finanzas personales

¿Cuántos salarios mínimos se necesitan para comprar un carro en Colombia?

Ya sea cero kilómetros o de segunda, una de las metas para varios colombianos es tener un vehículo propio.


De acuerdo con un reciente reporte de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi) y la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), para el mes de abril se registraron 20.622 vehículos nuevos en todo el país, con lo cual Colombia llegó a 78.049 unidades que empezaron a circular en lo que va corrido del año, 2,8 % más respecto a las cifras de 2021.

La estadística plasma una de las metas más comunes para los colombianos: tener vehículo propio. Comodidad, necesidad, recreación, etc., las razones para comprar un carro varían de acuerdo a la situación de cada persona. Sin embargo, el único factor en común tiene que ver con la inversión, pues no se trata de un gasto minúsculo; al contrario, hay quienes se ven obligados a ahorrar durante varios años o endeudarse para poder concretar la compra.

La mayoría de marcas que se comercializan en Colombia son extranjeras. En ese sentido, los precios son altamente influenciados por las tasas de importación y, en ocasiones, esto resulta en un incremento de su valor. En otras palabras, se vuelven más caros. No obstante, el sueño de comprar un carro sigue vigente para varias personas y familias, quienes se esfuerzan por ahorrar y conseguir su vehículo propio.

El mercado de los carros en Colombia es bastante dinámico y ofrece numerosas opciones a los interesados: carros cero kilómetros (nuevos en concesionario), de segunda, tercera y hasta cuarta mano en casas de autos usados o en páginas web especializadas. Así mismo, existen varias posibilidades de financiación, ya sea con único pago o mediante crédito.

De igual manera, la clasificación de los carros (gama baja, media o alta) influye en su precio. Por supuesto, este detalle permite diferenciar preliminarmente entre un carro y otro, evaluando aspectos como la dimensión de la carrocería, cilindraje del motor, potencia, autonomía, velocidad final, seguridad, etc.

Un auto gama baja y que no sea cero kilómetros, por ejemplo, puede oscilar entre los 10 y 25 millones de pesos. El precio es condicionado por detalles como el estado del vehículo, kilometraje (por lo general, a más kilómetros recorridos, menor precio), modelo y si los documentos están al día.

Teniendo en cuenta que el salario mínimo para el 2022 se fijó en un millón de pesos, un carro de gama baja puede encontrarse en el mercado entre los 10 y 25 SMLV. Por supuesto, hay algunos vehículos por debajo de ese segmento, sin embargo, suelen tener mayor antigüedad, kilometraje y necesitan ciertos cuidados adicionales.

Carros más vendidos 2022
Varios colombianos se plantean la meta de obtener un vehículo propio para no depender exclusivamente del transporte público. - Foto: Getty Images

Respecto al mercado de los vehículos de gama media, el precio también varía si es cero kilómetros o no. Un carro de este segmento que tenga un kilometraje entre los 60.000 y 100.000, por ejemplo, puede encontrarse entre los 27 y 40 millones de pesos. Ahora, en caso de que se trate de un vehículo nuevo, el precio puede oscilar entre los 50 y 70 millones de pesos, aproximadamente.

Estos precios se traducen en una inversión necesaria de entre 27 y 70 SMLV, la cual varía en función del modelo del vehículo. El valor también puede aumentar a partir de gastos de matrícula (si es nuevo) o de traspaso si el vendedor no asume con dicho trámite (cuando es de segunda).

Finalmente, aparece el segmento de los vehículos de gama alta. Este tipo de autos superan los 70 millones de pesos y pueden pasar por precios de entre 120 y 200 millones de pesos, distanciándose también del mercado de coches de lujo.

Los vehículos del segmento de gama alta no suelen desvalorizarse en gran medida. Un auto de este tipo que tenga un kilometraje superior a los 100.000 kilómetros puede mantenerse, incluso, por encima de los 70 millones de pesos (precio similar al de un gama media cero kilómetros). Adicionalmente, los gastos de mantenimiento e impuestos son mayores, por lo que generalmente no es un mercado asequible para personas que devengan el salario mínimo.