaciones de Alberto Donadio en semana.com.

Compartir:

Otros especiales

Reto Aventura

Toda una aventura: así ha sido la travesía por el Caribe del triatleta colombiano Mauro Salazar

Especial plásticos

¿Cómo será el futuro de la industria del plástico en Colombia?