Tendencias
Juzgado
Antes de ingresar a un remate, siempre es bueno asesorarse de un experto. - Foto: Getty Images

vivienda

¿Cómo encontrar y comprar remates judiciales?

Esta alternativa ayuda a conseguir inmuebles hasta un 30 % más baratos que en el mercado inmobiliario.

Comprar casa es el anhelo de muchas familias y personas en Colombia que continuamente buscan alternativas en el mercado inmobiliario que les permitan acceder a un espacio propio para vivir. Sin embargo, muchas veces el valor de las mismas se convierte en un obstáculo para alcanzar esta meta, por lo que se desiste con facilidad, ya sea mientras se consigue el dinero necesario o porque es más fácil seguir en arriendo.

Si bien hoy en día existen viviendas de interés social (VIS) y subsidios como ‘Mi Casa Ya’, los cuales han ayudado a reducir la brecha habitacional en el país, hay gente que busca un espacio un poco mejor, ya sea por tamaño, ubicación o seguridad; y se deben enfrentar al reto de grandes precios para las mismas.

No hay que pasar por alto que mientras una vivienda VIS puede costar entre 150 y 180 millones de pesos, una que no haga parte de este rango social; eleva su costo desde los 360 hasta lo que alcance el bolsillo de los interesados. No más la casa más cara en este momento cuesta 10 millones de dólares y está en el departamento de Antioquia.

En medio de todo este mar de posibilidades, hay una que solo conocen unos pocos y se puede convertir en una gran alternativa para quienes están buscando casa o apartamento. Se trata de los remates judiciales, en el cual se comercializan las viviendas de personas que accedieron a un crédito y no cumplieron, razón por la cual les fueron embargados sus inmuebles y posteriormente puestos a la venta.

Es importante tener en cuenta que si está bien asesorado y dispone de la información necesaria y suficiente, puede ser un trámite simple. No obstante, no sólo debe tener en cuenta el precio que aparece en el remate, sino otras deudas y gastos que pueden aparecer en el camino.

¿Cómo es el proceso?

Al momento de iniciar la compra de un bien inmueble por medio de remates, lo primero que se recomienda es buscar asesoría profesional de un abogado, para que éste pueda revisar el proceso judicial y se constate que no se encuentra viciado de irregularidades procedimentales.

Luego de esto se debe ubicar el juzgado donde se adelanta el proceso, solicitar ser incluidos dentro de la subasta y luego de esto cancelar el 40 % del valor que se pida por el inmueble, tal y como se estipula en la ley. Luego de esto, las personas inscritas serán citadas a una audiencia pública, donde se pondrá la oferta en un sobre sellado.

El juez revisará cada una de los montos ofrecidos por el bien, en un proceso que dura aproximadamente una hora, y escogerá la mejor (la más alta). Las personas que pierdan en este proceso de subasta y no logren acceder al bien con su oferta, recibirán el reembolso del 40 % que ya habían consignado, mientras que el ganador deberá pagar el 60 % restante durante los cinco días siguientes.

En este punto vale la pena destacar que la persona que adquiere una casa o apartamento por este medio, debe hacerse cargo del pago de los impuestos atrasados que tenga el mismo, razón por la cual es bueno revisar este ítem antes de solicitar ser incluido en el proceso, ya que podría salir más cara la solución que el problema.

¿Dónde encontrar remates?

Además de los juzgados, empresas como Colsubastas, Rematando.com y Mi Remate Seinco; se dedican a la comercialización de casas, apartamentos, bodegas y lotes que se adquirieron por medio de esta modalidad. Así mismo, algunas entidades financieras como Banco de Bogotá, Banco Popular, Banco Agrario, Colpatria y Davivienda; manejan la modalidad de remates.

Siempre es bueno que los interesados consulten a un asesor inmobiliario o a un abogado experto en este tema; para tener la seguridad de que la vivienda o predio a adquirir no tiene problemas judiciales y está saneado en todos los sentidos. Esto ayudará a evitar muchos dolores de cabeza una vez se adquiera, en caso de ganar la subasta.