finanzas

Crédito para comprar vehículo: ¿qué se debe tener en cuenta para solicitarlo?

Algunas personas acuden a planes de financiación para obtener un vehículo propio.


Tener un vehículo propio representa un sueño para varias personas, por lo que suelen destinar un porcentaje de sus ingresos para ahorrar con miras a su cumplimiento. Sin embargo, en ocasiones se necesita de una inyección de capital extra para completar el monto requerido.

En consecuencia, los créditos con entidades bancarias o planes de financiación con los mismos concesionarios son una alternativa bastante común cuando de comprar un vehículo se trata. No obstante, si el objetivo es no tener dolores de cabeza en el futuro, es importante tener en cuenta algunos detalles antes de solicitar un crédito de esta naturaleza o adquirir deudas que, en el peor de los casos, no puedan ser pagadas.

De acuerdo con la plataforma Bellpi, especializada en e-commerce, uno de los principales factores a tener en cuenta antes de solicitar un crédito para compra de vehículo tiene que ver con la proyección del número de cuotas y su valor. Esta dinámica debería manejarse en función de los estados financieros del consumidor, es decir, fijar tiempos y montos de dinero que le sean posible pagar sin caer en incumplimientos.

Vale la pena tener en cuenta que un vehículo representa gastos adicionales, como: impuestos, mantenimiento, combustible, peajes, entre otros. Entender este detalle resulta fundamental para organizar las finanzas personales, pues el salario que la persona devengue deberá ser suficiente para cubrir los ítems relacionados previamente, así como las cuotas del crédito que haya solicitado.

De igual manera, antes de acudir a cualquier entidad financiera, es importante que la persona revise su calificación crediticia, pues dicho puntaje influye directamente en el monto que el banco puede prestar, así como la probabilidad de aprobación.

Un consejo útil para las personas interesadas en obtener un vehículo financiado a plazos es tomar el proceso con calma y analizar todas las opciones disponibles para escoger las más adecuadas. Por ejemplo, algunos concesionarios ofrecen en sus planes oportunidades como una menor tasa de interés o cuotas “amigables” con el consumidor. En algunos casos, las cajas de compensación también ofrecen planes interesantes.

Por supuesto, el escenario más deseado al momento de una compra es no dejar deudas de por medio. Aun así, hay casos en los que resulta necesario acudir a un crédito. No obstante, si la persona es organizada en sus finanzas y cuenta con los recursos suficientes, puede pagar un porcentaje del vehículo y financiar el resto para que la deuda final no sea tan alta.

¿Cómo ahorrar para comprar un carro?

Una de las vías más comunes para financiar la compra de un vehículo es solicitar un crédito con una entidad bancaria, una opción que genera incertidumbre entre algunas personas, por las condiciones de acceso al sistema financiero, la capacidad de endeudamiento, el puntaje crediticio y otra serie de criterios que pueden facilitar o limitar las posibilidades de tener un préstamo aprobado.

En este sentido, el portal Saber más Ser más aconseja contar con un capital importante ahorrado antes de aplicar para un crédito, ya que de esta manera la persona podrá aportar una cuota inicial alta y reducir la cantidad que deben prestarle y, por ende, el valor a pagar en los años posteriores.

Una cuota inicial hace que su préstamo de automóvil sea más pequeño y significará pagos mensuales de automóvil más bajos en el futuro, incluidos menos cargos por intereses durante la vigencia del préstamo”, agregan.

Finalmente, un ejercicio eficaz para optimizar el proceso de compra de un vehículo consiste en dejar claras las prioridades y tomarse el tiempo necesario para encontrar la opción ideal, evitando las inversiones excesivas, deudas innecesarias y, por tanto, “cuidando el bolsillo” para que no sufra durante el período de pago.