finanzas

Cinco herramientas que sirven para controlar los gastos financieros

Tener una buena salud financiera permite estar siempre preparado frente a posibles contingencias y ahorrar para cumplir alguna meta.


Lograr un control sobre los gastos personales es uno de los pilares para lograr una buena salud financiera, y aunque en muchas oportunidades esto parece una misión imposible, existen múltiples herramientas que pueden hacer que este propósito sea más sencillo de lograr.

Tener claridad sobre el presupuesto personal o familiar y la capacidad para organizarlo, dándole prioridad a las responsabilidades financieras y legales, es la manera ideal para estar siempre preparado frente a posibles contingencias y ahorrar para alcanzar una meta que se haya trazado.

Y es que en los últimos años se han lanzado infinidad de apps que permiten organizar el presupuesto y llevar el control de todos los gastos, tanto diarios como mensuales. Algunas son más intuitivas y otras cuentan con funcionalidades más complejas o avanzadas.

Aunque el portal Tu Futuro Próximo revela alguna de las aplicaciones más efectivas para lograr una salud financiera, es importante tener en cuenta que, si al probarlas no funcionan para lograr el propósito que cada persona se estableció, se siga buscando hasta encontrar la que resulte más cómoda y que se adapte a sus necesidades.

También es clave tener presente que, si bien a través de estas herramientas se puede conseguir una economía más saludable gracias al control del gasto y al ahorro, lo más importante es que las personas continúen formándose en educación financiera para manejar el dinero de una forma inteligente.

El Congreso recientemente elegido, que quedó fragmentado casi en partes iguales, en cuanto a participación de tendencias políticas, promete ser un escenario de feroz oposición para las aprobaciones de los proyectos de ley que el próximo Gobierno lleve al Legislativo.
Con las apps se puede conseguir una economía más saludable gracias al control del gasto y al ahorro. - Foto: león darío peláez-semana

Akana

Akana es un servicio totalmente gratuito que ayuda a analizar el estado de la salud financiera de cada persona. Con base en más de 50 métricas, genera un informe que se recibe a través del correo electrónico, con estadísticas sobre los gastos y ahorros, además de tips que se pueden aplicar en el día a día para mejorar el performance y alcanzar el equilibrio perfecto.

Fintonic

Se trata de una app para celular. Es española y posiblemente de las aplicaciones de finanzas personales más conocidas y recomendadas. Su funcionamiento es bastante sencillo: solo se tienen que agregar las cuentas bancarias, hipotecas y otros productos y la app unifica, organiza y analiza todos los gastos e ingresos que releva. Entre las funcionalidades más interesantes está la visualización de la información en gráficos, además de un apartado de consejos para el usuario.

Apps para mantenerse saludable
Tener una buena salud financiera es calve para estar preparado frente a posibles contingencias. - Foto: Getty Images

Monefy

Monefy es otra app que permite centralizar todo sobre los gastos, pero a diferencia de la anterior, no es necesario vincularla con ninguna cuenta bancaria porque cada persona debe ir introduciendo a mano sus gastos, que se pueden categorizar. Al tener que ser cargarlos por el usuario, también hace que sea más consciente de ellos. Es ideal para los más celosos de la privacidad y puede sincronizarse en varios dispositivos.

Wallet

En Wallet también se pueden agregar las cuentas, diferenciar los gastos por categorías y ver gráficas para comparar los gastos del mes corriente con períodos anteriores. Esta herramienta también ofrece la posibilidad de incluir pagos programados, para tener en cuenta lo que se tiene que pagar en los próximos días y considerarlos en los presupuestos. Como curiosidad, permite calificar si cada uno de los gastos mereció o no la pena hacerlos.

Kakebo

Para las personas que todavía prefieren el mundo analógico, el Kakebo es un método japonés para ahorrar y gestionar las finanzas domésticas. Consiste en apuntar diariamente todos los ingresos y gastos, sin excepción, organizándolos en diferentes categorías, que ayudan a tener una visión completa de en qué se va el dinero. La edición que se comercializa en librerías incluye consejos y ejercicios, además de tablas y listas para registrar todos los movimientos de la economía.